Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El lenguaje secreto de Isabel II de Inglaterra con su cartera

El lenguaje secreto de Isabel II de Inglaterra con su cartera

REVISTA JET-SET

La monarca usa su bolso para enviarles mensajes a sus ayudantes y liberarse de situaciones embarazosas.
Isabel se pasa la cartera de una mano a la otra para avisarle a su staff que quiere dar por terminada una charla. En la foto, en su visita a Liverpool en junio del año pasado, con un abrigo de Stewart Parvin, sombrero de Rachel Trevor-Morgan y bolso de Launer, su proveedora oficial de este accesorio. Foto: Revista Jet-set.
Por: Revista Jet-set.3/4/2017 17:00:00

“La reina se sentiría perdida sin su cartera”, le dijo Phil Dampier a ¡Hello! hace poco. Es una de las señas de identidad más propias del estilo de la monarca, junto con sus sombreros, sus tiaras o sus perlas. “Es su posesión más preciada y una herramienta valiosa. La reina no va jamás a ninguna parte sin su bolso. El único momento en que puede no llevarlo consigo es cuando está en un ambiente completamente relajado como (su mansión) en Balmoral”, agregó Dampier, quien es consciente de la gran curiosidad que suscita, tanto entre sus súbditos como entre sus millones de admiradores en el resto del planeta, esta prenda de Isabel, 65 años después de su ascenso al trono.

Foto: Revista Jet-set.

Por eso, este periodista que ha seguido y escrito sobre la familia real de Windsor por tres décadas, publicó el libro What’s In The Queen’s Handbag: And Other Royal Secrets (Qué hay en el bolso de la reina: y otros secretos reales). Su gran conclusión, como la de otros que han investigado al respecto, es que el contenido de la cartera real quizá no se sepa nunca, pero lo que sí da por cierto es que ella no solo porta allí sus efectos personales, sino que ha hecho del accesorio un medio para comunicarse con su staff en sus apariciones en público.

Dampier sostiene que en sus paseos entre la gente, Isabel coloca la bolsa a un lado para avisarles a los miembros de su séquito que es tiempo de retirarse. Entonces, para que nadie se sienta desairado, una de sus damas de compañía hace su aparición entre los curiosos o se involucra en la conversación, lo que la reina aprovecha para escabullirse.

Lea también: Isabel II cumple 65 años en el trono

La cartera en el piso es un llamado de rescate urgente de la reina porque no está disfrutando de la conversación con alguien. En octubre de 2011 estuvo en el Royal Children’s Hospital, de Melbourne, durante su visita oficial a Australia. Foto: Revista Jet-set.

El historiador de la realeza Hugo Vickers apoya esta teoría y le reveló más señas del código real a People hace poco. En eventos sociales o de alta concurrencia, algunos prolongan la charla más de lo debido. En ese caso, la reina se pasa la cartera de una mano a la otra, para que sus asistentes acudan en su ayuda. Vickers también aclara que las damas de compañía intervienen con mucho tacto, con frases como: “Señor, al arzobispo de Canterbury le encantaría conocerlo”.

Lea también: Reina Isabel II condena "terrible violencia" de atentado en Londres

Con la cartera en la mesa, Isabel indica que está lista para salir en cinco minutos, mientras que si la pone en el piso es un llamado urgente porque no está disfrutando una conversación. Al respecto, la biógrafa Sally Bedell Smith, autora de Elizabeth the Queen: The Woman Behind The Throne, recuerda que la monarca es amistosa en su trato y evita la controversia, llevada por su temperamento y por su posición, que no le permite tomar partido en público.

Foto: Revista Jetset.

Otro inconveniente que debe capotear la reina es la imprudencia de quienes no guardan una conveniente distancia de ella. Para alejarlos y ganar espacio, crea una barrera gracias a la forma compacta de sus piezas, fabricadas enteramente por Launer. La casa londinense cuenta con la Royal Warrant desde 1981, o sea que está licenciada para dar a conocer en sus etiquetas y publicidad que es proveedora de la casa real.

Su majestad se vale de su cartera para ganar espacio cuando alguien se le acerca más de lo deseable. Así lució en las carreras de Ascot de 2007. Foto: Revista Jet-set.

La fascinación de Isabel por la marca comenzó en 1968, cuando el diseñador Sam Launer le mandó una prenda de regalo. Hoy, su actual propietario, Gerald Bodmer, se esmera por mantener vivos los detalles que la fascinaron hace medio siglo. “Todas las carteras que hacemos para la reina son a la medida, hechas con finísimo cuero de becerro. Están forradas con la gamuza más suave, para que ella pueda encontrar sus cosas fácilmente”, le dijo a ¡Hello!

¿Y qué objetos son esos? De una parte, es claro lo que no necesita llevar: pasaporte ni ningún tipo de documento como la jefa de Estado que es. Tiene sirvientes, carros y choferes de sobra, así que tampoco requiere la tarjeta del metro, ni llaves ni teléfono celular.

Lea también: La Duquesa de Cambridge y su costoso ropero

Por otro lado, Dampier, Vickers y Bedell Smith coinciden en que algo seguro en el bolso real es un gancho portátil en forma de ‘S’ que su majestad usa para colgarlo debajo de las mesas. Otra pista la da Bodmer, quien cuenta que cada pieza que Launer le confecciona viene con su estuche para lentes, espejo y monedero.

La reina exige que su cartera sea fácil de abrir o sea que nada de correderas. Su forro, de finísima gamuza, le permite encontrar las cosas fácilmente. Foto: Revista Jet-set.

Biógrafos y cronistas apuntan que Isabel solo lleva dinero, a lo sumo 10 libras, para la limosna en los oficios religiosos. Carga además pastillas de menta, chocolates para sus corgis, un pañuelo, una plumafuente, pintalabios, un crucigrama arrancado de un diario, una pequeña cámara para captar a los gobernantes que la visitan, una navaja (recuerdo de sus días de girl scout) y binoculares cuando va al hipódromo. Así mismo, cuentan, la acompañan fotos y figurillas de caballos o perros que le han regalado sus hijos, los cuales ella considera amuletos de la buena suerte. En fin, concluye el periodista, la cartera define muy bien quién es la reina de Inglaterra: una mujer práctica, discreta y con fuertes lazos familiares.

Lea también: Los perros de la Reina Isabel II viven como reyes

Sus modelos favoritos

En 2014 llevó al Palacio del Elíseo de París la cartera Anna, de 1.200 dólares, que también usa en negro mate y de charol. Foto: Look Press Agency.

En 2009 lució el estilo Grace, de charol y con el logo de Launer adornado con cristales, de 1.000 dólares. Foto: AFP.

Launer ha creado para Isabel prendas exclusivas, como esta cartera plateada de fiesta para momentos como la apertura del Parlamento. Foto: AFP.

En 2012 llevó a Kuwait la cartera Sofía, de 1.300 dólares. El diseño original es para colgar al hombro pero ella mandó a cortarle la correa. Foto: AFP.

Launer se inspiró en Isabel para crear el tipo Royale, de 2.200 dólares. También le encantan los modelos Bellini, Lulu y Encore. Foto: AFP.

Lea también: El estilo de su majestad Isabel II de Inglaterra 

LO MÁS VISTO