Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Harry de Inglaterra y Cressida Bonas se casan

Harry de Inglaterra y Cressida Bonas se casan

Revista Jet-set

La prensa inglesa asegura que el díscolo nieto de la reina de Inglaterra está listo para sentar cabeza en 2014 con la bella bailarina, aristócrata y bohemia con quien sale hace apenas año y medio.
Una de las pocas fotos que se conocen de Harry, de 29 años, con su novia Cressida Bonas, de 24. Él quiere protegerla de la prensa y por eso no se deja pillar con ella en público. Prácticamente viven juntos en el Palacio de Kensington. Foto: The Grosby Group.
Por: Edición 27023/10/2013 00:00:00
Harry siempre parece como a punto de cometer una locura, pero esta vez todo apunta a que maduró y quiere dejar esa imagen en el pasado, a sus 29 años. La razón de este anhelo de juicio tiene un nombre, Cressida Bonas, de quien está tan enamorado que no piensa ni habla de otra cosa que de casarse y tener hijos.

El Sunday Telegraph publicó hace poco que estaba en capacidad de asegurar que la pareja contraerá matrimonio, basado en el testimonio de una amiga de ella. De acuerdo con la informante, la boda probablemente se realizará el año próximo y recompensará la persistencia del príncipe, quien como acostumbra, se enamoró muy rápido y profundamente de la joven de 24 años.

Su corta edad, fue justo el reparo que ella le puso a Harry desde el primer momento en que él habló de casarse. “Cressida lloró a mares –contó otra de sus amistades–, porque le asustaba la idea de establecerse”. Pero Harry no se dio por vencido y ella ha pasado por alto esos temores y los de entrar a formar parte de la familia real británica.

El hijo menor de Carlos y Diana de Gales conoció a su adorado tormento en el verano de 2012 por medio de su prima la princesa Eugenia de York, quien es una de las mejores amigas de Cressie, como llaman cariñosamente a la afortunada. En principio, a sus amigos les pareció que la relación era frágil, pero con el tiempo se ha vuelto cada vez más sólida. Cuando él fue enviado a combatir en Afganistán por cuatro meses, se mantuvieron en contacto por teléfono y cartas. A su regreso a Londres, el romance floreció y se dedicaron a ir a conciertos, al cine y de rumba. En el reciente estío, Harry la invitó a un safari en Botswana y desde entonces no se separan. Es más, comentó el Express, prácticamente viven juntos en el apartamento del príncipe en el Palacio de Kensington.

“Ella tiene un maravilloso espíritu libre que él sencillamente adora. Es muy natural y vive cómoda en su propia piel”, afirmó otra fuente, la cual opina que además de ser una auténtica rosa de Inglaterra, es muy dulce, nada ambiciosa socialmente, discreta, y que “la gente siempre siente deseos de protegerla”. Eso es lo que ha hecho Harry al evitar exponerse con ella en público, opinan sus allegados. Mientras que él ha lidiado con las cámaras toda su vida, ella no, y le está dando tiempo para adaptarse a estar en la mira del mundo entero. Es por eso que las fotos de los dos juntos no alcanzan la decena.

Los informantes opinan que no habían visto a Harry tan entusiasmado por una joven desde su largo noviazgo con la zimbabuense Chelsy Davy, gracias a que tiene mucho en común con Bonas. Ambos adoran las discotecas, la aventura, y el indie rock. Los amigos de Harry relatan que hasta han empezado a vestirse de modo similar.

Pero, ¿está Cressida a la altura del cuarto en la línea de sucesión de uno de los tronos más viejos del mundo? Los analistas de la realeza responden rotundamente que sí. Proviene de una familia con una colorida historia amorosa (sus padres suman entre los dos seis matrimonios) pero con “pedigrí”. Desciende de un lord chambelán de la corte y su madre, lady Mary-Gaye Georgiana Lorna Curzon, reina de los salones y las galas del Londres de los años 60, es hija del sexto conde Howe. Su padre, Jeffrey Bonas, por su parte, es un importante hombre de negocios. Según Richard Eden, periodista de The Telegraph, los novios están emparentados, pues ella tiene entre sus ancestros al rey Edward VII, padre del tatarabuelo de Harry.

El príncipe está fascinado con la veta bohemia y artística de los Bonas que no le es ajena. Cressida es bailarina y tiene una hermana, Pandora, que diseña accesorios para la transgresora modista Vivienne Westwood. Pero el miembro más comentado de la casa de Cressida es su medio hermana lady Isabella Amaryllis Charlotte Anstruther-Gough-Calthorpe, quien además de ser actriz está casada con Sam Branson, el heredero de Richard Branson, el magnate de las empresas Virgin. Alrededor de ella, las malas lenguas tejen la que podría ser la parte agridulce de esta tierna historia de amor: aunque el Daily Mail lo desmiente, la biógrafa de la realeza Katie Nicholl da por cierto que el príncipe William, duque de Cambridge y hermano mayor de Harry, se sintió fuertemente atraído por Isabella desde 2004, cuando ya era novio de su actual esposa Kate Middleton. Cuando rompió con ella brevemente en 2007, William le echó los perros a Isabella, quien lo rechazó.

Por supuesto, no se trata de la historia favorita de la duquesa Kate, reiteran publicaciones como Parade. Si Harry y Cressida se casan, lo más seguro es que él elija a William como su padrino y ella a Isabella como su dama de honor, lo que sería la peor pesadilla para Kate. No obstante, otros aseguran que no hay nada gris en el asunto, pues los Branson y los duques son buenos amigos.

De la que sí no es muy cercana la duquesa es de Cressida, afirma Vanity Fair, revista que sostiene que ni siquiera se conocen y ya las malas lenguas han nombrado a la novia de Harry como la “anti-Kate”, por las diferencias de sus estilos. De darse la boda, el duelo de glamour entre las princesas y concuñadas será de alquilar balcón, pues ambas son esbeltas y preciosas.
LO MÁS VISTO