Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Gina Lollobrigida ¿Senil o estafada por su esposo?

Gina Lollobrigida ¿Senil o estafada por su esposo?

Revista Jet-set

La leyenda italiana del cine dice que a punta de papeles falsos el playboy español Javier Rigau, 34 años menor que ella, la engañó para que se casaran por poder. Pero la falta de sexo en la relación es para algunos la causa real de su acusación y ahora quiere la venganza.
Gina Lollobrigida y Javier Rigau y Rafols en el Baile de la Cruz Roja de Mónaco en el 2006. Empezaron su relación en 1984, cuando ella tenía 57 años y él 23. Foto: Look Press Agency.
Por: 1/3/2013 00:00:00
Hizo más de setenta películas en su carrera como actriz, pero ninguna con la carga de drama de su matrimonio con el español Javier Rigau y Rafols. La disparatada historia ha vuelto a poner a la que fuera llamada “la mujer más bella del mundo” en la primera plana de los diarios y hasta ahora lo único cierto es que alguien miente.

A finales de enero, el nombre de Gina Lollo-brigida apareció ligado de nuevo al de Rigau, tras largos meses en los que nadie supo que pasó al fin con su publicitado romance. No se trataba de un amor convencional, pues ella le lleva a él 34 años, al respecto de lo cual no tuvieron pudor en confesar la tórrida pasión que los unía en publicaciones tan populares como ¡Hola!, de España. Pero hace tres años dejaron de exhibirse en las galas del jet-set, lo cual indujo a pensar que habían terminado. Ahora resulta que sí se casaron en el 2010, pero lo particular del cuento es que la Lollo, como la llaman, asegura que se enteró hace poco.

La actriz de 85 años cree que el que fue su toyboy inseparable se valió de tretas para falsear un matrimonio por poder en Barcelona y así apoderarse a su muerte de su fortuna, valorada en 55 millones de dólares, fruto de su paso por el cine de Italia y Hollywood. Relata que varias veces estuvo a punto de ir al altar con él porque creía que ello la liberaría de una larga depresión. En últimas, le dijo a The Times, de Londres, que era un disparate. Entonces, prosiguió, Rigau le hizo firmar un poder para representarla en un proceso contra su antiguo abogado. A cambio, él usó ese papel, autenticado en una notaría de Barcelona, como una autorización de ella para casarse por poder.

“Estamos casados así ella no lo quiera estar ahora”, le dijo Rigau a The Times. Sostiene que ella estuvo en la capital catalana adelantando los trámites de la boda y para probarlo muestra otro documento en el que Gina le dio permiso a una tal María Pilar Guimera para que la representara en el casamiento, realizado en Barcelona por la Iglesia. Al respecto, Lollobrigida dice que sí estuvo en la ciudad, pero no para firmar papeles de matrimonio, sino para asistir a una película y una cena. “En la comida, la gente se acercó a pedirme autógrafos. Ese bastardo de Javier trajo hasta mí a esa mujer (María Pilar Guimera) y ella dijo: ‘Por favor, firme esta foto’. Y entonces yo se la dediqué. Él me dijo el nombre en español. Era algo así como María, la representante”.

La manera en que se enteró de que es la esposa de Rigau también tiene vuelos novelescos. El año pasado, relata Gina, Javier la buscó y le dio un papel que resultó ser el testamento de él. Al leerlo, no solo supo que él le legaba su fortuna, sino que además estaban casados. Según The Times, fiscales españoles investigaron en julio del año pasado, pero no encontraron evidencias que avalen la denuncia de Gina de un falso matrimonio. Por su parte, su exabogada Giulia Citani corrobora que ella la acompañó a la Ciudad Condal a hacer las diligencias. Dando a entender que a la diva la aquejan achaques de la edad concluyó: “Gina está confundida y quizá no recuerda lo que pasó”.

En febrero, después de que estallara el escándalo, Lollobrigida soltó otra perla que puede encerrar el meollo del asunto. “Javier Rigau y yo nunca hemos tenido relaciones íntimas. Creí que era un buen tipo, educado, que podía ser su amiga en un momento difícil”, declaró a El País, de Madrid, cuando le preguntaron si estaba molesta por el desinterés sexual de Javier. No obstante esa confesión desconcertó a muchos, pues ellos empezaron a salir en 1984, cuando él tenía 23 años y ella 57, y desde entonces solo se separaron por cuatro meses en el 2006.

Rigau, que tiene fama en España de cazafortunas, aclara que no necesita la plata de ella, pues es rico por su familia y por sus negocios inmobiliarios. En cuanto al sexo, opina que quien queda mal es ella y que los dos estuvieron muy enamorados. Todo este lío se lo atribuye a Andrea Piazzolla, con quien al parecer su esposa lo ha reemplazado. Este joven apuesto de 25 años es ahora el gerente de Gina, luego de empezar como su mensajero. Rigau y allegados a ella aseguran que él la aisló hasta de su único hijo, Milko, de su nieto y sus amigos y que es ahora quien controla su vida y propiedades. Incluso, según Rigau, orquestó todo este escándalo y le grabó en secreto un video en el que asegura que nunca ha estado casado, cuando lo que quiso decir es que no lo había estado antes de su boda con Gina. Con esta y otras pruebas, la artista dice que seguirá adelante con el caso ante los tribunales. Libre del supuesto matrimonio falso, sospecha Rigau, Gina podría quedar libre para casarse con Piazzolla y dejarlo millonario.
LO MÁS VISTO