Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Julio Iglesias los 70 años del eterno seductor

Julio Iglesias los 70 años del eterno seductor

Revista Jet-set

Uno de los españoles más populares de todos los tiempos acabó de cumplir 70 años, pero aún no quiere bajarse de los escenarios. El artista es padre de ocho hijos, se casó dos veces, ha vendido 300 millones de discos y amasó una fortuna avaluada en más de 5.000 millones de dólares.
Julio Iglesias celebró sus 70 años en compañía de su familia en Punta Cana, República Dominicana. “No me siento viejo”, dijo. Foto: AFP.
Por: Edición 27220/11/2013 00:00:00
A varios de sus amigos, entre ellos Tomás Muñoz, el presidente fundador de CBS, no les tiembla la voz cuando sentencian que Julio Iglesias es el español más famoso del siglo XX. ¿Qué pasa con Pablo Picasso, Salvador Dalí y el rey Juan Carlos? A ellos parece no importarles y menos ahora que el intérprete de La vida sigue igual cumplió 70 años. Muñoz, quizá llevado por los afectos, no pone en entredicho la popularidad mundial del artista madrileño, nacido en 1943. A Iglesias lo conocen hasta en Indonesia y China, donde obtuvo el Record Guinness como el cantante de lengua española que más discos ha vendido en los cinco continentes. Algunas cifras refrendadas por las revistas de economía como Forbes lo registran: durante estos 45 años en los escenarios, el cantautor puso a trabajar las registradoras de su disquera Sony gracias a las ventas de 300 millones de copias y a la grabación de 80 álbumes en 14 idiomas. Estos ingresos le representaron 2600 discos de oro y platino certificados y unos 5000 conciertos desde Beijing hasta Bogotá, y de Nueva York a Sídney.

Su voz, un tanto azucarada para muchos pero que ha sido comparada con la entonación seductora de Frank Sinatra, le permitió un ascenso social en España, tanto así que en varias ocasiones ha sido incluido en el selecto club de los 40 millonarios de Forbes. Hace poco ocupó el puesto 15, un escalón menos que el de Mick Jagger y por encima de Sting y Bruce Springsteen.

Según el libro Riquísimos, del periodista Jesús Salgado y editado en 2009, Julio amasó la novena fortuna española, con un patrimonio estimado en 5.200 millones de dólares.

En los años que le quedan seguirá boyante en términos económicos, no solo por la importancia de su nombre en el show business, sino por sus negocios en finca raíz. Se estima que es dueño de la mitad del balneario Punta Cana, en República Dominicana, donde vive con su segunda esposa, Miranda Rijnsburger y los cinco hijos de este matrimonio. El último nació cuando Julio estaba a punto de cumplir 65 años.

Allí, en este remanso de multimillonarios, Iglesias no solo construyó la mansión de sus sueños, sino que compró la tercera parte de las acciones del aeropuerto que opera por concesión a un grupo de inversionistas privados. “He ganado más dinero del que necesito, pero no por la música. De la música me han venido cosas mejores que el dinero”, dijo.

La historia musical de Julio Iglesias se ha contado hasta la saciedad. Se sabe que un accidente automovilístico en 1962 lo sacó de las filas del Real Madrid y que en consecuencia, como dicen con humor sus allegados, “le tocó ser cantante”. Parte de este éxito artístico lo vinculó directamente con nuestro país. El mánager caucano Fernán Martínez manejó su carrera en los años 80. Durante un concierto del intérprete de Me olvidé de vivir, en Bogotá, Martínez se disfrazó de mesero para ingresar a la habitación del hotel donde estaba alojado y así entrevistarlo. Esa noche hablaron de los logros musicales, de mujeres y fútbol. La osadía del periodista payanés le pareció genial a Iglesias y lo contrató poco después. La exitosa dupla obtuvo varios premios Grammy y Lo Nuestro.

La fama le regaló a Iglesias la imagen del eterno seductor, que algunas veces parece una invención de la prensa rosa. “No sé por qué dicen eso. Yo no me considero un buen amante. Solo me vieron atractivo cuando empecé a cantar”, dijo en alguna ocasión. “Es posible que Iglesias haya tenido muchas mujeres, pero en realidad solo le conocemos dos grandes amores”, señaló la revista Vanitatis, de su país.

En 1971, el cantante fue al altar con la socialité europea Isabel Preysler, madre de sus tres primeros hijos: Enrique, Julio José –también artistas– y Chábeli. “Isabel fue más que un ancla en mi vida”, aseguró el cantautor en su reciente visita a Colombia. Sin embargo, el divorcio llegó pronto, en 1978. Mucho después conoció a Miranda, la mujer con la que quiere vivir hasta el final de sus días. Con ella lleva una relación de 25 años, y tres de matrimonio.

A los 70 años, el madrileño no desea ser un picaflor y menos ahora que decidió vivir anclado a orillas del mar Caribe: “no estoy viejo. Está más viejo el tiempo y los años que tengo que yo. La edad no me preocupa, quiero pasarla tranquilo”, comentó hace poco.

De otra parte, la fama de conquistador o latin lover no es la única leyenda que se ha tejido con complejidad alrededor de su vida privada. Por ejemplo, todas las especulaciones apuntan a que no tuvo una buena relación con su mamá, María del Rosario de la Cueva, y que tampoco la ha tenido con el cantante Enrique Iglesias, su hijo mayor. También se ha dicho que solo posa con la cabeza ladeada hacia la izquierda para ocultar un defecto en la oreja.

A Iglesias, el setentón, poco o nada le importa el qué dirán. Simplemente se muestra fuerte y reservado frente a las preguntas de los periodistas que tratan de indagar por su sexualidad. “¿Usted toma viagra?”, le preguntaron hace seis años, pero él prefirió callar. Con 70 años decidió mantenerse lejos del mundanal ruido y refugiarse en su casa de Punta Cana, donde está por encima del bien y del mal.

Las frases no santas de Julio Iglesias

“No he estado con muchas mujeres, sino que he estado con muchos amores, que es diferente”.

“He amado mucho, he sido y sigo siendo un flirteador natural. Pero cómo no hacerlo, si la vida siempre coquetea conmigo”.

“Una persona que ve pasar a alguien guapo y piensa: ‘a este me lo follaría’, pues eso es infidelidad”.

“Si piensas en que si te vas a follar a alguien estás cometiendo un pecado, pues eso lo cometo todos los días”.

“No soy buen amante”.

“La primera vez que vine a Punta del Este tenía 24 años y hacía el amor tres veces al día. Desde hace 15 años que lo abandoné del todo”.
LO MÁS VISTO