Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Arturo Char es el cantante del Senado

Arturo Char es el cantante del Senado

REVISTA JET-SET

El senador de Cambio Radical es compositor y dueño de una voz que, según especialistas, se parece a la del Caballero de la Salsa, Gilberto Santa Rosa. Arturo Char se lanzó oficialmente a la música cuando compuso los jingles de su campaña y la de su hermano Álex Char.
Durante sus encuentros políticos, los electores le piden canciones. “Algunas veces lo hago. No le veo nada de malo. Me considero un tipo sencillo y natural”, dijo el congresista.
Por: 4/12/2015 00:00:00
El día que Julio Sánchez Cristo lo invitó a la mesa de trabajo de La W para que le hablara de su música, el senador Arturo Char ya llevaba 25 años como cantante. El político barranquillero, hijo del excongresista Fuad Char, heredó el gen musical de la familia paterna, con tantos artistas que entre todos podrían armar una orquesta, algunos de ellos: el pianista Simón Char, el intérprete Henry Char, el bolerista Farid Char, el compositor Mike Char y la nueva estrella de Disney, Sofía Carson, de quien se dice podría ser la nueva Sofía Vergara de Hollywood.
Antes de tomar los micrófonos de los debates electorales, en los años 80 cuando salió del ejército, Arturo Char conformó el grupo Cuba Libre, que como su nombre lo indica se dejó influir por el son y el bolero, dos de los géneros más destacados de la isla caribeña. El repertorio también incluía los éxitos de las agrupaciones La Familia André y Daiquirí, que coincidencialmente dominaban los listados musicales de las emisoras de la organización Olímpica, que pertenece a su familia. “Nunca me he atrevido a grabar un CD para comercializarlo. No sería capaz de llevarlo a los programadores radiales de Olímpica. Disfruto haciendo la música, pero no sé qué voy a hacer con ella”, dijo el congresista de Cambio Radical y hermano de Álex Char, el alcalde electo de la capital del Atlántico.
Después de Cuba Libre pasaron 15 años. La pasión por la salsa y el jazz empezó a mortificarlo, incluso en los sueños, hasta que en 2009 conoció de manera providencial al arreglista y productor cubano Basilio Márquez. En esos días, el extrompetista de la agrupación Irakere había llegado a Barranquilla para explorar las raíces musicales del Carnaval. Mientras avanzaba esta investigación se encontró con el senador, dueño de una voz sandunguera y de pronunciación clara que los expertos comparan con la de Gilberto Santa Rosa y Héctor Lavoe.
La coalición musical Char-Márquez se construyó en los escenarios de la Arenosa, donde Arturo se ganó el honroso puesto de vocalista del grupo tropical que creó Basilio. Lo hacía bien y con su energía levantaba a la gente de la silla, pero cuando llegaba a casa su entusiasmo perdía ritmo e intensidad. El político quería a toda costa un proyecto musical propio, que le permitiera explorar los terrenos del son y el jazz con el objetivo de conjugarlos en un solo género musical, muy al estilo de Cheo Feliciano, Ray Barretto y Mongo Santamaría. Pero ahí no terminó el asunto. De la mano del mismo Basilio Márquez ensayó un sonido experimental, lo más cercano a la timba cubana, que luego apartó para dedicarse en su totalidad a la salsa.
Arturo Char descubrió su identidad artística, lejos de las exigencias y modas del mercado que reclamaban más vallenatos, champetas y reguetón. Barranquilla entera conoció mucho más del Arturo cantante durante la contienda electoral de 2014, cuando se postuló al senado con el jingle Sencillo y natural, de su autoría. Luego vinieron más canciones publicitarias, como las que compuso para las campañas de su hermano Álex Char, a la Alcaldía de curramba, y de Eduardo Verano de la Rosa, a la Gobernación atlanticense. “Debo admitir que estos temas tenían ají picante. En los debates la gente los cantaba porque generaban mucha alegría. En mi campaña, por ejemplo, me pedían canciones en vez de discursos”, recordó el político.
La música, su pasión innegociable, paradójicamente le ha generado varios dolores de cabeza. En algún momento de su vida lo confrontó con la familia que había construido su influencia regional en la costa Atlántica a partir del mundo empresarial y de la política. “Debo admitir que en algún momento me sentí como una persona rara, que no encajaba en mi propio entorno, debido a la vena musical. Hoy, por fortuna, tengo claridad frente a la responsabilidad social con los electores y también conmigo mismo. Pero no podría vivir sin hacer composiciones”, explicó el congresista.
El punto más alto de su enfrentamiento entre la política y el arte lo vivió de manera aguda en 2010, cuando decidió que no postularía su nombre al Congreso de la República. Mientras encontraba claridad frente a los planes de vida, Char Chaljub asumió la presidencia del equipo Atlético Junior y, más tarde, con su esposa, Alexandra Wagner, y sus cinco hijos, empacaron maletas y se radicaron en Estados Unidos. “Cuando retomé la música lo hice con el convencimiento de que no me interesa la fama, sino la música en sí”, afirmó.
En esos años sabáticos se metió de lleno en el canto. En algún momento fue telonero del salsero Yuri Buenaventura, mientras lo buscaban para amenizar las fiestas de amigos y familiares. Hace un tiempo, durante un periodo de agobio debido a los álgidos debates del Senado, encontró un momento de inspiración que le facilitó la composición del tema La navidad tocando tu puerta, que desde hace meses recorre las plataformas de YouTube y de las redes sociales.
El éxito de la melodía se regó como pólvora, al tiempo que crecía el número de personas que continuamente le preguntaban si la pasión por la música le restaba credibilidad política. La respuesta siempre la tuvo a la mano: “Yo no actúo por lo que diga la gente. Sé lo que hago”.

LO MÁS VISTO