Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Harry de Inglaterra y Meghan Markle de boda en Jamaica

Harry de Inglaterra y Meghan Markle de boda en Jamaica

REVISTA JET-SET

Que el príncipe haya llevado a su novia gringa al matrimonio de su mejor amigo es otro presagio de que el anuncio del compromiso matrimonial de la pareja está cada vez más cerca.
Harry y Meghan estuvieron en el casamiento del mejor amigo de él en Montego Bay. Era la primera vez que socializaban tan abiertamente desde que se hicieron novios a mediados de 2016. Foto: The Grosby Group.
Por: Revista Jet-set.22/3/2017 00:00:00

Se casaba nadie menos que Tom Inskip, apodado ‘Skippy’, un consultor de gerencia que ha sido camarada de Harry de Inglaterra desde la época del colegio de Eton. Es miembro del círculo más íntimo de Harry, a quien lo une el gusto por la farra. En Londres, es conocido como un “party animal” (parrandero) y en los diferentes escándalos que el hijo de Diana de Gales ha protagonizado por sus excesos, el denominador común ha sido la presencia de Skippy.

Tom Inskip o Skippy, a cuya boda asistió Harry en Jamaica, es su mejor amigo y compinche en sus travesuras más escandalosas. Foto: AFP.

La rumba en Las Vegas donde fue fotografiado desnudo con una joven; la vez que saltó a una piscina alicorado y vestido en Croacia; o cuando fue pillado inhalando gas de la risa, son solo algunos de los locos momentos del dúo y amigos como Guy Pelly, otro party animal, dueño de las discotecas más exclusivas de Londres y presente también en el enlace.

Lea también: El lenguaje secreto de la Reina Isabel con su cartera

Por todo eso, que Harry haya ido con Meghan a Montego Bay, Jamaica, para esta cita máxima con sus amigos más caros, es visto por la prensa del corazón como un gesto de múltiples significados. Por un lado, era la primera vez que socializaban juntos de manera tan abierta, como si quisieran comprobar la seriedad de su relación, opinó Katie Nicholl, biógrafa del príncipe. Así mismo, el matrimonio de Inskip tenía un cierto carácter “semioficial”, pues asistía la crema y nata de la alta sociedad británica, incluida la tía política del príncipe, Sarah, duquesa de York, y Archie Soames, bisnieto de Winston Churchill. Así, añadió Nicholl, esta fue una especie de presentación informal de Meghan ante el círculo de su real enamorado.

Lenguas viperinas dijeron que su alteza real fue distante con Meghan, pero sus amigos insisten en que está a sus pies y le propondrá matrimonio antes de que se acabe este año. Foto:The Grosby Group.

Además fueron dicientes las constantes muestras físicas de cariño entre Harry y Meghan, reveladas por varios asistentes. Con tanto beso y arrumaco, señaló el Mail Online, a los presentes no les quedó más que asegurar que los próximos en ir al altar serán ellos. Ni siquiera Conrad Thomas, el pastor que ofició la ceremonia en la iglesia bautista Hopewell, se contuvo y le dijo a Harry: “Ahora es su turno, sir”. Conrad también le contó al tabloide: “Se sentaron juntos y salieron del templo tomados de la mano. Nunca olvidaré sus radiantes sonrisas y lo dichosos que se veían juntos”.

Lea también: Así se vivió el baile de la rosa en Mónaco

Otro amigo del príncipe, cuya identidad no fue revelada, le manifestó a Royal Watch: “Harry está rendido a los pies de Meghan y varios de sus amigos creemos que le propondrá que se casen antes de finales del año”.

Fue como si Harry hubiera presentado a Meghan como su prometida ante la crema y nata de la alta sociedad inglesa, dijo Katie Nicholl, biógrafa del príncipe. Foto: The Gorsby Group.

El Mail, de igual modo, descubrió los más sustanciosos detalles del periplo a las Indias Occidentales. El hijo de Carlos, acaudalado heredero del trono de Inglaterra, viajó desde Londres en un vuelo de Virgin Atlantic, pero no como cualquier hijo de vecino. Su asiento en clase premium economy le costó 2.400 dólares, más de 7 millones de pesos. La actriz, protagonista de la serie Suits, se trasladó desde Toronto en un jet privado “que pertenece a un amigo”, precisó el diario Mail, el cual también informó que se hospedaron en el Round Hill Resort, hotel escogido por Skippy y su nueva esposa Lara Hughes-Young, para hospedar a sus invitados durante tres días de festejos.

Lea también: Harry de Inglaterra y Meghan Markle, el escándalo de la cenicienta negra

El lugar ha albergado a personajes como John F. Kennedy y su esposa Jackie, Grace Kelly, Clark Gable y sir Paul McCartney. Además, el gran modisto estadounidense Ralph Lauren, favorito del jet set, diseñó y decoró sus estancias. Entre ellas, Harry eligió una villa premium luxury, a 6.000 dólares la noche, es decir, cerca de 18 millones de pesos. Le encantó porque le ofrecía vista al mar, ama de llaves propia y privacidad total, pues sabe muy bien lo que significa descuidarse con los paparazzi.

Se hospedaron en la villa más lujosa del Round Hill Resort, decorado por Ralph Lauren. Foto: www.roundhill.com

La celebración, catalogada como “la madre de todas las fiestas” por los invitados, dejó ver que Meghan ya está muy integrada al cerrado grupo de amigos de Harry. Según el Mail, no ha sido fácil, pues ellos cultivan un humor algo rudo, mientras que ella es seguidora de las filosofías de la Nueva Era y aprendió a aguantarse los chistes del propio Skippy, por ejemplo, al respecto.

Lea también: Carolina de Mónaco, 60 años entre el esplendor y la tragedia

El periódico aseguró que la juerga siguió el estilo del movimiento rastafari, con mucho reggae y marihuana, aunque no afirmó que Harry y su amada la consumieran. Lo que sí destapó es que el nieto de la reina Isabel estaba tan dispuesto, y a la vez nervioso, de lucirse con su novia, que al ejecutar el paso de baile moonwalker de Michael Jackson, se tropezó con una mesera y se fueron al piso los tragos que esta llevaba en una bandeja. El asunto no pasó a mayores y los guardaespaldas apostados en villas vecinas a la de su alteza real, se cuidaron muy bien de que no se repitiera el bochornoso episodio de las fotos de Harry exponiendo las “joyas de la corona” ante medio mundo.

Las publicaciones del corazón convirtieron el noviazgo del príncipe y la actriz de Suits en el blanco preferido de sus portadas y rumores. Algunas aseguran que ya están comprometidos, mientras que para otras se casaron en secreto. Se anuncia que Harry está dispuesto a enfrentar a la rígida monarquía por defender su amor y que la suya promete ser la boda del siglo, pues Meghan sería la primera mujer de raíces negras en entrar a la familia real inglesa.

LO MÁS VISTO