Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

House of cards: El hit de las series on line

House of cards: El hit de las series on line

Revista Jet-Set

Es la primera serie on-line que gana tres Emmys y uno de sus fieles seguidores es el presidente Obama quien pide en Twitter que nadie le cuente adelantos. En febrero, cuando se estrenó su segunda temporada, tuvo más de un millón de trinos de espectadores conmocionados.
Además de Obama, el Partido Comunista chino se desvive por House of Cards. Lo usan como ejemplo para mostrar hasta dónde pueden llegar los corruptos. La segunda temporada involucra a China como escenario de las luchas políticas. Foto: AFP.
Por: Edición 27813/3/2014 00:00:00
House of Cards es uno de los fenómenos de la nueva televisión on-line. Solo se puede ver en Netflix, un portal de Internet que tiene 44 millones de suscriptores. Algunos de los seguidores del drama político responsabilizan al actor Kevin Spacey por el éxito de la serie, que cuenta los intríngulis de lo que pasa en el Congreso de Estados Unidos, encarnado en un parlamentario que hace lo que sea para ganar, y permitir que los demás pierdan, que maneja el espectro político como si fuera un videojuego y que tiene los escrúpulos del villano de un cómic de superhéroes.

Gran parte del encanto de House of Cards radica en lo verosímil que es. Parece la vida real. La historia de la serie, que el día de San Valentín estrenó su segunda temporada, está contada desde la óptica de un congresista de la Cámara de Representantes (House of Representatives, un juego de palabras con Castillo de naipes). Frank Underwood es una figura clave de los demócratas a la hora de mover sus fichas y sus intereses en el Gobierno. El protagonista tiene pase directo a la Casa Blanca y a la oficina oval. Y poco a poco, va escalando posiciones hasta la mismísima Vicepresidencia de Estados Unidos. Su llegada a este cargo simboliza una venganza contra los que alguna vez le negaron la posibilidad de ser secretario de Estado.

¿Lo peor de todo? Frank Underwood es un villano encantador, como Hannibal Lecter, como el Guasón o como Don Corleone, el Padrino. Hijo de una familia de la que poco se sabe, asistió a una academia militar donde tuvo un leve escarceo homosexual, tal vez el pasaje más conmovedor de la serie. Estudió derecho en Harvard y dio el salto a la política donde ha ido escalando peldaños, mientras corta las escaleras de otros. Está casado con Clare, una mujer brillante, hermosa y con una siniestra empatía con él. No tiene hijos, es ateo, su credo es el poder, y todo lo demás queda en un segundo plano. Hasta el dinero y el sexo. Toda la serie se graba en un estudio en Maryland de más de 300 mil metros cuadrados, donde recrean la Casa Blanca, el Congreso y la casa de los Underwood. Las escenas en carros en movimiento se filman con el telón verde de fondo. Cada temporada costó alrededor de 60 millones de dólares, el presupuesto de una película promedio de Hollywood.

Aunque Spacey ya tenía un cupo ganado en la meca del cine, este papel lo ha consagrado frente a la audiencia televisiva. Ganador de dos premios Óscar, absolutamente hermético con su vida privada, sin pareja conocida, ni hijos, se resiste a hablar de sí mismo. Su explicación a los medios es escueta: “cuanto menos conozcan de mi vida privada, más me van a creer el rol que interprete en la gran pantalla”, le respondió alguna vez a un periodista que le reclamó su fachada tapiada. En entrevista para el sitio de opinión The Daily Beast, dijo que el hecho de no revelar su opción sexual, no era una mentira; si acaso, un silencio, simplemente.

La pregunta obligada que le hacen a los creadores de House of Cards es: ¿qué tanto se ajustan a la realidad gringa? ¿Cuánto es exageración? La respuesta políticamente correcta es que la historia está basada en una serie británica que, a su vez, se inspiró en un libro de Michael Dobbs, así que ningún personaje está relacionado con la política estadounidense. Sin embargo, dicen que un congresista mencionó alguna vez: “creo que lo único que es exagerado es que nunca un proyecto de ley fue aprobado tan rápido”. Obama dijo en televisión nacional: “ojalá las cosas fueran tan ferozmente eficientes en la vida real como pasan en este programa”. Al presidente de Estados Unidos lo han tentado a aparecer en un cameo en la serie, pero él no habla de la oferta. Sin embargo, en una audiencia con un alto ejecutivo de Netflix, Obama le pidió que le adelantara qué iba a pasar en la siguiente temporada.

Frases de Frank Underwood

"Todo tiene que ver con sexo, excepto el sexo. El sexo se trata de poder”.
“De los amigos surgen los peores enemigos”.
“Solo se necesitan diez segundos para destruir las ambiciones de un hombre”.
“Vaya pérdida de talento. Él eligió el dinero en lugar del poder, un error que en este pueblo casi todos cometen. Dinero es la gran mansión en Sarasota que empieza a caerse a pedazos luego de diez años. Poder es el viejo edificio de roca que resiste por siglos”.
“La generosidad también es una forma de poder”.
“Siempre está bien que te deban favores”.
“Quiero a esa mujer. La quiero más de lo que un tiburón quiere la sangre”.
“Algunas veces la única manera de ganar el respeto de nuestros superiores es desafiándolos”.
“Para todos los que llegamos a la cima de la cadena alimenticia no hay piedad. Pero existe una regla: caza o te verás cazado”.
“El camino al poder está pavimentado con hipocresía y casualidades”.
“…Y entonces me preguntó si no creía en Dios. Le contesté que estaba equivocado. Dios es el que no cree en nosotros”
LO MÁS VISTO