Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

La rebelión de Paris Jackson, la hija del rey del pop

La rebelión de Paris Jackson, la hija del rey del pop

REVISTA JET-SET

Una terrible tusa y la insuperable pena de la muerte de su padre, han vuelto a la hija de Michael Jackson una adolescente problema: es alcohólica, quiere emanciparse y ya intentó suicidarse.
“Las expectativas de la gente conmigo son jodidamente ridículas”, escribió Paris en Instagram, en el mensaje en que declaró que asiste a sesiones de Alcohólicos Anónimos. Fuma un cigarrillo tras otro, pese a que aún no tiene la edad legal para hacerlo.
Por: 24/2/2016 00:00:00

Hasta antes de la pasada navidad, la prensa estadounidense reportaba que Paris estaba reestablecida, luego de la depresión que la llevó a intentar quitarse la vida en 2013. Tras el drama, la jovencita de 17 años, fue internada en un colegio terapéutico de Utah, aunque algunos medios señalan que se trataba de una clínica psiquiátrica.

En todo caso, de la noche a la mañana, la única mujer de los tres hijos de Michael Jackson volvió a protagonizar titulares por su preocupante conducta. Los paparazzi la pillaron fumando cuando aún no tiene la edad legal para hacerlo. Además, quiso hacerse un tatuaje, pero sus abuelos, Joe y Katherine Jackson (quien tiene su custodia legal), se lo prohibieron. Según Radar Online, ella no soporta que le digan “no”, entonces se aplicó uno removible, a base de henna, tal como lo captó otro reportero gráfico. Katherine, Joe y TJ Jackson (su primo) vieron las fotos del tatuaje y quedaron lívidos. Parece su manera de decirles: “voy a hacer lo que me dé la gana”, contó a la web un allegado que conoce bien a los Jackson. “Desde entonces, las peleas entre Paris y su familia no han cesado”, prosiguió la fuente, “y la joven no hace más que proferir una amenaza: alejarse de sus abuelos y tíos apenas cumpla los 18 años”.

La problemática parece más grave, a juzgar por un mensaje que publicó en Instagram en el que se quejaba, una vez más, del acoso del que es víctima en las redes sociales por ser hija de quien es. Con un lenguaje algo rudo, escribió: “¿Se espera que, literalmente, me siente sobre mi culo a responder todos los comentarios (positivos y negativos) que la gente me deja? […] Es muy egoísta que yo sea atacada por cada cosa que posteo solo porque gente que ni siquiera conozco no tiene lo que desea”. Y volvía a surgir su clamor alrededor de la figura de su progenitor, fallecido prematuramente en 2009: “Aprecio el amor y apoyo, pero las expectativas son jodidamente ridículas. Las expectativas sobre mi padre fueron putamente absurdas. Él no le debía nada a nadie, pero lo volvían trizas todos los días. No dejaré que eso pase conmigo”. Ahí bien podría estar resumida la desventura de esta hija de la fama; heredera de quien fue quizá la figura más célebre pero también más polémica del pop. “La gente ha estado embistiéndome desde el preciso segundo en que desactivé el botón de la privacidad. Pero ya no estoy pegada a eso, como cuando tenía 14 años y borraba cada post porque se metían conmigo en exceso y me expresaban tanto odio que quise suicidarme”, señaló.

Las frases más impactantes de esta especie de rabioso memorial de agravios, no obstante, fueron aquellas en que reveló que está asistiendo a Alcohólicos Anónimos, lo cual evidencia otro escollo en su vida. Según Radar, este nuevo desbarajuste en la vida de Paris tiene motivos sentimentales. Sus amigos le contaron al portal que ella sufre un punzante despecho por su ruptura con el futbolista y también millonario heredero Chester Castellaw, a quien, en lo mejor del idilio, llamó “mi primer verdadero amor”. Él, aseguran los informantes, la ayudó en su recuperación tras el intento de matarse y la relación se volvió tan intensa que la prensa gringa especuló que se habían casado, ya que ella empezó a usar un anillo con un enorme diamante y a presentarse como Paris Jackson Castellaw.

Según otras fuentes, Chester no fue la mejor influencia para la hija del gran ídolo de los años 80. “Antes de entrar en rehabilitación por la tentativa de suicidio, ella nunca consumió drogas ni alcohol, pero mientras fue novia de él, supuestamente, incursionaron en la experimentación. Cuando terminaron, Paris se deprimió y eso la llevó a la bebida y a fumar un cigarrillo tras otro”, le reveló otro indiscreto a Radar. “Por suerte, tiene varios amigos en Alcohólicos Anónimos y ellos la animaron a ir a las reuniones. Esto ha funcionado, hoy solo sale con gente sobria y tiene un padrino. Aunque es algo nuevo para ella, definitivamente está en el camino correcto”, concluyó.

Pero los dolores de cabeza no terminan ahí, pues Paris sigue muy distanciada de su familia; salvo de su hermano mayor Prince Michael, y solo confía en sus amigos. Para colmo de males, quiere irse de la casa de sus abuelos en Calabasas, California, no cuando cumpla la mayoría de edad, sino lo más pronto posible. Como quiera que sea, su cumpleaños número 18, el 3 de abril, está a la vuelta de la esquina. Quienes la rodean temen que esta peligrosa espiral se vuelva más demoledora, pues desde ese día ella no solo será libre de hacer lo que le plazca, sino además la dueña de una cuantiosa fortuna (unos 100 millones de dólares), que pueden resultar explosivos, como se ha visto en otros casos, al lado de las drogas, el alcohol y sus tendencias depresivas.

LO MÁS VISTO