Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Galán vs. Galán

Galán vs. Galán

Revista Jet-set

Gloria Pachón, la esposa de Luis Carlos Galán, pasa por una verdadera encrucijada desde que sus hijos Juan Manuel y Carlos Fernando aspiran, por partidos diferentes, al Senado. La madre les dio el aval cuando decidieron enfrentarse, pero todavía no sabe por cuál de los dos votará.
La viuda de Luis Carlos Galán, Gloria Pachón, es una activista política que se entregó en cuerpo y alma a las campañas al Senado de sus hijos Juan Manuel, del Partido Liberal, y Carlos Fernando, de Cambio Radical. Foto: Imagen Reina/14
Por: Edición 27724/2/2014 00:00:00
En estos días, se volvió recurrente preguntarle a Gloria Pachón, la viuda de Luis Carlos Galán Sarmiento, por cuál de los hijos votará para el Senado de la República: si por Juan Manuel Galán, del Partido Liberal, o Carlos Fernando Galán, de Cambio Radical. Pero ella todavía no sabe.

Esta difícil campaña electoral, que la situó entre dos fuegos políticos dentro de la misma casa, la tiene lejos de buscar una solución salomónica. “No sé qué haré el próximo 9 de marzo. Esta situación es muy complicada. Hubiera sido más fácil que uno de mis hijos se hubiera lanzado al Senado y el otro a la Cámara de Representantes. Pero ni modo”.

Antes de que los dos jóvenes se enfrentaran en la arena política por partidos diferentes, la decisión se discutió en familia con el propósito de marcar divergencias en los proyectos de ley y trazar las reglas de una competencia sana. Gloria, la matriarca, sería el único vínculo en pleno agite de contienda electoral.

Mientras ella quedaba atrapada entre sus dos Galán, optó por entregarles algo más que un apoyo de corazón, hasta el punto que dividió su tiempo entre los comandos de trabajo de Cambio Radical y del liberalismo. En cada sede escucha las propuestas programáticas, ayuda a cuadrar agendas, suelta ideas para definir estrategias publicitarias en las redes sociales y se preocupa por la imagen de los aspirantes. Está pendiente de todo, dicen sus allegados.

Gloria Pachón ha sido inspiradora de una iniciativa a favor de las madres cabeza de familia que Juan Manuel propondrá durante el próximo periodo legislativo, en caso de que repita curul por tercera vez consecutiva. Y es que hace 24 años, cuando Luis Carlos Galán fue asesinado, la periodista quedó sola con tres hijos de 17, 15 y 12 años.

Precisamente, el ADN político de Juan Manuel, quien cumplió 41, y Carlos Fernando, de 36, fue heredado del lado paterno. Galán Sarmiento, hijo del dirigente liberal Mario Galán, fue concejal de Bogotá y candidato presidencial del nuevo liberalismo. Su muerte violenta a manos de las fuerzas oscuras de Pablo Escobar y Carlos Castaño, le dio una imagen caudillista en la lucha contra el narcotráfico. Sin embargo en esta campaña, Juan Manuel y Carlos Fernando decidieron brillar con luz propia y se apartaron de la sombra y legado del galanismo. “No podemos declararnos herederos del nuevo liberalismo, aunque seguimos sus valores como la transparencia y lucha contra la corrupción”, dice el candidato que encabeza la lista de Cambio Radical. “No obstante, la gente nos ve como la esperanza galanista que no ha muerto”, complementa su hermano liberal.

El hijo mayor de Luis Carlos y Gloria se ponderó como político a temprana edad, a los 17, cuando en el sepelio de su padre le entregó las banderas del neoliberalismo a César Gaviria. Juan Manuel lleva dos periodos en el Senado de la República, con un apoyo popular, en 2010, de unos 81.000 votos, la segunda votación más alta de su colectividad. Así habla de él, su orgullosa madre: “Juan es impredecible. Toma decisiones que me sorprenden. Ha entrado en diferencias incluso con el mismo Partido Liberal”.

Igualmente, el exconcejal de Bogotá y economista de la Universidad de Columbia, Carlos Fernando Galán Pachón, se permeó del ejercicio político desde muy niño. Todavía recuerda el tono enérgico de su padre en el momento de defender la institucionalidad del país. Cuando este joven se estrenó como presidente de Cambio Radical puso a prueba aquellas enseñanzas y le negó el aval a un centenar de candidatos que estaban vinculados a la parapolítica. Así mismo, durante su paso por el Concejo capitalino fue el primero en denunciar las ollas podridas en el escenario del carrusel de la contratación distrital. Gloria Pachón interpreta esos candentes debates como la gran escuela que formó a su hijo para el Congreso de la República: “él es muy serio. El Senado no le quedará grande porque ha sabido prepararse con estudio y arrojo”.

La osadía e impulso de Carlos Fernando llegó al punto que, en medio de una reunión, le pidió a su mamá más decisión y la invitó a hacer público el nombre de su candidato. Gloria sonrió y prefirió callar. Ni siquiera ella sabe qué le dice su corazón de madre.
LO MÁS VISTO