Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

José Francisco Arata desafía la muerte en el hielo

José Francisco Arata desafía la muerte en el hielo

Revista Jet-Set

El presidente de Pacific Rubiales, un consumado montañista, sufrió un aparatoso accidente en uno de los montes más altos de Rusia. A pesar de la lesión, Arata se alista para una nueva expedición en Alaska, donde espera vivir aventuras similares a las de la Antártida, que forman parte de un libro.
El empresario José Francisco Arata, presidente de la petrolera Pacific Rubiales, comenzó sus expediciones por las cordilleras más altas cuando apenas tenía 16 años. En estas décadas ha recorrido montes como el Elbrus, de Rusia, y el Vinson, en Antártida. Foto: Archivo particular.
Por: Edición 27416/12/2013 00:00:00
Cuando José Francisco Arata se ausenta un largo tiempo de las oficinas de Pacific Rubiales, en el norte de Bogotá, es porque se encuentra en un yacimiento petrolero o en alguna de las cúspides más altas del mundo. Arata es montañista desde los 16 años, cuando sin mucha veteranía se convirtió en profesor de esquí en Italia. En estas décadas de riesgos y vértigos ha capitalizado una vida de aventuras entre las que cuenta cinco expediciones a montes como el Vinson, en la Antártida, y el Elbrus, de Rusia. Con tantos riesgos ha sufrido varias lesiones en su rodilla izquierda, como dice él, “por meter la pata dentro del hielo”.

Hace unas semanas regresó al quirófano, después de un intento fallido por dominar el punto más alto del Elbrus, la montaña de 5600 metros de altura que domina las cordilleras del Cáucaso. Durante una tormenta que por poco lo conduce a un abismo, el empresario colombo-venezolano se fue de bruces contra una gruesa alfombra de hielo tan sólida como el concreto. El dolor insoportable lo obligó a regresar al campamento que estaba ubicado a una hora del lugar donde fue el accidente.

A pesar de las molestias del posoperatorio, José Francisco Arata espera que termine la incapacidad para retomar los entrenamientos con miras a escalar el macizo Denali, en Alaska, uno de los más riesgosos por su geografía sinuosa. Antes del viaje, para fortalecer la resistencia física, él y sus compañeros de aventuras subirán a las nieves perpetuas del Cocuy y del volcán nevado del Tolima, recorridos que ya habían hecho hace algunos años.

En cada una de las expediciones, José Francisco tiene el soporte de un equipo de maestros del montañismo colombiano, entre ellos Nelson Cardona, símbolo de tesón y esperanza después de que escaló varias cordilleras con una prótesis que reemplazó una de sus piernas.

La expedición de estos aventureros al monte Vinson dejó como resultado el libro Planeta Antártida: en la cumbre del fin del mundo, con textos de Juan José Gaviria y del mismo Arata, entre otras personas. La aventura en este territorio blanco, más grande que Europa, duró 15 largos días, en los que obviamente renunció a las comodidades de su vida de ejecutivo: no se bañó y solo comió alimentos deshidratados. En cada caminata diaria perdió hasta 14 mil calorías y finalmente bajó cuatro kilos de peso.

En la Antártida el sol nunca se oculta. El silencio es tan pesado como el hielo. Como diría Arata: “en el fin del mundo, los hombres están más cerca de Dios”.
LO MÁS VISTO