Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El actor Harrison Ford casi se mata

El actor Harrison Ford casi se mata

REVISTA JET-SET

La prensa gringa afirma que el protagonista de Indiana Jones quedó tan traumatizado por el reciente siniestro que sufrió piloteando su avión, que es posible que no vuelva a actuar jamás.
Harrison tuvo que aterrizar su avión, un Ryan Aeronautical ST3KR, en picada en la cancha del Penmar Golf Club, porque el motor se detuvo a tres mil pies de altura. Fue una hazaña que salvó su vida y la de los residentes de un barrio de Santa Mónica.
Por: 26/3/2015 00:00:00
Sus escenas como Han Solo, el intrépido piloto de la Alianza Rebelde, en la trilogía original de Star Wars, consagraron a Ford; pero sin duda, la mejor actuación de su vida al mando de una aeronave la rindió el pasado 5 de marzo, cuando, gracias a una hábil maniobra se salvó de morir y evitó la desgracia de los residentes de un barrio de Santa Mónica.

La noticia del accidente estremeció al mundo, que temió por la vida de uno de los ídolos más populares del cine, famoso por sus papeles de héroe bien puesto, guapo e invencible. Por eso, resultó estremecedor ver lo maltrecho que quedó su avión, un Ryan Aeronautical ST3KR de 1942, lo mismo que su rostro cubierto de sangre, vendado, mientras que era rescatado y atado a una camilla.

Harrison, de 72 años, se fracturó un tobillo y la pelvis y padeció una herida en la cara y el cráneo “del tamaño de un pancake”, de acuerdo con People. Se trató de lesiones muy dolorosas, pero los médicos que lo atienden en el Ronald Reagan UCLA Medical Center, de Los Ángeles, han dicho que sanarán y parece que no dejarán secuelas físicas.

No obstante, fuentes cercanas a Ford le revelaron al National Enquirer que así él se haya salvado de morir o de sufrir heridas mucho más graves, los efectos de este accidente no serán de poca monta y él ya no volverá a ser el mismo. 

El actor inició su entrenamiento como piloto en los años 60, pero no pudo continuarlo por falta de dinero. En la década del 90, consagrado ya como uno de los actores más taquilleros de Hollywood y, por ende, inmensamente rico, retomó las clases, obtuvo su licencia y se dedicó a practicar sus habilidades en aviones de su propiedad, como el modelo vintage en que casi se mata. Ford es también conductor de helicópteros y como tal experimentó su primer accidente, en 1999, en el cual, milagrosamente no sufrió ni un rasguño. 

“Esta vez, estuvo a punto de verse cara a cara con su creador”, le declaró uno de sus amigos al Enquirer, quien agregó: “Es claro que este incidente lo torturará por el resto de los días que le quedan de vida. Le va a dejar heridas mentales peores de lo que el público se puede imaginar”. Incluso, otras personas de su entorno más íntimo se preguntan a estas horas si volverá a hacer una película de nuevo. 

Se trata de un desafortunado revés para quien ha practicado la aviación como un hobby, pero además ha puesto sus habilidades al servicio del rescate de personas y en el combate de incendios forestales. 

El día del reciente siniestro, la suerte no estuvo de su lado: minutos después de despegar del aeropuerto de Santa Mónica, tuvo que transmitir a la torre de control las frases que ningún piloto quiere pronunciar, a algo más de 900 metros de altura: “Falla en el motor, regreso inmediato”. Enseguida, la máquina empezó a chisporrotear, se detuvo y el avión, que data de la Segunda Guerra Mundial, empezó a perder altura. Aunque podía ver la pista del aeropuerto, el veterano aviador sabía que no lograría alcanzarla y tuvo entonces que emprender una maniobra llamada “chandelle”, que consiste en girar a 180 grados para obligar a la nave a ascender a máxima velocidad. De acuerdo con David Paqua, un experto consultado por el Enquirer, fue una acción muy peligrosa, teniendo en cuenta que el motor lanzaba chispas, pero que evitó que el avión cayera sobre casas y concurridas calles de Santa Mónica. Así, su mejor alternativa fue bajar la nariz del avión y caer en picada sobre la cancha del Penmar Golf Club, en Venice, un barrio de Los Ángeles. “Fue un aterrizaje maravilloso”, concluyó Paqua.

“¡Nos hiciste cagar del susto a todos!”, fueron las primeras palabras que tuvo para Ford su esposa, Calista Flockhart, famosa protagonista de la serie Ally McBeal y quien fue informada de la catástrofe apenas sucedió. Ella ha estado al pie de la cama del artista luego de las cirugías a las que fue sometido y durante su recuperación, que ha sido “aterradora” para la familia, como lo afirmó el informante del Enquirer. Harrison no solo está lidiando con el dolor que le han dejado las heridas, sino también con el disgusto de su mujer, quien le ha dado un ultimátum por el bien de su hijo adoptivo, Liam, de 14 años. “Calista está agradecida de que Harrison haya sobrevivido, pero está lista para insistirle: ‘¡Tus días de piloto se acabaron!’”, atestiguó la fuente. Es una idea que ella venía contemplando de tiempo atrás, pero ahora está mucho más determinada a hacerla realidad luego de ver las impresionantes fotos del accidente que casi la deja viuda.

LO MÁS VISTO