Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Juan Carlos I y Sofía de España están juntos otra vez

Juan Carlos I y Sofía de España están juntos otra vez

REVISTA JET-SET

Los reyes eméritos sorprenden con su primera aparición en familia en Mallorca, luego de los turbulentos momentos que desencadenaron su separación y la abdicación del monarca. ¿Reconciliación a la vista?
Juan Carlos, de 78 años, y Sofía, de 77, volvieron a presentarse como pareja luego de dos años de distanciamiento en Mallorca, donde cenaron en familia en el restaurante Flanigan. De izquierda a derecha también aparecen: el rey Felipe VI, la infanta Leonor (heredera del trono), Victoria Federica de Marichalar con su madre la infanta Elena, Felipe de Marichalar, la infanta Sofía y la reina Letizia.
Por: Revista Jet-set10/8/2016 00:00:00

Hace dos años, la crisis de la casa real era tal, que Juan Carlos tuvo que abdicar en su hijo, el actual rey Felipe VI. Desde el día siguiente de la proclamación del heredero, el monarca saliente y su esposa, Sofía, les dieron la razón a las murmuraciones de que su matrimonio estaba acabado por las constantes infidelidades de él, pues hicieron su separación evidente, libres ya de la obligación de guardar las formas. Pero en la realeza, los líos conyugales no se manejan con escándalos, sino con sutileza. Así, cada uno comenzó a andar por su cuenta. Él, se ha dedicado a una especie de tour permanente por los mejores restaurantes, los encuentros con amigos como Rafa Nadal, las salidas a navegar y a los toros. Era notorio que su familia le había dado la espalda, a excepción de su hija mayor, la infanta Elena.

Sofía, por su parte, reavivó sus lazos con su natal Grecia, donde visita a menudo a su hermano, el derrocado rey Constantino, cuando no viaja a Londres. De igual modo, le ha dado su apoyo incondicional a su hija, la infanta Cristina, juzgada hoy por corrupción junto a su esposo Iñaki Urdangarín, a quienes va a ver frecuentemente a Ginebra, donde residen con sus hijos, a pesar de Juan Carlos, quien cortó su comunicación con ellos, pues los culpa de su caída.

Sin embargo, también es cierto que su imagen se debilitó a causa de la confirmación de su romance con la princesa alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein y el escándalo de su cacería de elefantes en Botswana, costosísima diversión que fue una afrenta para los españoles, acosados por la peor crisis económica de su historia.

Los reyes eméritos, como pasaron a ser llamados tras el fin de su reinado, solo se dejaban ver juntos en ciertos actos oficiales y de la realeza, como el sepelio de Fabiola de Bélgica. Eso sí, nunca más volvieron a asistir a citas sociales, como sucedió en la boda del empresario colombiano Alejandro Santo Domingo, a la que él fue solo.

Por todo eso ha llamado la atención la reciente reaparición de Juan Carlos y Sofía codo a codo en Mallorca con el resto de su familia, a excepción de Cristina, en un revivir de los tradicionales veraneos en que los Borbón en pleno se instalaban en el Palacio de Marivent. La mejor muestra de la desintegración de la familia, a causa de las desavenencias entre los esposos y los hermanos (Felipe también dejó de tratar a Cristina), era que desde 2011 no se reunían allí. Pero un apaciguamiento de los problemas se ha visto venir este año.

Juan Carlos y su esposa se mostraron cercanos y cariñosos, mientras disfrutaban de una cena en el restaurante Flanigan, en Calvià, favorito del rey emérito, al lado de los reyes Felipe y Letizia, sus hijas Leonor y Sofía, así como la infanta Elena y sus hijos, Felipe y Victoria Federica de Marichalar.

Sofía, de igual modo, acompañó a su marido a navegar por primera vez en mucho tiempo, pasatiempo que comparten desde el comienzo de su historia, pues se conocieron en una travesía por el Mediterráneo, a bordo del yate Agamenón. En 1962, se casaron en Atenas, despechados por sus rompimientos con el actual rey Harald de Noruega y la princesa María Gabriela de Saboya. En ese momento la novia era la hija mayor del rey Pavlos de Grecia y él un príncipe sin corona. Una década después de la boda las cosas cambiaron: la familia real griega había sido depuesta, mientras que España volvía a ser una monarquía con Juan Carlos a la cabeza.

Según la periodista Pilar Eyre, autora de La soledad de la reina, la ruptura matrimonial estalló hacia 1977, cuando ella resolvió visitar por sorpresa a Juan Carlos en la cabaña en que se refugiaba durante una partida de caza. Al llegar, la aprensiva actitud de sus guardas le pareció extraña, y desoyendo sus pedidos de que no entrara lo hizo. Encontró, asegura Eyre, al rey en la cama con otra mujer y desde entonces durmieron en cuartos separados.

Ahora, amigos de Juan Carlos, como el barón de Gavín, piensan que la princesa Corinna, con quien rompió en 2014, fue su último gran amor, luego de una fogosa vida sexual que lo habría llevado a acostarse con unas 1.500 mujeres, según biógrafos como Andrew Morton. Leyenda o no, en España no pocos dan por cierto que Sofía soportó el adulterio de su marido con artistas como Sarita Montiel, Raffaella Carrà y Paloma San Basilio. Por su parte, se rumora que ella mitigó el vacío de su vida marital con un affaire con el fallecido director de orquesta Mstislav Rostropovich.

No se sabe cuánto durará este acercamiento de los reyes, pero cierto sector de la prensa española aduce que decidieron bajar la guardia en el ocaso de sus vidas, mientras que otros creen que optaron por unir fuerzas porque saben que sus apariciones en público, en especial las de Sofía, elevan la valoración de la monarquía y, como todos los padres del mundo, harán cualquier cosa por el éxito de su hijo Felipe.

LO MÁS VISTO