Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El piloto colombiano Juan Pablo Montoya repite triunfo en la Indy

El piloto colombiano Juan Pablo Montoya repite triunfo en la Indy

REVISTA JET-SET

El corredor volvió a demostrar que es el piloto colombiano más importante del automovilismo mundial, al ganar por segunda vez las 500 Millas de Indianápolis. La IndyCar lo puso, 15 años después, en el podio de los mejores y le sumó a su cuenta bancaria 2,4 millones de dólares.
La celebración de su segundo triunfo en la Indy 500 esta vez fue con su familia, que ha crecido: Manuela, Sebastián, Connie y Paulina. En el año 2000, cuando ganó por primera vez, aún estaba soltero.
Por: 12/6/2015 00:00:00
Juan Pablo Montoya casi nunca da entrevistas en Colombia, pero las veces que lo ha hecho coincide en afirmar que para él lo más importante es estar enfocado. “Yo me hago matar por ganar y por eso es que soy tan bueno”, ha dicho sin el menor asomo de humildad. La prueba de ello es que, a punto de cumplir los 40 años el próximo septiembre, se acaba de llevar el primer lugar en las 500 Millas de Indianápolis, la misma carrera que ganó hace 15 años. 

El piloto bogotano, que el domingo 24 de mayo salió desde la decimoquinta plaza en el óvalo Indianapolis Motor Speedway, puso a vibrar a su fanaticada como en sus mejores tiempos. En una maniobra que recordó su gran temporada en la Formula 1, Juan Pablo rebasó en su Chevrolet Dallara al piloto Will Power cuando solo faltaban dos vueltas, y lo dejó, literalmente, viendo un chispero. “Llegar en segundo lugar apesta”, le dijo el australiano a la prensa, con cara de pocos amigos.

La obsesión de Juan Pablo siempre ha sido llegar primero a la meta. A los 19 años ya se subía en los podios de la Fórmula N, de México, y corría en la categoría Barber Saab, de Estados Unidos. Pero su verdadero arranque internacional se dio entre 1995 y 1997, cuando compitió en las fórmulas 3 y Vauxhall, en Inglaterra; y en la 3000, en Austria. Desde esa época no ha parado de andar a mil, de imponer récords y de ganar. En la bodega que tiene cerca de su casa en Miami guarda sus “juguetes”: motos, uniformes, karts, el carro Williams de 2004 con el que ganó en Brasil, y todos los premios que logró durante los cinco años en la Fórmula 1: los de Mónaco, Monza, Silverstone y Hockenheim tienen un lugar especial. Otras copas le recuerdan que es el único piloto del mundo que ha ganado en su primer intento la Formula Kart, las 24 Horas de Daytona y las 500 Millas de Indianápolis. De ese triunfo del año 2000 también conserva el carro, además del gigantesco trofeo Borg Warner hecho en plata que ahora estará acompañado de uno igual, el que le acaban de dar. 

Aunque es tildado de prepotente, Juan Pablo sigue siendo el mismo piloto avezado que logró triunfar mundialmente gracias a que su padre, Pablo Montoya, hipotecó su casa en Bogotá para pagar su entrenamiento. Su arrojo está intacto, y su destreza sigue alimentada por la experiencia. Los rumores de que sus días en el automovilismo estaban llegando a la meta final y que se sentía aburrido, quedaron fuera de la pista con su reciente triunfo en la Indy. “Desde el momento en que firmé para correr con Team Penske estoy feliz. Sabía que el primer año iba a ser complicado, pero eso siempre me motivó. En esta temporada de 2015, empezamos ganando y no hemos perdido el liderato del campeonato. No puedo pedir más y estoy lejos de sentirme aburrido”, le contó a Jet-set desde su casa en Miami. 

En 2014 el piloto del equipo de Roger Penske finalizó de cuarto en el campeonato y recibió el trofeo de campeón de óvalos. Este año, antes de competir en su monoplaza marcado con el número 2 en el óvalo de Texas Motor Speedway, Juan Pablo ocupaba el primer lugar en la general con 315 puntos. Su nombre volvió a ocupar los titulares de prensa, pero eso a él poco le interesa. “No importa en qué posición esté, yo solo me preocupo por trabajar para mejorar y sacar el mejor resultado posible”, dice. Por estos días su carrera desenfrenada en las pistas ha tenido que detenerse. Fue invitado para tocar las campanas de apertura de operaciones en Wall Street al lado de su esposa, Connie Freydell, y del presidente de la Bolsa de Nueva York, Thomas Farley. El legendario presentador estadounidense David Letterman cumplió su deseo de tener al colombiano en su último Late Show, al que renunció luego de 33 años en la pantalla. Y no fue un capricho, él es dueño del equipo Rahal Letterman Racing de la IndyCar y es un apasionado por el automovilismo. La entrevista resultó tan divertida, que al final Montoya terminó bromeando con convertirse en comentarista de la Indy. Pero parece que para eso aún falta mucho tiempo, porque ante la pregunta de Jet-set de cuándo piensa retirarse respondió contundente: “Cuando me aburra”.

LO MÁS VISTO