Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Los 15 años de Gaira

Los 15 años de Gaira

Revista Jet-set

Guillermo Vives abrió su restaurante Gaira en el garaje de la casa de su mamá hace 15 años. Hoy, con el apoyo de su hermano Carlos, este rincón del Caribe en Bogotá es el preferido de artistas y músicos, que lo usan como vitrina para mostrar su talento.
Aunque muchos le dicen a Guillo que debió ser cantante como su hermano Carlos, él prefirió dedicarse a la cocina. Sin embargo, en su menú tiene platillos como La butifarra de Pacho y La Tierra del olvido. Foto: ©Gerardo Gómez/13.
Por: Edición 26716/9/2013 00:00:00
Hace 15 años Guillo regresaba al país después de estudiar gastronomía en Nueva York sin dinero para montar un restaurante en Bogotá, que era su sueño. “Le pedí a mi mamá que me prestara el garaje de la casa. Ella vivía sola, el barrio ya no era residencial y la gente de las empresas salía a buscar dónde almorzar”, recuerda con nostalgia. Aracelly apoyó a su hijo. El espacio de Gaira no superaba los 200 metros cuadrados y abría solo de lunes a viernes.

Con el tiempo los clientes empezaron a rediseñar la carta y el lugar. “Decían, ¿Cómo es que no tienes una carimañola? —¿Qué tal unas tajaditas de plátano maduro bien puestas? Y lo mismo con la música: —¿Por qué no abren el sábado para venir a cantar”, cuenta Guillo. Entonces llegaban Andrés Cepeda, Fonseca y Juanes, para hacer coro con Guillo y Carlos, que por esa época acababa de lanzar su segundo álbum Tengo Fe. “Las fiestas que hacíamos con mi hermano en ese pequeño lugar eran famosas”, recuerda Carlos. “Compartían escenario con los músicos de La Provincia o Distrito Especial, y los actores de La Tele, que ya entonces concurrían a la misma casa donde también estaban las oficinas de Gaira Música Local. La gente lo llamaba: ‘El café de los artistas’.

En el 2008, los hermanos anunciaron la ampliación con un afiche en el que su madre aparecía saliendo con todos sus corotos, el loro y el neceser: “¡Por fin sacamos a mamá de la casa!”, escribieron.

Hoy se cumplen los 15 de Gaira, pero los hermanos Vives también celebran los primeros cinco años del Cumbia House Bogotá. Un proyecto que nació del afán de Carlos por apoyar a los artistas colombianos. “Es un live del mismo estilo del Hard Rock Café o el House of Blues. Un restaurante-bar temático en el que presentamos shows en vivo y teatro. Por eso cuando mi hermano y yo saludamos a la gente decimos: ¡Bienvenidos al Gaira Café - Cumbia House, buena comida, buena música!”, afirma Carlos.

LO QUE VIENE

Para conseguir una mesa en Gaira se necesita paciencia, pues la espera puede tardarse dos meses. Esto los impulsa a crecer y reinventarse. Guillo dice que “con la comida siempre busco crear una explosión en los sentidos, tenemos influencia de diferentes partes del mundo, aunque no estoy de acuerdo en hacer fusiones porque sí”. Y complementa su hermano: “Ahora hay que trabajar muy fuerte para lograr los sueños de expandir la marca”. A finales de año inaugurarán Cartagena Cumbia House, un regalo para La Heróica, templo de la música y la localidad. “Mejor dicho, se los resumo en una frase: “La embajada de Cartagena en Cartagena”.

Hoy el slogan de Gaira es “The new colombian choice”, que incluye a Los Cumbieros, la banda encargada de poner a rumbear a la gente todos los fines de semana, y El misterio del libro mágico, el matiné musical con Pombo, con el que los niños se toman la casa los domingos. Quieren crear un espacio rentable para los artistas. “Que Fonseca pueda venir acá no solo a tocar la guitarra en mitad de la noche sino a darle un espectáculo completo a su público. “Me gusta la rumba que deja una bonita sensación, no un dolor de cabeza de puro guayabo. Para eso es necesario un buen show”, concluye Guillo.
LO MÁS VISTO