Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

¿Por qué Gisele Bündchen se despidió de las pasarelas?

¿Por qué Gisele Bündchen se despidió de las pasarelas?

REVISTA JET-SET

A los 34 años, la top model brasileña, quien lleva ocho años siendo la mejor pagada del mundo, se baja de las pasarelas para dedicarse a consentir a su esposo, Tom Brady, y a sus dos hijos pequeños: Benjamin y Vivian.
La modelo declaró en un periódico brasileño que quiere expandir la firma de lencería que diseña para Hope y abrir tiendas desde América Latina hasta Oriente. Aquí con uno de los diseños de su marca.
Por: 9/4/2015 00:00:00
La modelo mejor pagada del mundo hará el último desfile de su carrera en la Semana de la Moda de Sao Paulo, en Brasil, el próximo 20 de abril, durante la presentación de la nueva colección de Colcci, una de las marcas más importantes en la carrera de la maniquí. Es la última de las supermodelos de los años 90 que se retira, ya Claudia Schiffer y Naomi Campbell, sus contemporáneas, habían tomado la misma decisión. 

La top model se va de las pasarelas definitivamente después de 20 años de carrera para dedicarle tiempo a su familia, que es ahora la prioridad de su vida. Se casó en 2009 con Tom Brady, mariscal de campo del equipo de fútbol americano New England Patriots, con quien tiene dos hijos: Benjamin, de 5 años, y Vivian Lake, de 2. Su matrimonio, según Forbes, es el más influyente de Estados Unidos después del de Beyoncé y Jay-Z. Es una de las pocas parejas de famosos en las que ella gana más que él. Tan solo en 2014, Gisele se embolsó 47 millones de dólares, 12 más que el deportista que figura en la lista de los hombres más guapos del mundo. 

El ex ángel de Victoria’s Secret tiene el récord de haber sido la modelo mejor paga por ocho años consecutivos, con una fortuna cercana a los 300 millones de dólares. Ha sido la imagen de campañas de Dior, Dolce & Gabbana, Balenciaga, Versace y, recientemente, de Chanel, que por primera vez escogió a una brasileña para representar el lujo parisino. Hace poco firmó el mayor contrato de su carrera con la empresa estadounidense de ropa Under Armour por 25 millones de dólares. Además de tener un cuerpo de medidas perfectas (86-61-86), es una “empresaria feroz y competitiva”, como la describió su esposo en la revista Vanity Fair. Ahora que tendrá más tiempo quiere internacionalizar su línea de lencería, Gisele Bündchen Intimates, que diseña para la marca Hope.

“Gisele le devolvió al mundo de la moda el glamour de las mujeres con curvas”, dijo el diseñador Alexander McQueen cuando la subió a la pasarela en 1997. La chica de Horizontina creció en un modesto hogar de dos habitaciones que compartía con sus padres, una cajera de banco y un profesor, y sus cinco hermanas, entre ellas su melliza, Patricia, quien es además su mánager. En su adolescencia soñaba con ser una jugadora profesional de voleibol hasta que fue descubierta en un centro comercial a los 14 años por un cazatalentos que le vio madera de maniquí. Pocos meses después, la agencia Elite, responsable del éxito de otras como Naomi Campbell y Cindy Crawford, la lanzó al estrellato.

Ya perdió la cuenta del número de portadas de revistas donde ha aparecido, pero no olvida la primera: fue Vogue París y sabe que 2006 tenía en su cuenta 700 carátulas y seguía sumando, convirtiéndose así en la mujer que más ha figurado en los medios impresos. Solo ha sido superada por Lady Di. Su fallido romance con Leonardo DiCaprio dio mucho de qué hablar entre 2000 y 2005. Se dice que la relación terminó porque el soltero más mujeriego de Hollywood no quería casarse ni formar una familia. 

A pesar de la constante exposición mediática, a la modelo no se le conocen escándalos. Apoya causas sociales y es Embajadora de la ONU para temas ambientales. Usa las redes sociales para animar a las jóvenes a que tengan confianza en sí mismas. Hace yoga, practica kung-fu y no se cansa de hablar de la importancia de la alimentación y el ejercicio. Come poca carne y le gusta plantar sus propios vegetales. Lleva una vida hogareña que incluye irse a la cama a las 10:30 de la noche. Lo que más la hace feliz es pasar tiempo con su familia rodeada de animales, salir con sus amigos y montar en bicicleta. 

A Gisele Bündchen no le queda ninguna cima qué conquistar en el mundo de la moda, y quizá por eso ha decidido retirarse cuando está en lo más alto.

LO MÁS VISTO