Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Gloria Luz Gutiérrez la dama de las tertulias

Gloria Luz Gutiérrez la dama de las tertulias

Revista Jet-Set

Gloria Luz Gutiérrez, reconocida por su pasión por la poesía y su poder de convocatoria, acaba de ser condecorada con la Orden al Mérito Social Antonia Santos por las tertulias literarias que organiza hace 12 años y a las que asisten reconocidos personajes de la vida nacional.
Los encuentros literarios de Gloria Luz son tan atractivos que el primer martes de cada mes, entre 200 y 500 personas llegan a su apartamento, ubicado en los cerros nororientales de Bogotá, para hablar de poesía. Foto: Imagen Reina/13
Por: 1/4/2013 00:00:00
Los primeros martes de cada mes el apartamento de Gloria Luz Gutiérrez en los cerros nororientales de Bogotá parece una Cumbre de las Américas mezclada con el Hay Festival. Expresidentes, diplomáticos, escritores y reconocidos empresarios se reúnen a hablar de poesía, un tema tan desconocido para muchos y olvidado para otros. Por allí han pasado personajes como Álvaro Uribe, quien habló de nadaísmo; la sexóloga Flavia Dos Santos, que reflexionó sobre la sensualidad femenina, y los poetas Darío Jaramillo, William Ospina, Jotamario Arbeláez y Piedad Bonnett, quienes presentaron parte de su obra.

El embajador de México en Colombia, Florencio Salazar, que asiste sagradamente desde el 2007, dice que estas tertulias son como un vaso de agua refrescante. “Uno sale del trabajo cotidiano y se sumerge en un escenario totalmente distinto en donde de alguna manera no hay tanta formalidad en el trato y sin embargo las conversaciones son inteligentes e interesantes. Gloria siempre trae temas actuales e invita a escritores que generan un conversatorio que resulta muy útil”.

Estos encuentros culturales no solo sirven para disertar sobre poesía, sino también como una red de contactos para posibles negocios; inclusive, como bromea Gloria, para conocer gente y consentir el alma. “A mí no me importa con qué interés viene la gente, soy una convencida de que la vida entre amigos es más fácil”. La escritora Alexandra Samper, una asidua participante, atribuye el éxito de la convocatoria a que Gloria sea una excelente anfitriona. “Ella y su esposo, Luis Alfonso, saben atender a sus invitados de una forma exquisita, nos reciben con cariño y se esmeran porque nos sintamos bien en su casa, no escatiman en nada”. A los contertulios les ofrecen una pasta primavera, receta de su amiga la poetiza María Mercedes Carranza. Para el columnista Poncho Rentería, quien ha asistido un par de veces, las tertulias de Gloria Luz son “gratas, concurridas y de un gran valor cultural”.

Lo cierto es que Gloria Luz ha dedicado su vida a las letras. Es licenciada en Literatura de la Universidad Pedagógica, hizo una especialización en literatura infantil y durante veinte años trabajó en docencia en colegios distritales. Para incentivar a sus alumnos a aprender sobre los escritores colombianos se inventó unas tertulias. Les llevaba ponqué Ramo y Coca-Cola, y durante una hora les abría un espacio donde ellos podían expresarse en un ambiente más relajado que el de las clases normales. El experimento era tan ameno que al final ?todos pasaban la materia.

Curiosamente, cuando se retiró de la docencia se encontró con su amigo Danilo Santos, quien llegaba a vivir a Bogotá y le contó que lo que más iba a extrañar de Manizales eran las tertulias literarias a las que asistía allí. “Pensé entonces en organizar unas de poesía. Le comenté la idea a María Mercedes Carranza, quien me sugirió ponerles un rigor académico para que no terminaran convertidas en una farra”. Carranza le presentó a Federico Díaz-Granados para que fuera el director literario. Hicieron la programación, comenzaron con poesía colombiana, después saltaron a la latinoamericana y luego trataron temas como el desamor, la muerte o la soledad, entre otros. “Cada tertulia tiene su alma, son diferentísimas”, dice Gloria. Recuerda especialmente una que hicieron con el maestro Rafael Escalona y otra para celebrar el Año Gardel, sugerida por el embajador de Argentina. La próxima, el 2 de abril, estará dedicada al bolero.

La culta manizalita no solo ha logrado generar interés en gente que no tenía contacto alguno con la poesía, sino que además en el 2006 creó el primer Premio Nacional de Poesía Obra Inédita. La idea surgió durante un almuerzo en Sincelejo en la finca de José Luis Quessep. Al llegar allí se encontró con que todos los poetas del pueblo la esperaban ansiosos para entregarle sus trabajos y sintió que tenía que hacer algo por ellos. Cuando empezaron, el premio para el ganador era de 10 millones de pesos y ahora va en 25, además de la edición de su primera publicación.

En la próxima Feria del Libro de Bogotá se lanzará la quinta edición de este concurso poético que se entrega cada dos años. Los requisitos son simples: ser colombiano, no tener ninguna obra publicada y presentar mínimo 60 páginas y máximo 100. Este año, la ministra de Cultura, Mariana Garcés, manifestó su interés de apoyarlo. “La mayoría de poetas colombianos no tienen una calidad de vida digna, a mí me encantaría ayudarles a tener un futuro distinto”, dice Gloria, que heredó de su tierra caldense y de su padre el amor por los encuentros culturales.
LO MÁS VISTO