Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Antonina Canal es la maestra de la danza del vientre

Antonina Canal es la maestra de la danza del vientre

REVISTA JET-SET

La pionera de la danza oriental en Colombia, que en dos décadas les ha enseñado el belly dancing a Shakira y a la esposa del ex vicepresidente Francisco Santos, organiza el XVII Festival Internacional de Danza Oriental y Fusión. Algunas de sus alumnas se preparan para hacer parte de este show, que cada año reúne a más de 300 bailarinas.
A su academia, Prem Shakti, en el norte de Bogotá, asisten la diseñadora de modas Natalia Ordóñez; la periodista Laura Anzola, la ex Señorita Colombia Tatiana Castro; la abogada María Adelaida Mejía; la presentadora Michelle Yidios Hakim, la empresaria Antonella Capuzzo y la creadora de Wikimujeres, Geraldine Pomato.
Por: 19/5/2016 00:00:00

Hace 20 años, la bisnieta de Rafael Pombo y nieta del periodista y embajador Gonzalo Canal Ramírez, le entregó su título de artista plástica de la School of Visual Arts de Nueva York a su familia y se fue a buscar su yo interior. Antonina Canal Dávila apenas llegaba a la mayoría de edad y se aventuró a vivir sola en Mysore, al sur de India. Hipnotizada con el olor a sándalo, aprendió la cultura del yoga, de las esencias y de las danzas árabe e hindú, como camino a la iluminación. En poco tiempo recorrió Egipto, Turquía y Marruecos atesorando la sabiduría oriental que la llevaría a cumplir lo que ella llama la misión de su vida: “Llevar los Himalayas a los Andes”, afirma. La bogotana que encanta con el contoneo de sus caderas y la profundidad de su mirada verde-azul es la directora, coreógrafa, productora y alma de su academia, Prem Shakti, que en sánscrito significa “amor supremo y principio creativo femenino del universo”.

Ahora, con 150 maestras formadas en el sistema que creó para “celebrar y sanar la energía femenina”, dice que ella es el mejor testimonio de que funciona. Hoy es una empresaria exitosa, competitiva y valiente, que resistió una temprana viudez y la maternidad en solitario de su hijo, Aswan, gracias al poder del baile: “Hace seis años, cuando murió mi esposo, Steven Paul Marston, gestioné el duelo apoyada en todo lo que he venido enseñándoles a las mujeres”. Sus alumnas son profesionales de diferentes áreas, edades y tallas. En los salones de la academia llenos de espejos se han reflejado Shakira y María Victoria García, la esposa del ex vicepresidente Francisco Santos. También presentadoras como Viena Ruiz, La Toya Montoya, Silvia Corso y Catalina Aristizábal; o las actrices Flora Martínez, Marcela Carvajal y Carolina Guerra. Con los años se ha ido renovando el grupo, y al lado de las más antiguas, como las ejecutivas Carolina Elsín y María Adelaida Mejía, hoy se forman nuevas pupilas, como la hija del Procurador General de la Nación, Natalia Ordóñez, y Geraldine Pomato, la argentina que revolucionó Facebook con su grupo Wikimujeres.

Muchas llegan a su templo espiritual, en el que combina la danza y la cultura orientales, con un restaurante orgánico y un spa ayurveda. Aunque ellas acuden con una intención diferente, casi siempre se convencen de que no es solo una academia de baile para aprender a moverse de una manera exótica. “Nuestra danza encierra empoderamiento, sensualidad, sabiduría, disciplina y gozo”, dice Antonina, quien tiene un show de dos horas con 360 bailarinas. Es tal el éxito de su espectáculo, que ha llegado a los cinco continentes, y desde hace ocho años compite en el Festival Internacional de Danza Oriental, Ahlan Wa Sahlan, en El Cairo, Egipto, que le ha dejado como recompensa tres medallas de oro a la mejor coreografía. “Este tiempo nos ha permitido pulirnos en la técnica y en la disciplina, pero sobre todo en ponerle el alma a la danza”. Eso es lo que han visto los jurados egipcios en el grupo que se presenta cada año en el Palacio Mena House, frente a las pirámides. Ellos le han reconocido que su espectáculo es especial porque expresa profundidad, y es ahí cuando se hace real su propósito de que las mujeres brillen y que la danza sea para ellas una catarsis, una liberación: “Celebramos las caderas y el vientre de una mujer integral, que une los cinco cuerpos energéticos: físico, emocional, mental, espiritual y etérico”.

Del 10 al 12 de junio Antonina celebrará los 20 años de su carrera con el XVII Festival Internacional de Danza Oriental y Fusión. Lleva el nombre de Shambala, “un reino mágico adonde solo pueden entrar los dueños de un corazón puro”, en el que aparte del espectáculo de danza en el Teatro Roberto Arias Pérez, de Bogotá, se realizarán talleres de bailes como Megance, baladi y shaabi. Luego de andar por la vida con movimientos de bailarina, cobra sentido la oración que lleva tatuada en caligrafía árabe en su espalda, cuyo significado es: “Diosa de la danza del amor, la belleza y la sabiduría”.

LO MÁS VISTO