Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Harry de Inglaterra y Meghan Markle ¿A un paso del altar?

Harry de Inglaterra y Meghan Markle ¿A un paso del altar?

REVISTA JET-SET

Cada vez son más fuertes los indicios de que el romance del príncipe inglés con la actriz estadounidense terminará en boda.
Foto: Look Press Agency - AP.
Por: Revista Jet-set.23/11/2016 00:00:00

La primera y más sólida muestra de que los amores de Harry y Meghan son reales y sinceros la dio él mismo a través del Palacio de Kensington, su residencia oficial, cuyos encargados de prensa expidieron un comunicado pocas veces visto en la historia de las relaciones de la realeza con los medios. En él, reclamaban por “la ola de abuso y asedio” a la que se ha visto sometida la actriz por parte de los reporteros.

Nunca antes la casa real había confirmado un noviazgo de manera indirecta, ni utilizado un lenguaje tan visceral para dirigirse al cuarto poder como en este texto que deploraba las difamaciones en primera plana, los comentarios sexistas y racistas en contra de la joven, quien, como se recuerda, es hija de padre blanco y madre negra.

Los periodistas cruzaron la línea, proseguía la declaración, al querer entrar ilegalmente a la casa de la artista y ofrecerles jugosas sumas de dinero a su exnovio, el chef Cory Vitiello, así como a todos sus amigos, compañeros de trabajo y allegados, por sus intimidades. Su madre, la instructora de yoga Doria Ragland, también se ha convertido en el blanco de los periodistas británicos, para quienes hasta hace poco, Markle era una perfecta desconocida, o al menos no tan famosa, y ahora se ha convertido en una obsesión no solo de ellos sino también del público. La mejor evidencia de ello es que la búsqueda de las escenas de sexo de Meghan en la serie Suites, de la cual es protagonista, se incrementaron en 1.430 por ciento en la página Pornhub.

La artista ha adquirido tal relevancia en Gran Bretaña, que la declaración de Harry en su defensa es equiparada con la que en su momento hiciera su tío bisabuelo, el rey Edward VIII, en defensa de su amada Wallis Simpson, americana y divorciada como Markle, por quien abdicó e hizo tambalear a la monarquía en 1936.

Los tiempos han cambiado y el divorcio, como le pasó a Wallis, ya no es un impedimento para entrar a formar parte de la familia real, como parece que sucederá con Meghan, si se tienen en cuenta la declaración de Kensington y otros gestos de los Windsor. Como lo recordó Caitlin McBride, cronista de realeza de The Independent, los Windsor solo habían salido en defensa de la privacidad de dos novias reales, la madre de Harry, Diana Spencer, y su cuñada, Kate Middleton, cuando eran novias de Carlos de Gales y William de Inglaterra, respectivamente, con quienes terminaron casándose.

Otro indicador de lo bien que va el romance es que, de acuerdo con UsWeekly, ella ya estuvo con los parientes de su novio en la residencia de Balmoral, en Escocia, lo que suele ser visto como otra señal de que la candidata a princesa tiene el beneplácito de los Windsor. No obstante, parece que aún no ha sido presentada a la reina Isabel II, la abuela de Harry, cuyo visto bueno pesa mucho.

El Daily Mail observa, así mismo, que algo grande se está cocinando, a juzgar por el modo en que la actriz ya se mueve en el Palacio de Kensington, donde suele quedarse con Harry cuando va a Londres. El periódico logró captar unas fotos de ella comprando comestibles en tiendas del elegante vecindario, “cómoda, como si estuviera en casa, al igual que acostumbraba a hacerlo Diana con Harry y su hermano William”. El Mail asegura que ella ha recibido un trato completamente distinto al que han tenido otras novias reales, pues puede entrar y salir de Kensington sin ser objeto de las requisas y rituales de identificación que exige la estricta seguridad del palacio.

De igual modo, han resultado llamativas las declaraciones del hermano de la actriz, Thomas Markle, quien le dijo a la revista Grazia que él está muy cerca de la pareja y da fe de que el amor entre ellos es genuino. “Creo que va a haber boda real, absolutamente”, concluyó.

En las calles, de otra parte, los ánimos de los británicos están encendidos ante la posibilidad de una nueva versión en vivo de La Cenicienta. La típica afición local por las apuestas lo demuestra, pues al cierre de esta edición, casas como Bookmakers Ladbrokes reportaban que la mayoría de sus clientes se la jugaban por las posibilidades del enlace en 2017.

LO MÁS VISTO