Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Daniela Montoya, la crack del fútbol femenino

Daniela Montoya, la crack del fútbol femenino

REVISTA JET-SET

La goleadora de la Selección Colombiana de Fútbol puso a todo el país a hablar de ella cuando anotó uno de los mejores goles en la Copa Mundial Femenina de la FIFA Canadá 2015. Ahora se prepara intensamente para asumir su nuevo reto: los Juegos Olímpicos de Brasil 2016. Sobre ella hay una gran expectativa.
Empezó en el fútbol a los 6 años con un equipo de hombres en la escuela Visión 2020, en Sabaneta, Antioquia. En esa época era mal visto que una mujer se dedicará al balompié y en el colegio le decían “marimacha”.
Por: 8/10/2015 00:00:00
Su gol en el pasado Mundial de Canadá, en un partido contra México, marcó historia en el fútbol femenino colombiano: además de ser el primero de la Selección Colombia en el máximo evento de la categoría, fue nominado al mejor gol por la FIFA. “Cuando el balón entró no lo podía creer. Solo me acuerdo y lo veo, y lo veo mil veces”, dice aún emocionada. La imagen de su tiro al arco desde media distancia le dio la vuelta al mundo en canales especializados de deportes como ESPN o Eurosport que alabaron su potencia y buen tino. 
Daniela, de 25 años, comenzó a jugar desde que era una niña con sus amigos del barrio en Medellín, a quienes “bailaba”, teniendo como referente al Pibe Valderrama. “Cuando empecé en el Colegio José Félix de Restrepo me decían ‘marimacha’. Ahora las cosas han cambiado, en parte debido a los logros que hemos alcanzado. Ya hay muchos equipos de niñas pequeñas en escuelas de fútbol, vemos a los papás acompañándolas, sin temor de que digan algo”, cuenta Daniela quien en las navidades le pedía al Niño Dios balones, guayos y camisetas de los equipos. Desde los 6 años sabía que quería ser futbolista profesional y su familia siempre la apoyó. Es la menor de cinco hermanas, una de ellas su gemela, quien también juega fútbol. “A mis papás nunca les importó que dijeran que parecíamos unos niños”, dice sonriendo. 
No le gusta que la comparen con los hombres, “simplemente somos muy distintos”. Aunque muchos críticos deportivos se refieren a ella como “la James de la Selección Femenina”, Daniela dice que su juego se identifica más con el del volante Carlos Sánchez. Es hincha del Independiente Medellín y del Barcelona Fútbol Club. Sus ídolos son Iniesta y Sergio Busquets. De las mujeres le gusta la Selección de Estados Unidos, con quienes ya ha tenido la oportunidad de medirse en la cancha. 
La experimentada volante, que a los 15 años fue convocada a la Selección Antioquia y, a los 18, a la Selección Colombia, no tiene temores, cree que la vida es de desafíos. Su próximo reto son los Juegos Olímpicos de Brasil 2016, para los que entrena dos veces al día con miras a ganarse una medalla de oro. La Mona, como la llaman sus amigos, se la lleva muy bien con las compañeras del equipo. “Las mujeres somos complicadas, pero nosotras ya nos conocemos muy bien, sabemos cuando alguna está de mal humor”. Daniela es una de las más tranquilas, aunque en la cancha se transforma en una guerrera y defiende su camiseta número 6. Es asertiva en sus pases, piensa rápido y sabe seguir instrucciones. No lleva el récord de los goles que ha hecho pero sabe lo importante que han sido para la historia del fútbol femenino en el país.
Daniela se queja del poco apoyo que recibe la Selección Colombia Femenina de Fútbol. “Nuestros sueldos son muy bajos para todo lo que hacemos. La mayoría de nosotras no podemos vivir de esto, nos toca trabajar o estudiar. Necesitamos por lo menos una liga semiprofesional, no estamos pidiendo mucho”. Hace poco reclamó en los medios porque ni ella ni las otras jugadoras han recibido los diez millones de pesos que les prometió la Federación por llegar a octavos de final en el Mundial. “Esperemos que ese tema se solucione pronto”, dijo al cierre de esta edición. 
Cuando no está entrenando ve partidos por televisión de la liga nacional o europea, o juega Play Station con sus amigos, donde también es la reina de los goles. Es un fenómeno en las redes sociales, tiene casi 33 mil seguidores en Instagram y su Facebook está lleno de mensajes como “Eres un crack”. Le encanta el reguetón y los planes relajados: salir a comer con sus amigos o ir a cine. Ha tenido novios, pero ahora está sola debido a que por sus compromisos con el balón no tiene tiempo para una relación y prefiere enfocarse en su carrera. Se prepara como profesional en deportes en el Politécnico Jaime Isaza Cadavid y tiene planes de abrir una escuela de fútbol femenino. Por sus goles, ya muchas niñas en Colombia quieren ser como ella.

LO MÁS VISTO