Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Las mejores fotos de la boda de María Antonia Santos y Sebastián Pinzón

Las mejores fotos de la boda de María Antonia Santos y Sebastián Pinzón

REVISTA JET-SET

La hija del presidente Juan Manuel Santos y el empresario Sebastián Pinzón Naranjo unieron sus vidas el 18 de junio. La hacienda presidencial Hatogrande, en Sopó, Cundinamarca, fue escenario de la elegante y sobria ceremonia católica a la que asistieron 600 invitados.
Después de la ceremonia los novios salieron felices en medio de los aplausos de los invitados. La novia levantó triunfante su bouquet de Magnolia Grandiflora.
Por: 30/6/2016 00:00:00

La romántica cita se dio lugar en la residencia campestre de la Presidencia de la República. La hacienda Hatogrande, que desde la época de la Independencia ha sido lugar de encuentro de la diplomacia y clase política nacional, congregó esta vez a amigos, familiares, políticos, empresarios, artistas y algunos ilustres invitados internacionales. A las 5 y 30 de la tarde, bajo el cielo azul de la sabana, apareció María Antonia tomada del brazo de su padre, el presidente Juan Manuel Santos. “Caminar al altar de tu mano es lo más lindo que me ha pasado”, expresó la novia, quien brilló con un diseño de Isabel Henao elaborado con cientos de pétalos de encaje bordados sobre un tulle italiano color marfil, y satín crepé en offwhite. El mandatario colombiano subió a Instagram una foto con María Antonia, vestida de novia, y escribió: “No es fácil entregar en el altar a una hija. Hoy lo hago tranquilo. Sebastián es un gran ser humano. ¡Toda la felicidad para mi patojita! Santos, orgulloso y sonriente, la acompañó por un camino de kílims persas, mientras sonaban las notas clásicas del grupo de 23 coristas y músicos dirigidos por el belga Paul Dury. Allí la esperaba Sebastián Pinzón, su novio por cinco años. La pareja se conoció gracias a que Martín, el mayor de los Santos Rodríguez, compartía las aulas de clase del colegio Anglo Colombiano con Sebastián, quien hoy tiene 27 años. Mientras transcurría su noviazgo, María Antonia estudió Neurociencia en la Universidad de Brown, en Providence, Rhode Island, y hace unos meses terminó su maestría en Psicología Social en el London School of Economics. Por su parte, Sebastián, hijo del empresario Mario Fernando Pinzón y la ingeniera y exdirectora del Instituto Nacional de Vías, Alicia Naranjo, hizo la carrera de Administración con énfasis en Ciencias Computacionales en la Universidad de Barry, en Miami, donde fue becado por su talento para jugar golf. Esta relación, que la mayor parte del tiempo fue a distancia, contó desde un comienzo con el beneplácito de los Santos y los Pinzón. El compromiso de sus hijos, realizado hace un año en las playas de Tulum, México, fue anunciado en las redes sociales por María Clemencia Rodríguez de Santos: “Sebastián, bienvenido a nuestra familia”. La nueva pareja de esposos fue bendecida por monseñor Fabio Suescún Mutis, obispo castrense de Colombia, quien ofició la ceremonia en la que Juan Manuel Santos y Alicia Naranjo hicieron las lecturas eclesiásticas. El momento más emotivo se dio cuando los contrayentes leyeron los votos matrimoniales y Fonseca, la sorpresa que María Clemencia tenía preparada para la pareja, interpretó la canción Prometo: “Te prometo que serás mi consentida. Te prometo que estaré siempre en tu vida”. Al final de la misa, Esteban Santos, hermano menor de la novia, leyó la bendición papal. Después de sellar su unión, pasaron a celebrar con sus invitados con un coctel al aire libre. Luego se dirigieron a la carpa, cuyo montaje en los jardines de la hacienda presidencial estuvo a cargo del arquitecto Franz Vandenenden, quien incluyó cientos de rosas en tonos pastel y pequeñas luces colgantes. La celebración organizada por la primera dama y su hija, de la mano de la wedding planner María Gómez, estuvo matizada con toques nacionales, como la vajilla pintada a mano por artesanos de El Carmen de Viboral; la música del grupo Herencia de Timbiquí y de los ganadores del Grammy Latino, Monsieur Periné; y la cena, con sabores colombianos como la uchuva y los palmitos del Putumayo, a cargo del chef bogotano Harry Sasson. Ya entrada la noche, el presidente y su hija de 24 años abrieron el baile con el vallenato La tierra del olvido de Carlos Vives. Este fue el momento para que la orquesta, Los 20 de julio, interpretara sus éxitos. El festejo duró hasta el amanecer cuando los DJ Gabriel Odín y Káiser animaron a los amigos de la pareja con sus excepcionales playlist. Este enlace pasará a la historia por ser la segunda vez que la hija de un presidente se casa durante el gobierno de su padre, como fue el caso de Diana Barco, hija del expresidente Virgilio Barco. Los recién casados viajaron de luna de miel al Caribe y a su regreso fijarán su residencia en Bogotá.

LO MÁS VISTO