Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Hombre con hombre  y mujer con mujer

Hombre con hombre y mujer con mujer

Revista Jet-set

Según la Cámara de Comercio LGBT de Colombia, en el país hay cinco millones de homosexuales y lesbianas. Las estadísticas crecieron a partir de la visibilidad que adquirió esta comunidad. Las parejas del mismo sexo se han ganado espacios en la política, las artes y los medios de comunicación. Jet-set reunió a varias a propósito del mes del Amor y la Amistad.
Felipe Cárdenas y Andrés Vásquez. Foto: Camila Reina/14
Por: Edición 29012/9/2014 00:00:00
Felipe Cárdenas y Andrés Vásquez
Recuerdos de una boda escandalosa
La boda anglicana de Felipe Cárdenas y Andrés Vásquez, en Cartagena, en el 2011, robó más titulares que la elección de la reina de belleza de ese año. Tres elementos se conjugaron para darle el carácter escandaloso a la ceremonia: se casaban dos hombres, Piedad Córdoba era la madrina e invitaron al procurador Ordóñez y a la cristiana Viviane Morales, entonces Fiscal de la Nación. Por supuesto, estos dos últimos no asistieron, pero los novios quedaron en el foco de los medios. Además, al día siguiente del enlace, nunca se supo por orden de quién, uno de los novios, el politólogo liberal Andrés Vásquez, fue detenido por los delitos de injuria y calumnia contra el exsenador José Name Teherán. “Parece que querían parar la unión gay”, dijo a las pocas horas, cuando recobró la libertad. Ni siquiera cuando salieron del clóset vivieron tantas situaciones estresantes como en el momento de la ceremonia.

Hoy, Cárdenas es Presidente de la Cámara de Comercio LGBT, que apoya las inversiones de la comunidad y a las empresas interesadas en este nicho de mercado. Por su parte, Vásquez es asesor empresarial y tiene el portal Gayhills.com, que promueve productos y servicios para las minorías sexuales.

Catalina Villa y Blanca Inés Durán
Símbolos del otro amor
Hace cuatro años, Blanca Inés Durán, directora de la Defensoría del Espacio Público en Bogotá, y Catalina Villa desafiaron a la sociedad y las instituciones conservadoras al convertirse en pioneras del matrimonio de parejas lesbianas en Colombia. Según entendidos, la decisión de las dos repercutió socialmente al ponderarse como ejemplo para muchas personas que no se atrevían a salir del clóset o sentían miedo de enfrentar a la familia. Según asociaciones LGBT, Blanca y Catalina sembraron una semilla que germinó y dio frutos en el país, donde se han dado avances significativos en el tema de la tolerancia y en el ámbito legal, como el fallo de la Corte Constitucional que aprobó la adopción entre personas del mismo sexo si una de las dos es el padre o la madre biológica.

Pero Blanca y Catalina buscan más logros en calidad de activistas de los derechos de las minorías. Todavía hay matoneo y discriminación laboral contra miembros de la colectividad LGBT. Por ello, en algunos foros y charlas las dos han planteado un sistema de salud más incluyente a partir de un plan obligatorio que asista a los transgéneros en los tratamientos hormonales y cambios de sexo.

Claudia López y Angélica Lozano
Querer es poder
La senadora Claudia López nunca habla de su vida sentimental con los medios, si bien en la página del Partido Verde dice que ha sido de relaciones largas, aunque parecía condenada a terminarlas después de cinco años en pareja. Aquellas tusas –unas más dolorosas que otras– hacían implosión en su temperamento vigoroso y frentero. En el mismo sitio de la web cuenta que cuando conoció a la representante Angélica Lozano, su actual pareja, le dijo con algo de prevención: “Listo, tengamos una relación pero quiero que sea la última”.

Claudia y Angélica son herméticas pese a su activismo de años en los movimientos LGBT que luchan por la igualdad de derechos de las lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas.

La llegada de estas líderes políticas al Capitolio despertó la prevención del sector más conservador del cristianismo, que encabeza el exsenador Víctor Velásquez y quien hace días las demandó ante el Consejo de Estado con el argumento de que son pareja, razón por la cual no pueden estar bajo el mismo toldo del Congreso. “Soy soltera. Si algún día me caso o me uno maritalmente, asumiré feliz todas las consecuencias que se deriven”, dijo Claudia López en defensa de sus investiduras. El Partido Verde las respaldó y les prometió acompañamiento durante el proceso legal.

El caso llegó a instancias de Colombia Diversa, el organismo que defiende a las minorías sexuales. “Velásquez tiene actitudes homofóbicas”, dijo Mauricio Albarracín, su director ejecutivo.

Guillermo de la Torre y Jorge Iván Castro
El amor a largo plazo
Con los 26 años que llevan juntos le han demostrado al mundo que su amor es tan firme y estable como el de cualquier unión heterosexual. Su casa es centro de reunión de su gran grupo de amigos, que los quieren, los respetan y los admiran; y como profesionales no podrían ser más exitosos y reconocidos: Memo es el director de comunicaciones corporativas de Unilever, mientras que Jorge Iván ejerció el periodismo durante 20 años y ahora se prepara para ser chef.

Su historia de amor empezó cuando los dos eran estudiantes: “Nos conocimos en la universidad, pero nos demoramos en empezar nuestra relación. Al principio, el único interesado en iniciarla era yo –dice Memo, el más extrovertido de los dos–. Sin embargo, después de insistir tres años, llegó mi gran oportunidad. Jorge Iván organizó un paseo a su finca con todos los compañeros de la universidad pero yo llamé a todo el mundo a decirle que teníamos que posponer los planes. La gente aceptó y me presenté solo. A pesar de la sorpresa de Jorge Iván, arrancamos el viaje. Fue allí precisamente, el 1º de abril de 1988, cuando desplegué todas mis armas de seducción y desde entonces vivimos juntos”.

Memo y Jorge Iván se casaron frente a un notario cuando la Corte Constitucional equiparó la unión gay con la unión marital de hecho. Tienen planeado unirse en matrimonio pronto y dicen que en algún momento de sus vidas habrían adoptado pero consideran que ya se les pasó la hora. Hoy viven juntos y felices, están montando un restaurante que se llamará Castro, y declaran que “es increíble que la gente crea que porque uno no encaja en la ‘norma social’ está condenado a ser infeliz”.

Santiago Giraldo y Álvaro Emiliani
Una modern family
En casa de Santiago Giraldo, presentador del programa Flash Fashion de NTN24, y del artista plástico Álvaro Emiliani, el pan es pan y el vino es vino. O mejor, los dos hablan sin rodeos y llaman las cosas por su nombre. “Como dicen, el último en enterarme de que era marica fui yo. La verdad no sé si mi familia sufrió, ellos hablan bajito. Por mi lado estoy pleno, que si los traumatiza, que si comentan, que si murmullan, es porque quizá no tienen una vida demasiado entretenida”, dice Santiago con un estilo tan directo como el de su pareja. “Salí del clóset a los 17 años. Me gradué de gay y de bachiller al mismo tiempo”, asegura Álvaro. Los jóvenes tomaron la decisión de dejar el activismo gay en manos de otras personas con más entusiasmo y tiempo para participar en las asociaciones de LGBT institucionales y no gubernamentales. “No me gusta sentirme parte de una minoría ni me produce confianza autovictimizarnos”, puntualizó Giraldo. El sentido de ir en contravía no los exime de rechazar la estigmatización religiosa hacia los homosexuales. También condenan a los opositores de la adopción de niños entre personas del mismo sexo. “Escuché por ahí que estas nuevas familias a lo mejor generarían hijos más sanos mentalmente. Por fin tendríamos una clase política digna”, concretó Santiago Giraldo.
LO MÁS VISTO