Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Sofía Vergara y Joe Manganiello protagonizaron la boda del año

Sofía Vergara y Joe Manganiello protagonizaron la boda del año

REVISTA JET-SET

El dúo más sexy de Hollywood celebró su matrimonio con tres días de fastuosas fiestas en la glamurosa ciudad de Palm Beach.
Los nuevos esposos parten su espectacular torta de bodas de cinco pisos, creada por Sylvia Weinstock, puesta sobre una cama de fucsias y adornada con orquídeas. Se casaron en el hotel The Breakers, uno de los más lujosos de Palm Beach, ante cerca de 400 invitados.
Por: 4/12/2015 00:00:00
Como ella misma lo anunció desde que se comprometió con Joe en diciembre pasado, el festejo de su segundo matrimonio siguió las reglas de la alegría a la manera de su Barranquilla natal, con muchos invitados (cerca de 400), ríos de copas y baile frenético hasta el amanecer. Su familia en pleno y su no menos extensa lista de amigos llegaron desde la Arenosa y otros lugares del mundo, para contemplar el emocionante momento de su entrada a la ceremonia, del brazo de su hijo, Manolo González, para darle el sí al guapísimo protagonista de Magic Mike, cuyos parientes y allegados también acudieron. 
Quienes conocen a los nuevos esposos, se exaltan al contar que ellos no pueden ocultar que están enamoradísimos, factor que le confirió a la boda una magia especial, sumado al primoroso escenario que escogieron para unir sus vidas, Palm Beach, epicentro de la high life en Florida. La isla ha sido por años la favorita de miembros del jet set como los duques de Windsor, quienes pasaron allí su luna de miel, Michael Jackson, John Lennon y la familia Kennedy, y contempló también bodas famosas como las de Burt Reynolds con Loni Anderson, y Donald Trump con su actual esposa, Melania.
Uno de los mejores hoteles de Palm Beach es The Breakers y fue justo el elegido por Sofía y Joe para su gran momento. Sus espacios a cielo abierto, como su playa privada y bellos jardines, así como varios salones de su elegante sede, acogieron el matrimonio, cuyos regocijos se iniciaron el 21 de noviembre con una fiesta alrededor de una de las piscinas del resort. 
Esa noche, los novios ofrecieron un coctel en un recinto adornado con luces de tonos rosa y faroles chinos pendientes del techo, una atmósfera de romanticismo que alcanzó su máximo grado cuando Joe le dedicó a su novia la canción Sweet Child O’Mine, de la banda Guns N’ Roses, acompañado en la guitarra por el productor musical John Feldmann. El sabor colombiano se hizo sentir con los vallenatos de Jorge Celedón. 
Si la víspera fue de ensueño, el anhelado momento del enlace, la noche siguiente, dejó mudos a los convidados. El salón acondicionado como capilla para la ceremonia nupcial por lo católico, parecía una gruta fantástica, gracias a la decoración realizada por Jeff Leatham, florista preferido de celebridades como Chelsea Clinton, con profusión de rosas, orquídeas y hortensias. 
Los pasajes bíblicos de la misa fueron leídos en inglés y español, y los votos nupciales de los contrayentes suscitaron lágrimas de alegría y risas de los asistentes, entre quienes se contaban estrellas como Arnold Schwarzenegger; Reese Witherspoon; Channing Tatum y su esposa, Jenna Dewan; Anna Paquin y su esposo, Stephen Moyer, protagonistas de la serie True Blood, y la actriz y diseñadora Georgina Chapman. De igual modo, acudieron los actores Julie Bowen, Sarah Hyland, Dominic Sherwood, Eric Stonestreet y Jesse Tyler Ferguson, con quienes Sofía trabaja en la comedia Modern Family, que la ha convertido en la actriz mejor pagada de la televisión gringa.

La novia se engalanó con bellos atuendos, que hacían honor a su silueta pero, por supuesto, el más especial fue el de bodas, diseñado por el libanés Zuhair Murad, quien lleva varios años vistiéndola para la alfombra roja. Se trataba de un modelo de tul de seda con escote strapless en forma de corazón, ceñido al cuerpo y bordado a mano con arabescos barrocos, realzados con motivos en tercera dimensión, según la descripción aportada por el propio Murad, con quien Sofía trabajó de la mano, vía Skype y correo electrónico, hasta lograr el resultado esperado. El traje se complementaba con una amplia falda removible también bordada y que se ajustaba al talle con un cinturón adornado con cuentas de perlas. “Es un vestido de novia clásico y moderno (...). Sofía quería sentirse cómoda y libre para poder bailar y divertirse”, le dijo Murad a Women’s Wear Daily, en una entrevista en la que contó que la confección del modelo requirió un equipo que superaba las 30 costureras y más de 1600 horas de labor. Así mismo, refirió que la sola decoración (de diminutas perlas y lentejuelas) pesaba algo más de siete kilos. Lo que no reveló Murad fue cuánto le cobró a Sofía por el traje, pero Women’s Wear Daily asegura que sus vestidos nupciales valen mínimo 100.000 dólares, más de 300 millones de pesos. 
No menos espectaculares fueron las alhajas de diamantes que lució la novia, de la famosa joyera Lorraine Schwartz, célebre por engalanar a las grandes bellezas de Hollywood y quien se encontraba entre los invitados. El aderezo estaba conformado por unos aretes de 55 quilates, un broche para el pelo y un brazalete. En la fiesta, se despojó de la sobrefalda de su vestido y lució un nuevo conjunto de joyas, en el que se destacaba un opulento collar de perlas y diamantes tipo babero, aretes en forma de hoja y otra pulsera. Schwartz también creó los anillos de casados de la pareja, que según Mark Keeney, vicepresidente de marketing de la casa Ritani, podrían costar unos 500.000 dólares, según informes de International Business Times.
A la ceremonia siguió una cena con caviar, cangrejo y cordero, entre otras delicias. El postre fue el característico sundae de The Breakers, que cada cual podía armar a su voluntad, a partir de una variada carta de toppings y con corazones rosados en los que se leía en inglés “Joe Loves Sofía” (Joe ama a Sofía). 
“Todo fue como un sueño”, dicen testigos presenciales, y el broche de oro de cierre fue la sensacional rumba hasta el amanecer. Sofía y Joe abrieron el baile con una sentimental pieza, The Way You Look Tonight, clásico de Frank Sinatra. Él, vestido con un esmoquin de John Varvatos, llevó la misma banda que tocó en su primera cita con la barranquillera en el restaurante Nola, de Nueva Orleans. De repente, para sorpresa de todos, hizo su entrada el rapero Pitbull, quien terminó de encender el ambiente, con el liderazgo de la novia, quien bailó a su lado cadenciosamente. 
Las celebraciones concluyeron al día siguiente con un brunch que recibía a los “enguayabados” con una barra de cocteles Bloody Mary, así como café, waffles, donuts y otras delicias. 
Al cierre de esta edición, no se tenía noticia del destino de la luna de miel de los nuevos señor y señora Manganiello, pero medios como International Business Times recordaron que hace poco Sofía declaró en el programa de televisión Good Morning America que no iba a tener mucho tiempo para ello, pues le tocaba reintegrarse pronto al trabajo.

LO MÁS VISTO