Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Ingrid Betancourt de regreso a clases

Ingrid Betancourt de regreso a clases

Revista Jet-set

Cinco años después de la Operación Jaque, Ingrid Betancourt volvió a la universidad. En Oxford, Inglaterra, estudia Teología y en Pamplona, España, desarrolla la investigación para su tesis sobre los aportes de la Iglesia latinoamericana al Vaticano. Esta pasión por los temas religiosos nació cuando estaba en la selva.
Ingrid Betancourt estudia Teología en Oxford, Inglaterra, pero realiza la investigación de su tesis en la Universidad de Navarra, en Pamplona, España. “Mi trabajo de grado es acerca de la teología de la liberación, para entender el compromiso de la Iglesia frente al mundo moderno”, dijo la colombiana. Foto: Cortesía Universidad de Navarra.
Por: Edición 26310/7/2013 00:00:00
En 2008, cuando Ingrid Betancourt recobró la libertad gracias a la Operación Jaque, aseguró ante la prensa que solo pensaba en recuperar los seis años que había perdido en la selva. Efectivamente en esta media década, la excandidata colombiana escribió un libro acerca del secuestro, recorrió medio mundo para narrar aquellas vivencias y se matriculó en la Facultad de Teología de la Universidad de Oxford, Inglaterra, donde empezó su tesis de grado.

El regreso a las aulas y, puntualmente, sus estudios sobre temas religiosos fueron motivados por sus experiencias místicas durante los días en que estuvo en poder de las Farc: “en la selva me encontré con Dios, muy de frente. Por eso necesitaba investigar acerca de Él. La fe necesita explicaciones racionales, no puede ser una creencia supersticiosa”.

Durante unas semanas, Ingrid se ausentó de Oxford y aterrizó en la biblioteca de la Universidad de Navarra, en la ciudad española de Pamplona, donde recopiló los primeros datos para su tesis sobre la teología de la liberación en Latinoamérica y el aporte de la Iglesia argentina a este movimiento.

La llegada de la exsecuestrada bogotana a los campos universitarios de Inglaterra y España movilizó a los medios locales, con la misma dimensión de los días en que fue liberada. Por ejemplo, la versión on line del diario estudiantil The Oxford Student publicó un perfil de Ingrid, incluyendo algunos datos de su secuestro, como los difíciles momentos en que se refugió en la Biblia y en la saga literaria de Harry Potter.

Por su lado, en Pamplona los medios regionales como el Diario de Navarra fotografiaron a la inquieta política en medio de un centenar de libros religiosos que datan de los años sesenta, cuando se empezó a gestar la teología de la liberación en Brasil y Argentina. En una entrevista para este periódico habló de su liberación y de la remota posibilidad de postularse a la presidencia colombiana. Sobre este segundo punto, la excandidata utilizó el lenguaje de las encerronas taurinas que se realizan anualmente en la localidad pamplonesa: “no lo estaba considerando porque me tomó un tiempo salir del traumatismo del secuestro. Entrar en la arena política es un San Fermín, la fiesta que ustedes hacen acá. Hay que correr rápido. Se necesita mucha resistencia psicológica”.

Mientras tanto, ella permanece concentrada en los estudios y en una serie de temas que parecerían exclusivos de los sacerdotes. Ingrid Betancourt, de 51 años, comparte las aulas con laicos de todo el mundo y con jóvenes que son de las edades de sus hijos, Mélanie y Lorenzo Delloye.
LO MÁS VISTO