Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Delirio, la película

Delirio, la película

Revista Jet-set

La Fundación Delirio, una mezcla de circo y música, es el escenario de la película Ciudad Delirio que dirigió la española Chus Gutiérrez. Esta historia relata el romance entre una bailarina y un médico que se conocen bajo la carpa de este gran espectáculo. Delirio también publicó su segundo libro sobre la salsa.
En la película Ciudad Delirio, la actriz Carolina Ramírez encarna a una bailarina que salió de las barriadas populares de Cali. En la cinta también actúan estudiantes de las escuelas de baile de la ciudad y de la Fundación Delirio. Foto: Cortesía Laboratorios Black Velvet.
Por: Edición 2734/12/2013 00:00:00
La Carpa Circo Delirio, de Cali, es de esos espectáculos circenses que no necesita de elefantes ni tigres domados para cautivar a los asistentes. Los bailes a ritmo de salsa y las acrobacias vertiginosas han sido suficientes para llamar la atención incluso de dos productoras de cine: 64-A Films, de Colombia, y Film Fatal, de España. Los dos grupos, que unieron esfuerzos económicos y creativos, acabaron de rodar la cinta Ciudad Delirio, que si bien no es la historia de esta fundación artística, por lo menos echará mano de las coreografías, canciones, vestuario y bailarines que se ganaron el reconocimiento de los medios internacionales. La BBC, por ejemplo, les hizo un documental a los cientos de jóvenes de las barriadas caleñas que encontraron en esta carpa la posibilidad de expresarse artísticamente.

La película, basada en una historia imaginaria, y que llegará a las carteleras en la Semana Santa de 2014, está protagonizada por la actriz valluna Carolina Ramírez, de La hija del mariachi, y el actor español Julián Villagrán, ganador del premio Goya por su papel en la cinta Grupo 7. Los personajes estelares de Ciudad Delirio –una bailarina y un médico– representan el choque de dos mundos diametralmente opuestos, pero que al final se entienden gracias al amor y la salsa. Este tipo de dramas románticos y con música tuvieron relevancia en los años 80 con producciones como Flashdance, Dirty Dancing y Footloose. El cine de Colombia, un país folclórico y rumbero por excelencia, paradójicamente no había tenido un musical en toda su historia.

Ciudad Delirio, la película, está dirigida por la cineasta ibérica Chus Gutiérrez, cuyo feeling con la música nació desde antes de formar parte de la agrupación pop Las Xoxonees, que en Colombia se hizo famosa por el tema Marijuli.

La capital del Valle, con sus lugares emblemáticos y barriadas, es la tercera protagonista del film que fue rodado en sitios como el aeropuerto, el Teatro Enrique Buenaventura, la plaza Caicedo, el barrio obrero de San Antonio, Juanchito y la misma carpa de Delirio. Unos 3700 extras fueron contratados para el rodaje que duró alrededor de siete semanas.

Una de las escenas que más requirió destreza y concentración por parte del equipo de producción fue la terminal aérea y en ella participaron 150 artistas de los sectores más populosos de la ciudad, donde existe un inventario de 350 escuelas de baile. Viviana Vargas, coreógrafa y bailarina principal del show Delirio y 12 veces campeona mundial de salsa, creó nueve números musicales especiales para la película. Las coreografías fueron dirigidas por la europea Blanca Li, quien ha trabajado con intérpretes como Beyoncé, Kylie Minogue, Paul McCartney y las compañías de la Ópera de París y el Ballet de Berlín. Para la musicalización de este pintoresco dramatizado, sus productores, en cabeza de Diego Ramírez del film Perro come perro, compraron los derechos de canciones de Guayacán, Niche, Willie Colón y los Hermanos Lebrón. “Queremos mostrar el lado positivo de la ciudad. El cine y la televisión se han encargado de retratar nuestros antihéroes. Con esta película solo queremos contar historias de gente que ha tomado un camino positivo”, explicó Ramírez. Esta producción busca darle una bocanada de aire al viejo Caliwood, término acuñado para definir el boom cinematográfico de esta ciudad entre los 70 y 80.

La Fundación Delirio, que inspiró la cinta, nació hace seis años por iniciativa de las empresarias y relacionistas públicas Andrea Buenaventura, Eleonora Barberena, Liliana Ocampo y Ángela Gallo. Ellas estuvieron tentadas a actuar en Ciudad Delirio para interpretarse a sí mismas, pero al final rechazaron la propuesta. La vida de las cuatro mujeres emprendedoras ha estado ligada al movimiento salsero de Cali, y en especial a la rumba de Juanchito. Andrea Buenaventura es la directora de la carpa y Fundación Delirio que beneficia a cientos de artistas de la capital del Valle y de sus alrededores. Los jóvenes que llegan cargados de sueños de ser bailarines son entrenados en este lugar e incluso les consiguen trabajo en otros espectáculos del mundo.

Desde 2008, el show que ellas crearon es una parada obligatoria para los turistas que llegan a esta ciudad del Pacífico colombiano. Por allí han pasado Óscar de la Renta, Jean Paul Gaultier y Roberto Cavalli, entre muchas más celebridades. Delirio no tendrá elefantes, ni leones, pero tiene su primera película.
LO MÁS VISTO