Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Ellas son las nuevas caras del maquillaje

Ellas son las nuevas caras del maquillaje

REVISTA JET-SET

La caleña Claudia Lloreda, quien trabajó casi una década en The Estée Lauder Companies en Nueva York, se unió a Mara Lersundy, Camila Gómez y Estefanía Neme, para traer al país las más reconocidas marcas de cosméticos del mundo. Blush-Bar promete ser el sitio preferido de las mujeres que buscan asesoría en maquillaje y cuidados de la piel.
Claudia Lloreda Gómez, Mara Lersundy, de pie; Camila Gómez Soto y Estefanía Neme Hakim, sentadas, harán el lanzamiento oficial de la primera tienda de Blush-Bar en Bogotá, el 20 de octubre.
Por: 8/10/2015 00:00:00
Reunidas frente al espejo de su nueva tienda de cosméticos Blush-Bar, las amigas y empresarias coinciden en que la belleza comienza en el momento en que la mujer decide ser ella misma. Esa es la máxima que adorna una de las paredes de este nuevo sitio por un exclusivo grupo de mujeres. Al mismo tiempo que se pone en manos de una de las cuatro expertas maquilladoras del lugar, Claudia Lloreda Gómez, fundadora y directora general, resalta la importancia de cada una de sus cómplices en este proyecto que ella venía craneándose desde cuando regresó a Colombia en 2010. Un largo periodo de 27 años en Nueva York, en donde estudió ciencias políticas en Harvard y un MBA en Harvard Business School, y su trabajo en The Estée Lauder Companies en Nueva York, como vicepresidente global de mercado de Clinique en maquillajes y fragancias, le dieron la experiencia para lanzarse en este novedoso mercado en el país. “Formamos el grupo perfecto para ofrecerles a las mujeres un lugar en donde puedan cumplir sus sueños más femeninos”, dice.
Sus socias son: Mara Lersundy, inversionista y relacionista pública del grupo, es la esposa del integrante del equipo negociador de paz del Gobierno en Cuba, Frank Pearl, con quien Claudia trabajó en la firma de consultoría McKinsey & Company en Colombia; Estefanía Neme Hakim, quien se casó hace cinco meses en Nueva York con Carlos José Lloreda, integra la junta directiva y es la experta vitrinista que se ideó el espectacular labial y la brocha kabuki con flores de colores rosa; y Camila Gómez Soto, la diseñadora gráfica del logo y la señalización de la tienda. 
Frente a la fachada inspirada en Londres hay un tablero en el que cada día escriben con tiza blanca citas como: “La vida es demasiado corta para un mal pintalabios”, “Soy la mujer que siempre quise ser”, o “Todo es mejor en rosado”. De ahí el nombre de la tienda, en la que predomina el color rosa del blush que para ellas es un arma secreta del maquillaje. “Un toque de color en las mejillas cambia cualquier momento”, dicen. Como están convencidas de que comprar maquillaje es un acto íntimo y emocional, lo primero que se encuentran las clientas, que llegaron desde el 1 de septiembre, es un perchero con talegas de telas de dos tonos: la rosada, para quienes quieren asesoría, y la negra es la de las que prefieren elegir solas.
El recorrido por la tienda comienza con la sugerencia de los productos top de la temporada, para luego seguir con las marcas TOCCA Beauty, Butter London y Bliss, con las que Claudia logró la representación exclusiva en Colombia. “Esperamos imponer un concepto diferente. No buscamos cambiar a nadie, ni esconder imperfecciones; queremos encontrar la mejor versión de cada mujer. Creemos que todas son bellas y que solo con un poco de maquillaje y cuidado facial se van a ver estupendas”.
Por eso el plan no es solo de compras. En una visita a la avenida 82 con 12A, en la zona T de Bogotá, se puede aprender a armar un buen kit de maquillaje y cuidado de la piel, con las otras marcas que también tienen un espacio importante en la tienda, como Lancôme, Clinique, Smashbox, Burt’s Bees y Nyx. Además, hay asesoría en rutinas de cuidado facial, y se pueden recibir consejos para iluminar la cara o cómo resaltar los ojos para quienes usan gafas. En Blush-Bar hay 24 servicios gratuitos, y seis personalizados como maquillaje para ocasiones especiales, o tutoriales de belleza para adolescentes, que aunque tienen un costo, son totalmente redimibles en productos. Uno de los planes más atractivos es el makeup party, en el que un grupo de amigas se reúnen para probar looks diferentes como el smokey eye o el cat eye. 
El proyecto futuro de este grupo de creativas empresarias es ampliar su portafolio con las mejores firmas de cosméticos del mundo: “A las mujeres nos encantan las novedades y es seguro que cuando se abre la bolsa de cosméticos se encuentran más de 15 marcas”, concluyen.

LO MÁS VISTO