Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Jackie Kennedy las cartas secretas

Jackie Kennedy las cartas secretas

Gente

Los herederos de la primera dama de Estados Unidos atajaron el millonario remate de las reveladoras misivas que ella le escribió a un cura de Irlanda durante 14 años.
Jackie le dijo al cura que el presidente Kennedy estaba consumido por la ambición y que se había casado con ella por razones prácticas, para beneficiar su carrera. Foto: AP
Por: Edición 2849/6/2014 00:00:00
Fue la mujer más famosa del mundo, pero también la más celosa de su privacidad, al punto de que rara vez dio entrevistas y no escribió sus memorias. Por eso, el hallazgo casual de las 33 cartas que le dirigió al padre Joseph Leonard, entre 1950 y 1964 conmocionó, pues permiten conocer sus opiniones como mujer y testigo excepcional de la historia. Sorprende, por ejemplo, lo realista que era acerca de su relación con su esposo John F. Kennedy. Desde antes de casarse con él, sabía lo mujeriego que era: “Es como mi padre de cierta forma, adora la caza pero le aburre la conquista; una vez casado necesita probar que aún es atractivo y entonces coquetea con otras mujeres y te hiere”, le reveló en 1952. Pensaba además que si su noviazgo con él terminaba en boda, “sería por razones prácticas, porque su carrera (política) es lo que lo conduce”.

Leonard le encantaba a Jackie: “Ama lo que amo y puedes divertirte con quien puedes hablar de todo en este mundo y al conocerte no sufrirá un shock”. Así, él llegó a ser su único confidente, tan cercano, que se despedía con “XXXOOO”, que significa “abrazos y besos”, y expresiones efusivas como “barriles, carretillas y camiones cargados de amor para usted”. Lo curioso es que solo se vieron dos veces en la vida: cuando se conocieron en Irlanda y en el retorno de ella a ese país con Kennedy, quien sintió celos del cura que le reprochaba que fuera “veleidosa”.

“Quizá estoy deslumbrada y me pinto a mí misma en un mundo reluciente de testas coronadas y Men of Destiny (una pintura de Yeats) y no solo como una pequeña y triste ama de casa”, reflexionaba en otra de las cartas, llenas de perdón para su marido, pero fulminantes con la familia de él. De su suegra, Rose Kennedy, expresaba: “No creo que sea muy brillante. Ella siempre preferirá rezar el Rosario que leer un libro”.
LO MÁS VISTO