Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

George Clooney ¿Playboy o gay?

George Clooney ¿Playboy o gay?

Revista Jet-set

El reciente rompimiento del actor con su novia Stacy Keibler atiza uno de los grandes misterios de Hollywood: ¿es él un alérgico crónico al compromiso o un homosexual que se resiste a salir del clóset.
“Lo último que haré es saltar y decir que eso es mentira. Creo que sería injusto con mis amigos de la comunidad gay. No voy a dejar que nadie haga que parezca que ser gay es malo. Mi vida privada es privada, y soy muy feliz con ella”, dijo Clooney a la revista The Advocate sobre los insistentes rumores de que es homosexual. Foto: Look Press Agency.
Por: Edición 26429/7/2013 00:00:00
La vida amorosa de Clooney, uno de los hombres más deseados pero escurridizos del mundo, parece haber adoptado un guion que se repite cada dos o tres años: el encantamiento inicial con una bella desconocida, quien suscita la envidia de sus congéneres. De pronto, a ella se le ve del brazo de él en las galas más rutilantes del jet set, de vacaciones en la casa de su bello adonis a orillas del lago de Como, en Italia, al lado de Matt Damon, Cindy Crawford y toda la crema y nata del cine. Al calor de tanto entusiasmo, surgen los rumores de que ella, en uso de sus 15 minutos de fama, sí será capaz de disuadirlo de su promesa de no casarse nunca más, luego de su divorcio de Talia Balsam hace 20 años. Pero súbitamente, el hechizo se rompe y el actor vuelve a quedar solo hasta su próxima conquista.

Así sucedió con sus tres últimos amores, la mesera Sarah Larson, la presentadora Elisabetta Canalis y la exluchadora y presentadora Stacy Keibler, con quien el actor y director acaba de partir cobijas, ¡por teléfono!, luego de dos años de relación. Según la prensa chismosa americana, hacía meses que no tenían sexo ni se veían debido a que sus labores los tenían distanciados: mientras que él cumplía con sus compromisos en Europa, ella lo hacía en Los Ángeles, donde se embarcó en una próspera carrera en televisión, gracias, se dice, al solo hecho de ser la novia de Clooney. Según Hollywood Scoop, el romance le ha reportado US$10 millones, una fortuna que seguirá creciendo si le va bien con su nuevo reality show, Supermarket Superstar, que se estrenó el 22 de julio.

Keibler negó las murmuraciones de que ella se cansó de él porque nunca le hizo la ansiada propuesta de matrimonio, pero en Hollywood se insiste en lo contrario. Lo mismo se dijo cuando terminó con Larson y Canalis, no sin razón, ya que el mismo artista ha corroborado una y otra vez que formar un hogar no le interesa.

Luego de salir con otras actrices, Clooney comenzó a preferir a mujeres anónimas, maleables y fácilmente impresionables, lo que al decir del semanario francés Le Nouvel Observateur, pone a pensar. “¿Y si a la final, Georgie fuera un gay que no lo asume, habida cuenta de su estatus de símbolo sexual ”, se preguntó la revista. ?Es una teoría que contrasta con la que lanzó la experta en relaciones de pareja Lisa Copeland en el Huffington Post, según la cual él es el típico chico malo, guapo, rico, inteligente, que sabe tratar a una mujer y hacerla sentir la más codiciada. Su inconveniente es que una vez logra seducirla, se aburre de ella y alza el vuelo.

Le Nouvel Observateur, digno producto de la tierra del racionalismo y del Mayo del 68, concilia las dos teorías. “Sea lo que sea (Clooney) desafía al sistema con brío (…) Él prueba que existe sin ser ‘el marido de’. Es el señor Clooney, simplemente”. La publicación también argumenta que el artista no se conforma con lo que se espera de él. Gay o no, señaló, vive su vida sin comentarla, sin comprometerse ni aprovecharse de su carácter de superestrella mundial. “Cuantos menos detalles dé, más libre será. Y la libertad de existir como se quiera es el único lujo que los actores de Hollywood no pueden comprar”, concluyó la revista.
LO MÁS VISTO