Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

George Clooney y Amal Alamuddin: ¿Matrimonio de fachada?

George Clooney y Amal Alamuddin: ¿Matrimonio de fachada?

Revista Jet-Set

El compromiso del actor con la abogada más brillante y hermosa de Londres causa revuelo, pero se rumora que es una estrategia del actor para ocultar su homosexualidad.
Una de las primeras fotos que reveló la prensa de Amal y George juntos, en Londres. Ella se hizo la difícil, lo trató como a cualquiera y así lo conquistó. Foto: Rex Features
Por: Edición 2825/5/2014 00:00:00
“Amo, Amas, Amal, son las palabras que se vienen a la mente cuando se piensa en esta deslumbrante belleza”. Así fue descrita Amal Alamuddin en agosto pasado al encabezar la lista de las abogadas más hermosas de Londres del blog Your Barrister Boyfriend. Lo que no sabía quien redactó las frases era que ya por esas fechas el corazón de la hermosa profesional, nacida en Beirut, pero de nacionalidad británica, tenía dueño. Se trataba nada menos que de George Clooney, protagonista del mito del eterno soltero que ha fascinado a Hollywood durante veinte años. Amal finalmente ha realizado la hazaña de quebrantar la voluntad del actor, que manifestó que no se volvería a casar, intención tan firme que incluso apostó a que la cumpliría hasta la muerte la suma de 100 mil dólares con su amiga y colega Michelle Pfeiffer.

A estas horas ya perdió el dinero, pues el compromiso fue confirmado por Doughty Street Chambers, la reputada firma de abogados para la que trabaja la novia, así como por los padres de él, Nick y Nina, quienes le declararon a medios como Radar Online que están fascinados con Amal. Nina aclaró que no tiene nada que ver con las recientes enamoradas de su hijo, meseras, deportistas, modelos y aspirantes a actrices.

Además de linda y rompecorazones, de ser llamativa a donde

va, sociable y ambiciosa, según le aseguraron sus amigos al Daily Mail, Amal ha ganado prestigio en los ámbitos legales de Gran Bretaña como defensora de los derechos humanos y por sus conocimientos sobre la guerra, lo que seguramente sedujo a Clooney, quien ha enfocado su trabajo humanitario en esa línea. Entre sus clientes figuran Julian Assange, el fundador de Wikileaks, y la ex primera ministra de Ucrania, Yulia Timoshenko. Actualmente, Alamuddin es asesora del ex secretario general de la ONU, Kofi Annan.

Pero eso no fue lo único que le valió que Clooney rompiera el juramento de no volverse a casar luego de su mal matrimonio con Talia Balsam, quien ha sido su única esposa. Una fuente cercana a la abogada le reveló al Daily Mail que ella utilizó la estrategia de hacerse la difícil. “Trátalo inicuamente y lo tendrás a tus pies”, fue su consigna. Él la invitó a salir dos veces y ella le contestó que no porque estaba ocupada. A la tercera, aceptó y venció, porque lo trató como a cualquiera y no como si fuera George Clooney. Eso fue lo que lo enamoró, prosiguió el infidente, ya que es habitual que las mujeres lo adulen y eso le ahuyenta. Amal, además, se ha codeado siempre con personajes importantes, y por eso no la deslumbró la fama del ganador del Oscar.

Según los padres de George, él se las presentó hace casi un año, es decir, mucho antes de octubre, cuando empezaron a dejar verse en público. Tras unas vacaciones en Tanzania y en las islas Seychelles, Clooney fue a conocer a la familia de Amal al Líbano. La propuesta de matrimonio, relató la revista People, fue realizada por el novio con tacto, pues incluso intervino en el diseño del anillo de compromiso, hecho de platino e incrustado con un diamante de 7 quilates en corte esmeralda.

Otra fuente de People aseguró que él se arrodilló para pedirle que se casarán, y agregó: “George esperó a estar en el espacio correcto para conocer a la persona correcta. Ha madurado y evolucionado y ha encontrado a alguien que le puede seguir el ritmo”.

Pero no había terminado de despuntar la noticia cuando ya las malas lenguas sembraban cizaña sobre la sinceridad de esos sentimientos. Como se recuerda, ha habido rumores de que Clooney es gay, pues no se ha acomodado con ninguna mujer, a pesar de haber podido tener a la que se le antojara. También fue visto con reserva el que llegara a los 50 años soltero y sin hijos, e incluso se le rumoró un romance con su amigo de hace veinte años, Rande Gerber, esposo de la top model Cindy Crawford. Un atisbo de ello también se quiso ver cuando su exnovia, Elisabetta Canalis, confesó que su relación era más de padre e hija que de amantes.

Quienes sostienen la teoría de la homosexualidad del artista creen que él no se atreve a reconocerlo porque ello afectaría su estatus de símbolo de la masculinidad en Hollywood. A todo ello, Clooney siempre ha respondido con humor y sarcasmo. Una vez, por ejemplo, contestó: “no soy gay, soy gay-gay”, mientras que a The Advocate le expreso: “Lo último que me verán hacer es dar saltos de alegría diciendo ‘¡eso es mentira!’. Sería injusto con mis amigos de la comunidad gay. No voy a hacer parecer que eso es malo (…). Cuando me muera, seguirán diciendo que lo era. Me importa una mierda”. Es cierto, el misterio tal vez nunca se desvele, pero a él seguro le pasará lo que a Cary Grant, de quien Clooney es considerado el sucesor y a quien las dudas sobre su sexualidad lo persiguen más allá de la tumba.
LO MÁS VISTO