Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Conozco el otro Rodrigo Lara

Conozco el otro Rodrigo Lara

REVISTA JET-SET

En Huila sigue vivo el recuerdo del exministro Rodrigo Lara Bonilla. Su hijo mayor, el candidato Rodrigo Lara Sánchez, quien repunta en las encuestas por la Alcaldía de Neiva, fue señalado de cambiarse el nombre para capitalizar la memoria del papá. Su hermano, Rodrigo Lara Restrepo, se destaca como presidente de Cambio Radical.
Rodrigo Lara Bonilla fue asesinado por sicarios de Pablo Escobar en 1984. Las marcas de sangre que dejó en los libros que cargaba ese día sirvieron para la prueba de ADN que demostró que Lara Sánchez es su hijo.
Por: 8/10/2015 00:00:00
El nombre del exministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla, quien fue asesinado por sicarios de Pablo Escobar, vale quilates en el departamento de Huila. En la más reciente campaña política con miras a la Alcaldía de Neiva, se dijo que el candidato Rodrigo Lara Sánchez, hijo extramatrimonial del dirigente Lara Bonilla, se había cambiado el nombre para beneficiarse del prestigio y de la memoria del patriarca inmolado. Frente a estos señalamientos el galeno dice: “Desde que entré a la política siempre han intentado decir que yo no me llamaba Rodrigo. Mi nombre de bautismo es Rodrigo Armando, por eso en casa me dicen ‘Armandito”. El único cambio que ha habido es el apellido de mi papá”.
La vida de este candidato, quien busca manejar los destinos de la capital opita con los avales de Alianza Verde y La U, tiene las puntadas propias de un melodrama. Su papá y su mamá, Lilia Sánchez, se conocieron cuando ella trabajaba como secretaria del liberalismo en su tierra. 
Lara Sánchez, egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad del Cauca, nació cuando Lara Bonilla estudiaba en Europa y aunque fue bautizado con el apellido materno creció bajo la sombra del líder del Nuevo Liberalismo. En Neiva no hubo necesidad de que fuera reconocido legalmente, porque se daba por hecho que provenía de la casta del político que pasó a la historia de manera célebre debido a su coraje para perseguir al exjefe del cartel de Medellín. 
Rodrigo Lara Sánchez dijo que conoció a su papá cuando cumplió 5 años. Cuenta que su abuela los presentó en una de las primeras correrías electorales de Lara Bonilla en medio de una multitud que destacó el parecido físico del padre y de su retoño. 
En varias ocasiones, el postulante a la Alcaldía de Neiva le hizo eco a la historia del desencuentro de sus progenitores en los medios de comunicación nacional: “Mi mamá es muy orgullosa. Al parecer discutieron. Pero nunca me ha contado los motivos de su distanciamiento. Solo sé que le dijo que jamás necesitaría de él”. Y relata que incluso antes de bautizarlo, Lilia estuvo a punto de darle otro nombre, pero se arrepintió ante el poder de convencimiento del exgobernador huilense Diego Omar Muñoz Piedrahita.
Lara Sánchez admite que vio a su padre muy pocas veces en su vida. La última fue unas semanas antes de su asesinato, durante un homenaje que organizó la clase política de su región. “Tuvimos una conversación trivial. El entorno no era para hablar. Me preguntó por los estudios, pero no más”.
El 30 de abril de 1984, mientras jugaba con unos amigos, una vecina desconsolada le avisó que habían asesinado a su padre. Rodrigo empezó a llorar y se pegó al televisor, como muchos colombianos, para seguir el desarrollo de la tragedia que conmovió al país. Tampoco pudo asistir al entierro que vio a través de los avances e informativos nacionales.
Aunque en ese entonces no era reconocido por la dinastía de los Lara, igualmente recibió las condolencias de algunos compañeros de la cuadra y del colegio, donde le decían “el Ministro”.
Los años pasaron y cuando estudiaba en la universidad emprendió un largo proceso entre los juzgados de familia para conseguir el apellido paterno. En 2003 solicitó una prueba de ADN a partir de las muestras de sangre que entregaron sus medio hermanos. Rodrigo Lara Restrepo facilitó la diligencia al entregar unos libros con los restos sanguíneos de Rodrigo Lara Bonilla, que portaba el día en que lo mataron. El fallo fue positivo y Rodrigo Sánchez logró lo que siempre había esperado: el reconocimiento legal como hijo del líder silenciado en los años 80. 
Desde entonces, las relaciones con sus hermanos, según él, han sido cordiales pero sin llegar a compartir los mismos escenarios políticos. Por ejemplo, el representante Lara Restrepo, presidente de Cambio Radical, decidió apoyar la candidatura de Germán Bahamón, hermano de la modelo y presentadora Claudia Bahamón, antes que la de su medio hermano. “El doctor Rodrigo Lara Sánchez es un buen candidato, solo que tomó un camino político distinto cuando se alió con mis enemigos. No le tengo ningún rencor, le deseo lo mejor”, aseveró el congresista en el diario La Nación.
En 2009, el médico Rodrigo Lara Sánchez se presentó por primera vez como candidato a la Alcaldía de su ciudad con la bendición de Sergio Fajardo, quien lo sacó de las salas de cirugías y le permitió descubrir que la política era una vocación heredada. En esa contienda electoral obtuvo un caudal de 29.900 votos aproximadamente, un poco por debajo del actual alcalde, Pedro Hernán Suárez, pero suficiente para someterse una vez más al escrutinio democrático. “Jamás he sido oportunista, ni me he valido de la imagen de mi padre para hacer campaña. La vida me enseñó a ganarme todo a pulso. Nadie me ha dado las cosas por ser hijo de Rodrigo Lara”, afirmó.
Su camino hacia el palacio municipal ha transcurrido entre una de las contiendas electorales de Huila más calientes de los últimos años. Se dijo que Lara Sánchez tenía un proceso por inasistencia alimentaria, hecho que lo obligó a entablar una demanda penal por injuria y calumnia contra su contrincante inmediato, el liberal Gorky Muñoz. “Tengo dos hijos con mi esposa. Así que lo que dicen por ahí nada tiene que ver con la realidad”, aseguró.
Su programa de gobierno está diseñado sobre los ejes de la educación para la primera infancia, el mejoramiento de las instalaciones escolares, el fomento al uso de la bicicleta y la seguridad ciudadana. En las últimas encuestas, como la de CM&, los guarismos lo favorecieron con un 40 por ciento de la intención de voto, frente a los 35 de Gorky Muñoz y los siete puntos que sacó Germán Bahamón. Rodrigo Lara Sánchez cruza los dedos para que las matemáticas de los sondeos se reflejen el próximo 25 de octubre.

LO MÁS VISTO