Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Los pollitos de Montaner

Los pollitos de Montaner

Revista Jet-Set

Ricky y Mau, los hijos del cantante Ricardo Montaner, quienes se dieron a conocer en el país por su participación en el reality La Voz, formarán parte de la segunda temporada. En Bogotá grabarán su segundo disco que aseguran está inspirado en muchas musas colombianas.
Mau, de 20 años, y Ricky, de 23, empezaron a tocar en iglesias cristianas y desde 2010 conforman el dúo de música pop MR. Foto: Cortesía MR
Por: Edición 26830/9/2013 00:00:00
Ricardo Montaner se robó el show en la primera temporada de La Voz Colombia, no solo su participante Miranda fue la ganadora del reality sino que sus cómicos apuntes fueron factor decisivo en el alto rating del programa. Pero el cantante venezolano no se lleva el mérito solo, pues detrás de su éxito están sus dos hijos Ricky, de 23 años, y Mau, de 20, los dos ‘pollitos’, quienes fueron sus asesores y ahora tendrán el mismo rol en la segunda versión del show musical. “Caracol dijo: ‘bueno, si ellos ganaron en la primera temporada vamos a traerlos de nuevo para ver si es pura suerte o si de verdad saben lo que hacen’”, asegura Mau. Por eso esta vez van a ser un poco más críticos a la hora de escoger quiénes se quedan y quiénes se van. “Igual, el que toma la decisión final es Montaner pero él respeta mucho nuestras opiniones”, recalca Mau.

Para ellos tener a su papá como jefe, contrario a lo que muchos piensan, no es una pesadilla. “Aprendemos mucho de él, de su perfeccionismo, es un tipo demasiado buena gente; ustedes ya han tenido la oportunidad de ver lo divertido que es. Montaner es tan cool que cuando nosotros nos portamos mal no nos regaña sino que con una mirada nos dice: ‘la embarraron y ya está’”. Lo definen como un tipo de cincuenta y pico de años pero muy juvenil. “No se le nota la edad, no tiene ego y le encanta salir de vacaciones. En la casa es el primero que se levanta y su alarma para despertarnos es su grito de: ‘a producir, a producir’, obviamente en ese momento lo queremos matar”.

Reconocen que tener el apellido Montaner le suma presión a su trabajo como músicos. “A veces cuando mi hermano y yo llegamos a un país en el que nuestra canción está de número uno, hay mucha gente que dice: ‘ah, están en ese lugar porque son los hijos de y no porque la canción sea buena o a la gente le guste’. A veces es muy duro que no reconozcan nuestros logros”.

Aclaran que su interés no es imitar a su padre. “Somos de generaciones diferentes y nuestra música es muy distinta, hemos creado un estilo más americanizado con letras en español”. En su infancia, en Caracas, oían la música de Servando & Florentino, artistas que formaban parte de la disquera de su papá, Hecho a Mano. Años después, cuando se mudaron a Miami, escuchaban música en inglés como la de John Mayer o Michael Bublé.

Los dos ‘pollitos’ empezaron su carrera tocando en una iglesia cristiana y en la banda de su padre en la que Ricky es guitarrista titular y Mauricio es el baterista. En 2010 crearon el dúo MR. “Siempre supimos que queríamos seguir una carrera juntos, solo esperábamos el momento adecuado. Crecimos rodeados de música”, dice Ricky.

Ricardo Montaner está casado con Marlene Rodríguez, productora de videos. Los cinco hijos del cantante, de los cuales los dos mayores son de un matrimonio anterior, heredaron su vena artística. Alejandro es ejecutivo de una disquera, Héctor administra el restaurante Café Ragazzi que tienen en Miami pero también le encanta la música, en Colombia es conocido por su canción “Amor del bueno”. Después vienen Ricky y Mau; y por último Eva Luna, quien es actriz y a veces acompaña a su padre en tarima con su voz. “En nuestra casa siempre hay una batería armada y está la guitarra de Ricky enchufada”, comenta Mau.

Aseguran que en Colombia se sienten como en casa por el cariño que reciben de la gente. Cuando están en Bogotá salen a rumbear en los bares de su amigo Maurizio Mancini. “Nunca he sido buen bailarín pero en Colombia se me ha metido un poco ese sabor latino que me ha ayudado a moverme mejor en el escenario”, confiesa Mau. También les gusta mucho ir a Gaira, sitio que conocieron por la cercana amistad que tienen con Carlos Vives, a quien van a extrañar en La Voz. “Estábamos tristes por la salida de Carlos del programa, pero con Gilberto Santa Rosa también nos hemos divertido, es un tipo que sabe mucho de música, todos los días aprendemos de él”, afirman en coro.

En octubre grabarán en Bogotá su segundo disco de la mano del productor Armando Ávila, quien ha trabajado con artistas como David Bisbal, Alejandra Guzmán, Ana Torroja y Kylie Minogue. “La diferencia de este CD con el primero va a ser total pues ahora somos unos tipos más grandes, hemos tenido experiencias que a los 13 o 15 años no habíamos vivido, como la de escuchar a la gente cantar nuestras canciones o enamorarnos y que nos hubieran roto el corazón”.

Dicen que este trabajo está inspirado en varias musas colombianas, a quienes conocieron el año pasado durante su estadía en el país. “En Colombia con tantas mujeres bellas que hay es difícil concentrarse en el trabajo”, bromea Ricky. Coinciden en que no quieren ser ese tipo de artistas que hacen un disco dependiendo de lo que esté sonando en la radio. “Eso sería como decirle a un jugador de fútbol que juegue básquet porque está de moda. Nosotros escribimos canciones por necesidad o para conquistar a las mujeres que nos gustan, porque uno puede ser feo pero agarra la guitarra y se vuelve más guapo. La música sirve para levantar”, concluye Ricky.
LO MÁS VISTO