Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Mateo García, el nieto guionista de Gabo

Mateo García, el nieto guionista de Gabo

REVISTA JET-SET

El joven cineasta e hijo del director Rodrigo García escribió el guion de la película Desierto, que pasó por los festivales de cine de Toronto y Los Ángeles. Lo hizo con uno de sus amigos más entrañables, Jonás Cuarón, uno de los creadores de la película Gravity. Mateo y el nobel colombiano tuvieron una química especial gracias a la literatura y al séptimo arte.
El guionista siempre asistió a las celebraciones del cumpleaños de Gabo en la casa del Pedregal de San Ángel, de la capital mexicana, donde vivió el escritor de Cien años de soledad.
Por: 10/6/2016 00:00:00

Todo estaba escrito para que el nieto de Gabriel García Márquez, Mateo García, heredara el oficio de contador de historias. Solo que no se matriculó con la literatura sino con el cine, la otra pasión de toda su parentela incluyendo al renombrado abuelo, confeso fanático del western norteamericano que incluso reflejó en varias de sus obras.

Recientemente el joven Mateo —hijo del director Rodrigo García Barcha, quien es conocido en los circuitos del cine alternativo por trabajos como Albert Nobbs y Nueve vidas— se estrenó como guionista en la película Desierto, uno de los platos fuertes del pasado Festival de Cine Independiente de Los Ángeles. La cinta, que plantea la coyuntura de los latinoamericanos indocumentados en Estados Unidos, fue escrita a cuatro manos con Jonás Cuarón, hijo de otro grande del séptimo arte: el mexicano Alfonso Cuarón, ganador de siete premios Óscar por Gravity.

Jonás le lleva la delantera a Mateo como creador de guiones, casi desde el 2011, cuando en compañía de su afamado padre escribió la aventura de la astronauta que encarnó Sandra Bullock. No obstante, durante la creación de Desierto, el más joven de los García trabajó como todo un veterano. Y es que desde niño, gracias a las conversaciones con Gabo, aprendió algunos secretos para construir situaciones y personajes ficticios e inverosímiles.

“Mi abuelo nunca contaba historias para dormir a sus nietos, solo narraba anécdotas de su vida. A mí me recomendó el libro La casa de las bellas durmientes, y la leí mucho después. También hablábamos de cine, tanto que antes de morir dijo que quería escribir guiones”, aseguró hace un par de años.

Después de estas declaraciones, Mateo nunca más volvió hablar de los asuntos familiares o de la vida privada porque heredó del lado paterno la incomodidad que le producen las entrevistas íntimas ante los medios de comunicación. Hace poco, cuando lo invitaron a hablar de su trabajo en Desierto con el fin de promocionar la cinta, el guionista exigió que no le preguntaran por García Márquez para evitar que el prestigio de su nombre estuviera ligado a la fama del nobel literario. “Estoy de acuerdo con hablar de la película con la condición de que no se mencione que soy nieto de Gabo”, advirtió.

Desierto, la producción que tiene en su nómina al mexicano Gael García y a Jeffrey Dean Morgan, uno de los galanes de las primeras temporadas de la serie de televisión Grey’s anatomy, ahonda a un ritmo acelerado, al estilo de los films de acción, las penurias de un grupo de mexicanos que entra a Estados Unidos. En pleno desierto fronterizo enfrentan la persecución de un gringo de malas pulgas que no oculta su odio por los inmigrantes.

La prensa azteca encontró que el villano de la película parecía una inspiración del candidato Donald Trump y hasta dijo que los productores aprovecharon el ambiente electoral que reavivó el tema migratorio para crear esta historia de xenofobia y exclusión social. A Mateo las comparaciones no le cayeron en gracia tras advertir que la creación del guion empezó hace más de seis años, cuando Trump solo era famoso por su peluquín, las millonarias cuentas bancarias, sus propiedades costosas y por la presentación del concurso El aprendiz. “No hicimos la película por lo que pasa políticamente en Estados Unidos. De hecho la historia no es política. Lo de Donald Trump fue una coincidencia. Desierto será vigente en cualquier época”, afirmó el guionista.

Sin embargo, de alguna manera Mateo y Jonás Cuarón se valieron del trasfondo político que han visto algunos analistas en esta cinta para publicitarla en los medios. De hecho crearon el hashtag #LasPalabrasSonTanPeligrosasComoLasBalas, un espacio virtual en el que los cinéfilos publicaron fotos con las virulentas frases que el magnate lanzó contra los mexicanos.

Desierto fue filmada en una zona árida del sur de California y sin ningún tipo de contratiempos, exceptuando la hora que duraban para transportarse desde el hotel al lugar del rodaje. El resultado finalmente convenció al jurado de la versión 40 del Festival de Cine de Toronto, Canadá, donde se ganó el premio Fipresci en la categoría de Presentaciones Especiales. Los aplausos de los jueces y del público también llamaron la atención de los críticos de la versión digital del Excélsior, quienes hablaron de la posibilidad de que esta producción sea postulada como candidata al Óscar del próximo año, gracias a sus toques de suspenso y a sus guiños con el western gringo.

Pero Desierto también encontró resistencia entre varios comentaristas como los de la revista digital Premiere, que la calificaron con tres de las cinco estrellas que ellos conceden. “La película es superficial, pero oportuna”, escribieron para referirse a la destreza a la hora de recrear un ambiente hostil en medio de las persecuciones entre buenos y malos. En medio de estos comentarios, Mateo García emprenderá otro proyecto, pero en solitario. Pronto escribirá un nuevo guion, mientras afianza la empresa de producción audiovisual que está a la cacería de nuevas historias con el fin de brillar con luz propia.

LO MÁS VISTO