Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Harold Trompetero “El cine no es arte sino un negocio”

Harold Trompetero “El cine no es arte sino un negocio”

Revista Jet-set

La cinta De rolling por Colombia se estrena el 19 de julio y su tráiler ya bate récord en YouTube con más de 80 mil visitas. Su director, Harold Trompetero, el mismo de la taquillera película El Paseo, asegura que el cine no es un arte sino una industria que mueve millones.
Harold es el director de El Paseo 1, la segunda película más taquillera en la historia del cine colombiano. Ahora se la juega con De rolling por Colombia, la historia de dos locutores que transmiten la Vuelta a Colombia de 1952 desde su cabina de radio. Foto: ©Gerardo Gómez/13
Por: Edición 26310/7/2013 00:00:00
Las películas de Harold Trompetero son un éxito en taquilla, pero a su vez son muy criticadas porque, según los expertos, apuntan a una fórmula repetitiva. Su Twitter, en el que tiene más de seis mil seguidores, está lleno de expresiones como: “otra cosa buena de Superman es que hace ver buenas las películas de Harold Trompetero”, “¿será que alguna vez Harold Trompetero ha visto una película de los hermanos Coen o Clint Eastwood”, “no te deseo el mal, pero ojalá Harold Trompetero haga una película sobre tu vida”. Para él son comentarios mezquinos que no reflejan la opinión de las masas; por el contrario, son de una minoría que en últimas es la que tiene acceso a las redes sociales.

“Paradójicamente cuanto más nos critican mejor nos va”, dice Harold seguido de una de sus sonoras carcajadas. El Paseo, por ejemplo, es la segunda más vista en la historia del cine colombiano con 1,5 millones de espectadores, cien mil menos que los que asistieron a La estrategia del caracol. Según Harold no hay fórmulas ni trucos, el secreto está en que la gente se sienta identificada con la historia y los personajes. “En El Paseo 1 y 2 eran los mismos elementos pero cambiamos el casting, el tipo de humor y la puesta en escena. El éxito de películas como Batman es que se reinventan todo el tiempo. El Batman de hoy es muy diferente al que creó Tim Burton”.

A Harold y a Dago García, su partner creativo, les dan palo por caricaturizar a los personajes y llevarlos hacia una colombianidad exagerada. En De rolling por Colombia se apoya en el humor de Andrés Lopez, el creador de La pelota de letras y Llegar a Marte, para contar la historia de dos locutores de los años 50 quienes para evitar la quiebra de su emisora deciden transmitir en directo la Vuelta a Colombia de 1952. A último momento, el patrocinador principal que les va a costear el viaje se echa para atrás y la única alternativa que les queda para cumplirles a sus oyentes es inventar todo lo que sucede en la carrera sin salir de la cabina de radio. “La película básicamente es una muestra del rebusque de los colombianos que a pesar de estar en las situaciones más adversas, siempre salen adelante”, cuenta Trompetero.

Juan Carlos González, columnista de El Tiempo, dice que este tipo de películas, como las de la dupla Dago-Harold, no representan el cine nacional, pero igual tienen su público y eso es respetable. “No tiene sentido despotricar de ellas porque por eso no las van a dejar de hacer”, dice.

Para Julio Luzardo, realizador de El río de las tumbas y Préstame a tu marido, estas opiniones están fundadas en la envidia: “a diez años de creada la Ley del Cine en Colombia no hay que mostrar nada diferente a lo que están haciendo Dago y Harold, el resto es algo elitista que ven tres o cuatro personas. Uno no puede ser tan mezquino de catalogar su estilo como algo que no vale la pena. Lo que pasa es que como somos mediocres y no podemos hacer nada, detestamos a quienes se arriesgan. A los que los critican yo les diría que cojan oficio”.

Lo cierto es que siempre que sale una cinta como De rolling por Colombia el debate vuelve a encenderse. Por su parte, Nicolás Morales, columnista de Arcadia, asevera que, independientemente de sus historias simples y estética fácil, estas películas sirven para mover la industria.

Trompetero, quien ha ganado varios premios, entre ellos tres India Catalina, dice que con el dinero que se recauda de las cintas que él hace con Dago se financian otras películas más independientes o alternativas. “Si de alguna manera alguien ha hecho una industria cinematográfica en Colombia hemos sido nosotros”.

Y añade: “estoy convencido, y esto mucha gente me lo va a detractar, que el cine no es arte sino un esquema de negocio”. No concibe que algunos cineastas culpen al Estado colombiano porque no les da mil millones de pesos para hacer una película, cuando en el país hay tanta gente muriéndose de hambre. “Si quieren sacar adelante su pajazo mental busquen cómo financiarlo”, dice.

El publicista bogotano hace énfasis en que lo suyo es crear independientemente de cuál sea el resultado. “Yo me divierto mucho haciendo una película como De rolling por Colombia, en ningún momento sentí que me estaba prostituyendo”.

Qué opinan los expertos
A favor
Julio Luzardo
Director de cine y televisión y de enrodaje.net

“La comedia popular siempre ha sido una piedra en el zapato para los llamados intelectuales del séptimo arte. Hay que ser honestos, el cine colombiano no existiría este año, si no fuera por Dago García y Harold Trompetero, el resto son películas elitistas que las verán cuatro personas y nada más. El esfuerzo de Harold es loable, a veces se equivoca, pero de ahí vienen los grandes éxitos. Uno no puede ser tan mezquino de catalogar su estilo como algo que no vale la pena. A los colombianos nos corroe la envidia y los que más critican son los que menos hacen”.

El punto medio
Nicolás Morales
Columnista de la revista Arcadia

“En todos los países, no solo en Colombia, se hacen estas películas para un gran público y de mediana calidad. Este tipo de cintas están sustentadas en una estética fácil y en historias simples que no retan a los espectadores. Son importantes en la medida en que se han reconciliado con la taquilla y mueven la industria, lo que permite hacer cine más independiente y alternativo”.


En contra
Juan Carlos González
Columnista de cine de El Tiempo

“No acostumbro ver ese tipo de películas porque pienso que no contribuyen al crecimiento de una industria cinematográfica que nos identifique como colombianos. Siento que emboban a la gente, pero igual tienen su público y eso es respetable. Son como una serie de televisión pero en la pantalla grande. Despotricar de ellas no tiene sentido ya que por eso no van a dejar de hacerlas. Trato de no hablar de ellas en mis columnas, pues en cartelera hay otras más interesantes para defender
o destacar”.
LO MÁS VISTO