Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Kate Middleton, ni tan plebeya

Kate Middleton, ni tan plebeya

Revista Jet-Set

Nuevas investigaciones sorprenden al revelar que la esposa del príncipe William de Cambridge proviene de humildes mineros, pero también de aristócratas y monarcas.
Catherine Elizabeth Middleton, de 31 años, desciende por línea paterna de la familia Lupton, la más poderosa de la ciudad de Leeds. Sus raíces llegan hasta el marqués de Lansdowne, primer ministro de Jorge III, antepasado de su esposo William. Foto: Look Press Agency
Por: Edición 26830/9/2013 00:00:00
De Catherine Middleton siempre se ha dicho que es la primera mujer sin linaje aristócratico en casarse con un heredero del trono de Inglaterra, en 350 años. En términos más contemporáneos, eso significa que será la primera mujer de clase media en convertirse en reina, en lo cual comparte honores, por ejemplo, con la princesa Letizia de España. Solo que esta última desciende de un abuelo taxista, mientras que de Kate se ha subrayado que proviene de mineros del condado de Durham, por parte de su madre, Carole Goldsmith, que es la condición más baja en una sociedad tan estratificada como la británica.

Incluso, cuando se vio que su romance con el príncipe William iba en serio, circularon comentarios sarcásticos sobre el pasado de sus padres, quienes antes de enriquecerse con su empresa de insumos para fiestas, trabajaron en el sector aéreo. Carole era azafata, y su marido, Michael, fue despachador de vuelos. El día que los Middleton fueron invitados por William a su graduación en la Academia Militar de Sandhurst, en 2006, los feroces aduladores de la realeza se burlaron de Carole por masticar chicle y usar el término “toilet”, en vez del refinado “lavatory” (ambas palabras traducen “baño”). Pero su mayor pecado lo cometió al ser presentada a la reina Isabel II, la abuela de William, pues no utilizó la forma “hello ma’am” (hola madam), coloquial pero aceptada por la realeza, sino que dijo “pleased to meet you” (encantada de conocerla).

Ahora, los que se mofaron de la tataranieta del minero que se convirtió en princesa han tenido que recoger sus palabras, pues la versión de los orígenes humildes de su familia es solo la mitad de la historia. Por sus venas no solo corren genes de alto turmequé, sino de personajes que se han codeado con la realeza y hasta de monarcas. Si bien su madre proviene de sencillos obreros de las minas de los Bowes-Lyon, la familia materna de la reina Isabel, por el lado de su padre posee una prosapia nada despreciable. Michael Reed, un profesor australiano que escarbó en los archivos, descubrió hace poco que Catherine desciende de los Lupton, familia de Leeds que hizo fortuna en la industria de la lana. Uno de sus miembros, la baronesa Airedale, prima de Olive, bisabuela paterna de Kate, fue invitada junto a su madre, la baronesa von Schunck, a la coronación del rey Jorge V, abuelo de Isabel II, en 1911, como lo atestigua una foto rescatada por Reed, en la que ella aparece con diadema y traje de corte, para la ocasión. Se sabe además que figuró en la lista de convidados a la coronación de Jorge VI, padre de la reina, en 1937, aunque no existen registros de que se hizo presente. Si fue así es probable que se hubiese cruzado con Isabel, entonces de 11 años.

“Es absurdo describir a Kate Middleton como de clase media. Su bisabuela Olive y su abuelo Peter Middleton debieron estar perfectamente enterados de que sus parientes fueron invitados a la coronación”, le dijo Reed a The Telegraph. En efecto, ese dato no pasa inadvertido en ninguna familia británica ni del mundo, pues se trata de un gran honor y habla de la condición excepcional de quien lo recibe o de su cercanía a la casa real. ?La baronesa Airedale vivía en Gledhow Hall, una propiedad de campo tan bella que fue pintada por el célebre paisajista Turner. Además, su esposo, lord Airedale, fue director del Midlands Bank (hoy el HSBC) y atendía en su hogar al primer ministro William Ewart Gladstone y al príncipe de Gales, antes de convertirse en el rey Eduardo VIII.

Otro notable antepasado de Kate fue Hugh Lupton, hermano de su tatarabuelo, quien fue alcalde de Leeds y cuya esposa Isabella, “the Lady Mayoress” (la alcaldesa), agasajó en su casa a Mary, llamada “Princesa Real”, por ser la hija mayor del rey Jorge V. Mary, condesa de Harewood, viscondesa de Lascelles y tía de Isabel II, aparece junto a lady Lupton a su paso por la ciudad en 1926 en unas fotos rescatadas por Reed. Ese día, fue la invitada de honor de los Lupton en Breechwood, una mansión de estilo georgiano que contaba con seis lacayos, todo un lujo para la época. Estas visitas se repitieron varias veces.

“No puedo creer que Kate no supiera de sus conexiones con la familia real. Pienso que eso le dio una luz diferente a su noviazgo con William, porque le confirió a ella confianza sabiendo que sus familias tienen mucho en común”, conceptuó el catedrático.

En efecto, un cuñado de Hugh Lupton, el barón Bryce, tenía una relación aún más cercana con la corona, pues su círculo social como embajador británico en Estados Unidos incluía al príncipe Arthur, duque de Connaught, gobernador de Canadá, hijo de la reina Victoria, bisabuelo del actual rey de Suecia y ancestro también de William.

El nombramiento de William y Kate como duques de Cambridge pudo ser un homenaje de la reina a los Lupton. Francis Martineau Lupton, el tatarabuelo de la duquesa, y su hermano Charles fueron, a mediados del siglo XIX, académicos del Trinity College de la Universidad de Cambridge, entre cuyos egresados se cuentan Isaac Newton y el premio nobel Bertrand Russell. Otra Lupton, Barbara, también fue alumna de Cambridge y se casó con Christopher Bullock, secretario privado de Winston Churchill.

La investigación sacó a la luz que Frank, el padre de Francis Lupton, dejó al morir, en 1884, un fondo para la educación de sus descendientes de 64.650 libras esterlinas, unos cinco millones de hoy, del que quizá se beneficiaron Kate y sus hermanos cuando estudiaron en el prestigioso Malborough College.

Pero el vínculo de los Middleton con la realeza no solo data de épocas tan pretéritas. En 1962, Peter Middleton, el abuelo de Kate, piloto de aerolínea, se desempeñó como primer oficial durante la travesía que trajó al duque de Edimburgo, esposo de Isabel y abuelo de William, a Colombia, en su gira por Suramérica.

Reed trazó la línea hereditaria de la princesa mucho más atrás en el tiempo y descubrió sus lazos, también a través de los Lupton, con William Petty FitzMaurice, primer marqués de Lansdowne y primer ministro de Jorge III, otro antepasado de William. Su residencia, Bowood House, es considerada una de las más majestuosas de Gran Bretaña. Y pesquisas anteriores habían concluido que desciende del rey Edward III, también por línea paterna.
LO MÁS VISTO