Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

A Maluma se le sube la temperatura

A Maluma se le sube la temperatura

REVISTA JET-SET

El Pretty boy de la música urbana no para: viaja, hace conciertos, es jurado de La voz kids y acaba de lanzar su segundo disco y una línea de ropa con su marca. Tiene solo 21 años, más de seis millones de seguidores en Instagram, y una carrera que muchos veteranos envidiarían.
El artista enloquece a las jovencitas con su cara bonita, su escultural cuerpo, su acento paisa y su buen sentido del humor. Él dice que le gusta que sus fanáticas sean apasionadas e intensas.
Por: 5/11/2015 00:00:00
Los últimos cuatro años para Maluma han sido vertiginosos. Forma parte de la generación del internet y los realities, y su sueño, como el de la mayoría de sus contemporáneos, era ser famoso. Primero lo intentó como futbolista –estuvo durante ocho años en las divisiones inferiores del Atlético Nacional–, pero finalmente colgó los guayos por culpa del reguetón. Tenía 17 cuando firmó contrato con Sony Music Colombia y grabó su primer álbum, Magia, que fue disco de oro en el país por ventas que superan las 50 mil copias y puso a sonar fuerte en la radio canciones como “Farandulera” y “La temperatura”.
Acaba de lanzar su segundo disco Pretty Boy/Dirty Boy, que incluye el sencillo “Borro cassette”, que lleva diez semanas de número uno en Colombia, según el listado National-Report. En Estados Unidos, la canción está en el top 3 del Latin Airplay de Billboard y el video oficial tiene más de 22 millones de vistas en YouTube. “Esperé mucho este momento, llevo tres años trabajando en la producción. Magia fue como una prueba; con este disco pongo las cartas sobre la mesa y muestro quién soy después de mi proceso”.
Las redes sociales, hoy un medidor indiscutible de la fama, están atiborradas de referencias sobre Maluma. Es el artista urbano colombiano con más seguidores: tiene más de 15 millones en su fan page de Facebook y 6 millones en Instagram donde sube imágenes de su cotidianidad. “Eso no es nada, cuando entro al Instagram de Justin Bieber y veo que tiene 35 millones digo: ‘Yo no soy nadie’, y sigo trabajando”, bromea. Le escriben mensajes como “Dame una cría”, “Miren a este Dios del Olimpo” o “Usted es un churro y me parece que es el niño más lindo de Colombia”, como le dijo la periodista Camila Zuluaga, de La W Radio, al aire. 
En sus conciertos hace gala de su hombría y vuelve locas a sus fanáticas con sus explícitos movimientos pélvicos. Ellas le pusieron el apodo de Pretty boy. “Yo no soy solo un ‘niño bonito’ sino ‘malicioso’ también”, de ahí el Dirty boy. 
Le apasiona la moda y su look se ha vuelto un referente para los de su generación. Tanto, que acaba de lanzar su propia línea de ropa y accesorios para hombres, mujeres y niños con la empresa Amelissa, que vende por catálogo. El cantante participó en el diseño y creación de esta colección que mezcla sus dos facetas: su lado pretty, que es bonito, sofisticado y caballeroso; frente al dirty, que es su actitud de malicioso, irreverente y urbano. La propuesta más exclusiva se llama ShowCollection y tiene prendas que son réplicas de algunas de las que ha usado Maluma en momentos relevantes de su carrera, como la camisa que lució en los Grammy o la que llevaba cuando grabó el video de La tierra del olvido. 
Dice que no es vanidoso, aunque cuesta creerle por los bíceps marcados y la chocolatina del abdomen que mantiene con ejercicio, barras y yoga. “No lo hago por verme bien sino por mantener mi cuerpo y mi mente sanos. Me gusta mucho la cultura budista y su forma de pensar”. En el brazo izquierdo tiene tatuado un buda, un templo tibetano y una flor de loto, que reflejan su filosofía de vida. Como buen paisa es “echao pa’lante”, chistoso, relajado, no se complica. Él canta como Maluma pero vive como Juan Luis Londoño, el hijo consentido de Marlli y Luis.
Sus papás se separaron cuando él tenía 12 años, y eso, sin duda, marcó su relación con las mujeres. Ha tenido varias novias, pero, según él, nunca se ha enamorado. Y a pesar de que los medios todos los días le inventan una nueva relación de pareja, la más mediática fue con la cantante Belinda. 
Por esa inestabilidad emocional surgió el rumor de que era gay pero a él esos comentarios le resbalan: “Si fuera homosexual lo diría sin ningún problema, me parece lo más normal del mundo. Lo que sí me afectó fue que mi mamá me llamara llorando porque habían dicho que yo no quería a mi familia, que me había enamorado de mí mismo y no creía en nadie. Ella me dijo: ‘No sé por qué te están inventando eso, si yo sé quién sos vos’”. 
La gente también comenta por ahí que la fama que le ha dado el reality La voz, que lidera el rating del prime time, se le ha subido a la cabeza, pero Maluma insiste en que son inventos: “Sigo siendo el mismo de siempre, lo que pasa es que ahora soy más maduro. Estamos en un programa donde le tenemos que hablar seriamente a los niños”. Fue el coach ganador de la primera temporada y espera volver a triunfar. “Lo más bonito de La voz es que me ha abierto las puertas de todos los hogares en Colombia, la gente que no sabía quién era yo, ya me conoce. Les mostré mi corazón, ya no tengo secretos”. 
Maluma extraña el arroz con huevo y plátano maduro que le prepara su mamá, levantarse a cualquier hora un sábado, ir a piscina y, sobre todo, pasar tiempo con su familia, que es su polo a tierra. “Me la paso en un avión para arriba y para abajo. Hoy canto en Argentina y mañana en México. No tengo cama y mi clóset es una maleta. En Bogotá vivo en un hotel y pido room service”. Ahora está construyendo su casa en Medellín con un diseño que les entregó a los arquitectos en una servilleta. 
Es romántico, coqueto, buen cocinero y un excelente bailarín. La salsa es su música favorita y Héctor Lavoe, su ídolo. Su himno es El cantante y cuando lo interpreta cierra los ojos y se transporta: “Yo, soy el cantante muy popular donde quiera; pero cuando el show se acaba soy otro humano cualquiera. Y sigo mi vida con risas y penas, con ratos amargos y con cosas buenas”. “Así soy yo”, dice

LO MÁS VISTO