Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Kika Rocha en tacones por Nueva York

Kika Rocha en tacones por Nueva York

Revista Jet-set

Cuando la jurado cuchilla del reality Colombia’s Next Top Model llegó a la televisión colombiana, ya tenía una larga carrera como periodista de moda y belleza en Estados Unidos: fue editora de la revista People en Español y su palabra es mandamiento en torno a la moda en la Web. Kika es colombiana y tiene su corazón anclado en nuestro país.
Kika vive hace 15 años en Nueva York, la meca de la moda. Le gusta combinar prendas de reconocidos diseñadores con otras que compra en almacenes de cadena como H&M y Target. Foto: Oscar Frasser/14
Por: Edición 29518/11/2014 00:00:00
Kika renunció a People en Español, en mayo de 2013, para dedicarse a proyectos personales. Ahora escribe una columna para la revista Glamour y presenta el segmento Belleza al día con Kika en Telemundo. Además tiene el blog Detaconesymas.com, en el que pasea virtualmente a sus lectores por la alfombra roja de los Billboard o los Latin Grammy’s; y les da tips para verse bien en diferentes situaciones. “¡Vivo de tacones! Me obsesionan desde niña pues me hacen sentir coqueta y femenina. Son parte de mi personalidad y ‘encaramada’ en ellos disfruto mil aventuras”.

Ama la moda pero no se considera esclava de ella. “Tengo un clóset muy normal. Trato de demostrar que uno puede estar bien vestido sin dejar en rojo la cuenta bancaria”. Invierte en accesorios y cuando asiste a una alfombra roja luce prendas de diseñadores latinoamericanos o colombianos. Del país, resalta el trabajo de Johanna Ortiz, Renata Lozano, Jorge Duque y Leal Daccarett. “Hay muchas propuestas nuevas pero poca gente atrevida que se las ponga. Lo peor que le puede pasar a una persona es estancarse, limitarse a ser una fotocopia andante y lucir lo mismo todos los días”, enfatiza. Es vanidosa y le gusta verse bien. Toda la vida ha hecho ejercicio, en los años 80 le seguía los pasos a Jane Fonda con su famoso video de aeróbicos.

“Si algún día me pierdo en la selva me gustaría tener a la mano la pinza de cejas y un protector solar. Y si pudiera darme el lujo de llevar pestañina, pues buenísimo”, bromea. Su secreto de belleza consiste en mantener la piel hidratada y hacerse peeling con ácidos glicólico, salicílico y mandélico. “Tengo mejor piel a los 46 años que la que tenía a los 30”.

Vive con su hija en una casa campestre a 45 minutos al norte de Manhattan en tren. “La conexión con la naturaleza me recarga y me hace sentir más cerca de Dios. No hay nada mejor que llegar por la noche y sentarme al lado de mi árbol a respirar”. Kika creció en el campo y es hija de un reconocido ganadero bogotano, dueño de las haciendas El Aceituno, en el Tolima, y Achury Viejo, en Cundinamarca, donde crían toros de lidia. Viene con frecuencia a Bogotá, donde tiene un apartamento en el mismo edificio en el que viven sus papás. “Colombia es mi hogar, aquí es donde tengo mi corazón”. Posiblemente los televidentes la verán de nuevo el año entrante como jurado de Colombia’s Next Top Model.

Kika se divorció en febrero del abogado ambientalista Víctor Tafur, con quien llevaba 18 años de matrimonio. Tomó la decisión motivada por las preguntas de su hija Victoria, de 8 años: “Mamá, ¿ustedes dos por qué nunca se dan un beso? […] ¿Por qué no se cogen de la mano?”. Eso la llevo a pensar en que ese no era el ejemplo de relación que le quería dar a su hija.

La historia de Kika y Víctor tiene todos los ingredientes de un novelón mexicano. Se casaron en Nueva York el 9 de noviembre de 1996. Ella vivía en Bogotá y él en Cali; a pesar de que se amaban, no se dieron la oportunidad de vivir juntos y a los dos años decidieron separarse. En ese entonces Kika tenía planeado viajar a España, y Víctor, que era subdirector del Plante, ya tenía otra relación. Planearon una última cita para hablar en Ibagué pero él nunca llegó. Kika se enteró por el noticiero que el avión en que viajaba su esposo se había estrellado. Víctor fue el único sobreviviente y ella lo acompañó en la clínica durante las tres semanas que estuvo en coma. Desde ese día empezó a escribirle un diario en el que le describía su estado clínico y sus sentimientos. Cuando él despertó le pidió que siguiera con sus planes de irse a Madrid, como efectivamente lo hizo. En noviembre de 1999 ella le envió el diario y quedaron de verse en febrero del siguiente año. Acordaron volver a intentarlo. Vivieron juntos hasta febrero de este año, cuando decidieron divorciarse.

Kika está tranquila pues siente que hizo todo para que su matrimonio funcionara. Ahora llevan un proceso amigable con abogados para compartir la custodia de su hija. “La vida nos fue llevando por caminos muy distintos y siento que era el momento de romper. El día de mañana puede pasar que a él o a mí nos llegue otra persona y ahí la relación se terminaría por terceros y no queríamos eso”. Está sola aunque no descarta la idea de volverse a enamorar. Hace poco dijeron en La red que estaba saliendo con alguien pero ella lo desmiente. “Que me lo presenten, quiero saber quién es”, dice y suelta una carcajada.
LO MÁS VISTO