Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Janca Una nena muy macha

Janca Una nena muy macha

Revista Jet-set

La fotógrafa colombofrancesa logró reunir a más de 60 artistas frente a su cámara. A los hombres los transformó en mujeres y a las mujeres en hombres. El resultado de este cambio de roles acaba de ser expuesto en Bogotá y quedó plasmado en un libro: Machos, historias de nenas.
Janca renueva su trabajo de puestas en escena, que ya había comenzado en 1989 con su libro La Bella y la Bestia. Foto: ©Imagen Reina/13.
Por: 25/4/2013 00:00:00
No fue difícil convencerlos de que posaran para ella. Los amigos que Janca ha hecho durante 16 años de carrera saben que cualquier proyecto que emprende lleva una gran dosis de originalidad y un tema de fondo, además de diversión garantizada. Diseñadores de moda, actores, cantantes, periodistas, escritores, productores de cine y bailarines se dejaron envolver en su rollo de fotografiar puestas en escena. Los hombres caracterizados en roles femeninos y las mujeres que sacaron su lado masculino se atrevieron a transformarse para apoyar una acción decidida frente al machismo y decirle “no más”. Janca dice que su nuevo libro, Machos, historias de nenas, tiene como propósito hacer una crítica de mujer a mujer: “Enfrento un tema tabú. Me opongo a aquellas que aún en estos tiempos siguen exigiéndoles a sus hijas que se ocupen de sus hermanos y que además les imponen oficios que aparentemente están destinados solo para ellas”.

La caleña, que se define como una persona muy alegre, está convencida de que con el humor se pueden decir mejor las cosas. Para este proyecto buscó abordar el tema sin agredir a nadie, e hizo caracterizaciones como las del chofer, el mecánico, el bombero, la quinceañera o la deportista sexy, que siempre han sido un cliché. “En principio no sabía cómo hacerlo. Empecé por probar con mujeres interpretando mujeres, sin un resultado satisfactorio. Después de varios intentos, le pedí al novio de una de mis amigas actrices que representara a la enfermera que a él le gustaría que lo atendiera. Fue perfecto. Ahí nació la idea de invertir los papeles. Lo más interesante fue descubrir la mirada que ?tienen los unos de los otros”.

Este proyecto de más de 200 fotografías, 60 artistas y 13 maquilladores tenía un precedente. En 1998 Janca editó su primer libro, La Bella y la Bestia, en el que representó a algunos personajes destacados en la literatura y el cine clásicos. Una de las principales modelos fue su mentora, Fanny Mikey, quien posó como la princesa rusa Pauline Ostrovski, musa de El jugador, de Fedor Dostoievski. “Fanny, quien fue mi madrina, alguna vez me dijo: ‘Que no sea la falta de dinero lo que te frene, hay otras puertas’. Entusiasmada, decidí hacer mis minipelículas, con imagen fija. Al comienzo mis amigos del Teatro Nacional y las productoras de telenovelas me prestaban el vestuario y los accesorios que necesitaba”, recuerda Janca.

Para la fotógrafa, que vive entre París y Bogotá, todo está inventado. “La diferencia está en la manera como se presentan las cosas. Sin embargo, tuve miedo de que se estigmatizaran estas fotografías como un juego de travestis”. Para evitar la confusión, con Machos, historias de nenas, se cuidó de no caer en lo grotesco. “Es la primera vez que se reúnen tantos artistas para un mismo proyecto. Pero en ningún momento alguien me dijo, ‘No hagamos esta foto porque no sé lo que vayan a pensar de mí cuando salgan publicadas’. Desde el principio quedó claro que estaban interpretando un personaje”, recalca.

Los trabajos de esta publicista, formada en la Francia natal de su madre, siempre han sido producto de su tesón. “Nunca conseguí un editor, ni nadie que me patrocinara. No sé cómo hacerlo. Sueño con encontrar un mecenas o una editorial que me pida libros”, reclama. Pero mientras eso pasa, su creatividad no se detiene. Su próximo proyecto, que inicia en julio, estará enfocado en la ópera. Para este libro convocará a otros artistas que le han pedido formar parte de sus locuras, y usará como escenario 30 lugares emblemáticos de Bogotá. “Estoy haciendo una selección de óperas, como por ejemplo Carmen, de Bizet, en las que el conflicto no sea la clase social, el malo siempre sea el rico y viejo, y el bueno siempre pobre y bonito. Además voy a involucrar a algunos artesanos para que diseñen los marcos de las fotografías en acero y madera, porque mi propósito es hacer trabajo en equipo y resaltar el talento que existe en nuestro país”, concluye.
LO MÁS VISTO