Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Harry de Inglaterra. El príncipe rojo

Harry de Inglaterra. El príncipe rojo

En la realeza

Sus asesores de imagen no saben qué hacer para demostrar que a pesar de sus desatinos es un digno nieto de la reina Isabel II, tercero en la línea de sucesión al trono de Gran Bretaña.
El príncipe Harry ha escandalizado a toda Europa con sus comportamientos. Foto: Look Press Agency
Por: Edición 26111/6/2013 00:00:00
Sus embarradas le han dado fama de oveja negra de la realeza británica, pero la orden es terminante: al igual que su padre, Carlos de Gales, su hermano William y su cuñada Kate, le toca asumir cada vez más deberes en representación de su abuela Isabel II, quien a los 87 años empieza a sentirse cansada.

Por eso, tras sus escabrosas fotos desnudo en Las Vegas, los asesores del hijo menor de Diana de Gales diseñaron una estrategia para enviar el mensaje de que es respetable y útil, ahora que tanto se dice que él y los suyos son parásitos que viven de los contribuyentes. Es así como la agenda de Harry, tercero en la línea de sucesión al trono, se ha visto nutrida por una serie de compromisos que hablan de su vocación por las causas sociales. Volvió a Estados Unidos, pero ya no de farra sino para ser recibido en la Casa Blanca por la primera dama, Michelle Obama, todo un espaldarazo para su vapuleada imagen. Por la caridad, jugó polo, béisbol y fútbol americano, además de bailar, cantar y hacer toda suerte de gestos impensables ayer para un miembro de la realeza, pero necesarios hoy para congraciarse con el mundo.

Ello agregado a su carrera militar, que lo ha llevado a combatir en Afganistán, por ahora ha saneado su prestigio, pero está por verse si su sangre caliente no lo hará meter la pata de nuevo.
LO MÁS VISTO