Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La boda escocesa del tenista Andy Murray y Kim Sears

La boda escocesa del tenista Andy Murray y Kim Sears

REVISTA JET-SET

El tercer mejor tenista del mundo prefirió la falda a los pantalones para su enlace con su novia de toda la vida, a la tradicional usanza de las Tierras Altas de Escocia.
Murray enardeció a los escoceses al lucir el traje nacional: chaqueta Argyll, zapatos de cuero calado y kilt de tartán Murray of Elibank. La gran pregunta era si iba commando, es decir, sin ropa interior. El vestido marfil de la novia era de Jenny Packham.
Por: 23/4/2015 00:00:00
“Esta es nuestra boda real”, le dijo a The Times uno de los cientos de curiosos y periodistas que se agolparon en las calles de la medieval Dunblane para contemplar las nupcias del deportista, famoso en todo el planeta. Con sus triunfos en Gran Slam y sus medallas olímpicas, entre otras victorias, él es la gloria de la ciudad y por eso nadie en la comarca se quedó en casa, a pesar de los nueve grados de temperatura, la lluvia, la ventisca y el aguanieve que se turnaron toda la tarde.

Vivas y aplausos se oyeron a la llegada del tenista a la legendaria catedral del siglo XII, vestido con el típico traje masculino de las Tierras Altas de Escocia: chaqueta Argyll, zapatos de cuero calado y, por supuesto, un kilt o falda confeccionada con tartán de la antiquísima casa Murray of Elibank, tejido a mano. Tal acto de patriotismo enardeció a sus coterráneos, quienes volvieron a estallar en gritos de emoción con el arribo de Kim, con un vestido color marfil de Jenny Packham, zapatos de Jimmy Choo y ramo de rosas en tonos crema y rosado.

Tras la ceremonia, los nuevos esposos volvieron a recibir las aclamaciones del nutrido público y se dirigieron a su banquete nupcial en el hotel Cromlix House, a las afueras de Dunblane, que Murray compró por cerca de 2,5 millones de dólares en 2013. Allí, con cocteles, cerveza, torta, vino y baile, se cumplió la voluntad de los novios de un festejo nada ostentoso.
LO MÁS VISTO