Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Howard G. Buffet el millonario detrás del megacolegio de Shakira

Howard G. Buffet el millonario detrás del megacolegio de Shakira

Revista Jet-Set

El hijo del cuarto hombre más rico del mundo, según la revista Forbes, ayudó a financiar el nuevo colegio de la Fundación Pies Descalzos, liderada por Shakira, que se inauguró esta semana en Lomas del Peyé, una de las zonas más pobres de Cartagena.
Howard G. Buffett estuvo en Cartagena con Shakira hace tres años poniendo la primera piedra del colegio, que se inauguró la última semana de febrero.
Por: Edición 27724/2/2014 00:00:00
Hay padres que reparten su herencia en vida. Warren Buffett, el segundo hombre más rico de Estados Unidos, un día de 2006 reunió a sus tres hijos, Howard, Susan y Peter, y les dio a cada uno un billón de dólares para que gastaran como bien quisieran en sus respectivas fundaciones de caridad. Peter, el menor, es músico y trabaja por el bienestar de los americanos nativos; Susan, la mayor, se encarga de la Fundación Sherwood que antes dirigía su fallecida madre; y Howard, el de la mitad, es el hombre del campo. El mismo que se alió con Shakira para construir un colegio de la Fundación Pies Descalzos en Cartagena.

Hace tres años Buffett hijo estuvo en La Heroica para poner la primera piedra al lado de la cantante. No fue solo un acto protocolario. Antes de eso, el mecenas recorrió con Shakira las obras del primer colegio que hicieron en Barranquilla. Este es uno de una nueva camada de patrocinadores que no se limitan a firmar cheques: como principio, no participan de iniciativas que no conocen.

Howard escribió el libro Cuarenta oportunidades: encontrando esperanza en un mundo con hambre, donde recoge fotografías y experiencias como filántropo alrededor del mundo. Así como cuenta su encuentro con un señor de la guerra en África, y una aldea donde fue testigo de 50 niños encadenados a grilletes en Senegal, destaca haber compartido con Shakira en Barranquilla, su trabajo frente a Pies Descalzos, una de las fundaciones depositarias de su cooperación. De hecho, fue una de las historias con las que promocionó su libro en todo el mundo.

Para Howard, su misión está por el lado de la filantropía inteligente. En apartes de su libro afirma: “llevamos 30 años de fallas en el mundo de las ONG; a menudo equivocamos el enfoque de las ayudas. Muchas veces, pensamos en las comodidades del mundo, solo desde el punto de vista occidental. Los pequeños proyectos individuales no representan el verdadero cambio. No lo hemos hecho suficientemente bien”.

Para el magnate norteamericano, el caso de Shakira y Colombia es emblemático a la hora de pensar en erradicar la pobreza de una región particular, y lo destaca en su libro, al lado de otras 39 experiencias. Su conclusión después de casi 20 años al frente de fundaciones, es que es urgente apoyar las iniciativas de buen gobierno, y casi todo acaba enfocado en la educación.

Shakira habla sobre este proyecto, donde además comparte créditos con las fundaciones Mario Santo Domingo y FCBarcelona: “invertir en educación es precisamente lo que consideramos que puede romper las cadenas de la pobreza, en una de las regiones más desiguales del mundo”. 

Este es el sexto colegio de Pies Descalzos. No es gratuito que haya sido en las Lomas del Peyé; según Patricia Sierra, directora de Pies Descalzos, esta es la zona de los pobres más olvidados de la ciudad, punto de concentración de familias desplazadas y sector deficitario en educación. La construcción y el diseño corrieron por cuenta de Giancarlo Mazzanti, arquitecto responsable de megaobras en Colombia como algunas de las bibliotecas más importantes de Medellín. Mazzanti aprovechó un lote de montaña, único espacio libre de invasiones de la localidad, ahora con 14 mil metros cuadrados construidos. Son 49 aulas que albergarán 1700 estudiantes, entre primera infancia, primaria y secundaria, con áreas deportivas que envidiaría cualquier club especializado.

Todos estos esfuerzos coinciden en un mismo punto: no se trata solamente de generar un espacio educativo, se deben ofrecer oportunidades. El colegio de Lomas del Peyé es un oasis en una zona deprimida, que va afectar no solo a los 6000 estudiantes, se calcula que cerca de 30 mil personas se benefician con la construcción. Es la misma teoría que el millonario norteamericano defiende con sus intervenciones en África: el bienestar se replica. Allá trabaja desde la lucha contra el hambre; aquí, desde la educación.

A Howard Buffett le gusta presentarse como granjero, aunque es un decir. Entre sus propiedades de Illinois, Arizona y Sudáfrica, suma 5500 hectáreas. Los Buffett crecieron en Omaha, como cualquier hijo de vecino; su padre todavía no figuraba en el olimpo de los millonarios. Antes de los 18 años, Howard sacrificó tres años de navidades y regalos de cumpleaños para recibir su primer carro. Hoy se concentra en su trabajo filantrópico diseñando estrategias para aliviar el hambre en Estados Unidos y África. En medio del proceso, visita amigos partícipes de sus ideas como Tony Blair y el príncipe Carlos, y cuenta las cicatrices que le han dejado los guepardos en su hacienda surafricana, que utiliza como laboratorio de cultivos experimentales. Y aunque quiere pasar como uno más, no todo el mundo puede contar que Bono cantó en el funeral de su madre. O que su padre donó 31 billones de dólares a la Fundación Bill y Melinda Gates.
LO MÁS VISTO