Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La mujer de Johnny Depp: ¿víctima o arpía?

La mujer de Johnny Depp: ¿víctima o arpía?

REVISTA JET-SET

Hollywood se estremece con la virulenta trifulca entre el protagonista de Piratas del Caribe y su esposa bisexual, Amber Heard. Ella jura que él la golpea, pero muchos aseguran que miente por dinero.
La actriz asegura que se divorcia de Johnny porque se hartó de los maltratos psicológicos y las golpizas que él le ha propinado desde el comienzo de su relación, a causa de sus celos, paranoia y alcoholismo.
Por: 10/6/2016 00:00:00

El final de este matrimonio se veía venir porque comenzó mal. Meses antes de la boda, Amber, quien es abiertamente bisexual, había dejado a Johnny por Marie de Villepin, la hija del ex primer ministro de Francia, Dominique de Villepin. Los propios amigos de ella, además, le habían advertido al actor: “Amber quizá parece refinada, pero cuando se pone brava puede volverse muy ruda en cuestión de segundos”. Aún así, él la reconquistó dedicándole un poema.

Otros allegados a Heard, por su parte, aseguran que era ella la que quería romper el compromiso, debido a los intempestivos arranques de furia de Johnny y su propensión a las juergas con alcohol de largo aliento. “Pero cuando él quiere a alguien no acepta un no por respuesta y siguió adelante con el matrimonio”, le dijo a People un conocido de la actriz de La chica danesa.

Por todo eso, cuando ella interpuso la demanda de divorcio ante un juez de Los Ángeles a mediados de mayo, no hubo mayor conmoción, salvo porque lo hizo tan solo dos días después de que él perdiera a su madre, Betty Sue Palmer. Además del calificativo de desconsiderada, la bella Amber vio resurgir los viejos comentarios de que solo estaba con Depp por interés, uno de los actores más rentables de Hollywood y poseedor de una riqueza de 400 millones de dólares.

Para muchos, lo corroboraba el hecho de que en su querella de divorcio ella se apresuró a pedirle al juez que el actor le pagara una pensión de 50.000 dólares mensuales (más de 150 millones de pesos), teniendo en cuenta que sus ingresos al mes son de 10.000 dólares y se gasta 44.000. Johnny, demandaba también la artista, debía pagar sus gastos judiciales.

Para el portal TMZ.com, los más contentos con el divorcio debían ser los hijos de Johnny, Lily Rose y Jack, al igual que sus hermanos Daniel, Debbie y Christi, pues siempre han detestado a Amber. Lo mismo sentía su madre, cuya idea también era que a la actriz lo único que le atraía de su hijo era el color de su dinero y que podía ayudarla a mejorar su carrera en Hollywood. En efecto, la web de farándula gringa comentó que el matrimonio se resquebrajó mucho más luego de que él llevara hace pocos meses a vivir a su casa a Betty Sue, a quien solo había visto una vez desde el matrimonio con Heard, en febrero de 2015. Depp empezó a culparla por su distanciamiento con su madre y de ahí sus constantes riñas, tanto en presencia de otras personas como en privado.

Pero cuando la balanza parecía inclinarse en favor de Johnny, Amber apareció en la Corte Superior de Los Ángeles, para pedir una orden de restricción en contra de su esposo. En medio de otra de sus disputas, aseguraba, él le había tirado su teléfono, ocasionándole los moretones que tenía en el rostro.

En adelante, ella cobró todo el protagonismo, al contar que no era la primera vez que él la agredía físicamente, sino que ello había sido así durante los cuatro años que había durado su noviazgo y matrimonio. Los celos, afirman testigos de su entorno, llevaron a Johnny a pretender ahogarla con una almohada. Una amiga contó que un día tuvo que acudir en su ayuda, pues Depp le había partido el labio, hinchado un ojo y arrancado un mechón de pelo. “Este incidente realmente me impactó porque Amber me confió que ese día había temido por su vida”, le dijo la informante a Page Six, revista del New York Post.

Acto seguido, Entertainment Tonight publicó una cadena de mensajes de texto entre Amber y Stephen Deuters, el asistente personal de Johnny, en la cual ambos hablan de los repetidos ataques del actor a su mujer. Sin embargo, Deuters asegura que tal correspondencia es falsa, fabricada por Amber, y que nunca supo de ningún incidente de golpes en los 15 meses que llevaba el matrimonio. Lo mismo asegura Laura Wasser, la abogada especialista en divorcios favorita de los famosos de Hollywood, contratada por Johnny, quien cree que todo es una treta de Heard en pro de sus pretensiones monetarias en el proceso legal.

Vanessa Paradis, la actriz francesa a quien Depp dejó por Amber, luego de catorce años de relación en que tuvieron a sus hijos, Lily Rose y Jack, salió en defensa de él. “Es un hombre sensible y no existe la más remota posibilidad de que lastime a una mujer”, le declaró a TMZ.

Al cierre de esta edición, se esperaba una nueva audiencia judicial para finales de junio, mientras crecían las especulaciones acerca de cuánto dinero podría tocarle a Amber por el divorcio. Teniendo en cuenta que se casaron sin un acuerdo prenupcial, dijo el Daily Mail, de Londres, podría ser un mínimo de quince millones de dólares. Claro está, no faltan quienes advierten que, si son ciertos los hechos que denuncia, ella debería pedir justicia y dignidad, antes que un puñado de billetes.

LO MÁS VISTO