Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Francisco Urrutia y María Elisa Gómez, apasionados por la fotografía

Francisco Urrutia y María Elisa Gómez, apasionados por la fotografía

REVISTA JET-SET

Él es un prestigioso abogado y ella, una consagrada bailarina, pero muchos desconocen que son una pareja de fotógrafos aficionados que recorren el mundo retratando animales y paisajes. En estos días exponen sus mejores fotos en la firma Posse Herrera Ruiz, en Bogotá. El dinero que recauden con la venta de su obra lo donarán a la fundación Sanar, que atiende a niños con cáncer.
A María Elisa Gómez y a su esposo Francisco Urrutia se les ocurrió hacer una exposición con sus fotos para ayudar a los niños con cáncer, enfermedad que él ha superado tres veces.
Por: Revista Jet-set.7/12/2016 00:00:00

Francisco se apasionó por la fotografía en 1963 cuando su papá le compró la primera cámara en una estación de tren en Estados Unidos, camino al internado en el que estudiaría su secundaria. Era una Kodak instantánea de última tecnología que costó 16 dólares. Después de eso, se volvió el fotógrafo oficial del colegio, a quien sus compañeros le pedían que les tomara fotos.

En 1969 regresó a Colombia y, paralelo a la carrera de Derecho que inició en la Universidad de los Andes, se preparó profesionalmente como fotógrafo. “Me dediqué a los retratos espontáneos y no posados. Desde ese entonces decidí no usar trípode ni estudio, sino hacer mi trabajo con luz natural”, cuenta. Su talento era tan evidente que sus imágenes fueron utilizadas en los grabados que aparecieron en el billete de 2 pesos y algunas las publicó El Tiempo en primera plana.

En cuarto año de carrera se casó con la bailarina de ballet María Elisa Gómez, quien le acolitó su hobbie. “Él tenía 22 años y yo 18, estaba aprendiendo a caminar. Literalmente le cargaba las maletas y lo asistía en el laboratorio, era como su asistente, me sentía feliz de verlo hacer lo que tanto le gustaba”, cuenta.

En 2004 Francisco empezó a experimentar con la fotografía digital en compañía de su esposa, quien se animó también a aprender. Desde ese entonces, la pareja ha recorrido más de 70 países haciendo fotos, principalmente de la naturaleza. María Elisa cuenta que al principio “peleaban” por quién disparaba la cámara y a qué debían tomarle fotos. Con el tiempo cada uno fue forjando su estilo: él prefiere los animales y ella los paisajes.

Ahora están haciendo una exposición conjunta en las oficinas de la firma de abogados Posse Herrera Ruiz, de la que él es socio. A la pareja, que siempre ha sido muy reservada con su arte, la entusiasmó la idea de venderlas y donar ese dinero a la fundación Sanar, que atiende a niños con cáncer, enfermedad que Francisco ha combatido desde los 40 años.

Además de la labor social, están interesados en crear conciencia sobre la preservación del medioambiente. “Mi intención es mostrar la espontaneidad de los animales en su hábitat. Con paciencia logré comunicarme con ellos, mirarlos a los ojos y no verlos como enemigos. También quiero generar una reflexión sobre la importancia de proteger los ecosistemas, que se están destruyendo poco a poco. Mi obra es una oda a la naturaleza”, asegura Francisco.

LO MÁS VISTO