Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Casa de Indias, el palacio de Lina Botero en Cartagena

Casa de Indias, el palacio de Lina Botero en Cartagena

REVISTA JET-SET

La diseñadora de interiores, hija del maestro Fernando Botero, restauró su casa colonial en La Heroica y puso su indiscutible estilo en cada uno de los espacios. Esta construcción del siglo XVI, que ha pertenecido a la familia Botero Zea desde 1979, es hoy Casa de Indias: la nueva experiencia en alquileres de lujo para pasar unas vacaciones realmente exclusivas.
En el patio principal la piscina ocupaba la mayor parte del espacio. Después de la segunda restauración, se redujo y se modernizó. Ahora es el lugar de recreo en el día, y de reunión y romanticismo en la noche
Por: 30/6/2016 00:00:00

Han pasado casi cuatro décadas desde que la recordada directora del Museo de Arte Moderno, Gloria Zea, compró la casa familiar en Cartagena. La restauración de la abandonada edificación colonial que se había incendiado tardó unos años, y cuando recuperó todo su esplendor fue el lugar de reunión de los Botero-Zea. Lina, la segunda de los tres hijos, tiene allí en la Calle Don Sancho del centro histórico de Cartagena, los mejores recuerdos de sus paseos en Colombia. Con el tiempo el histórico lugar se dividió en cinco confortables apartamentos. Ante la distancia geográfica los hermanos Fernando, quien vive en México hace más de 15 años, y Juan Carlos, que fijó su residencia en Miami, le vendieron su parte a la diseñadora de interiores que hoy vive en París. “Nunca había pensado en quedarme con ella, pero siempre me interesó conservar ese tesoro. La volví a restaurar y a redecorar con la ayuda del diseñador Gustavo Pinto. Hoy día se alquila como casa vacacional y ha sido un gran éxito”, cuenta Lina. La decisión de abrir las puertas de esta joya arquitectónica al público no fue complicada. Lina dice que quienes tienen construcciones en Cartagena saben que son muy difíciles de conservar, por la humedad del clima y la salinidad en el aire, y ella siempre supo que la mejor manera de mantener un espacio como este, que refleja sus colores originales en las paredes, era habitándolo: “Una casa abierta a la gente se llena de vida”. Para lograr ese propósito, se asesoró de expertos hoteleros. Dejó los detalles del alquiler y los servicios en manos de Amparo Velásquez de la compañía hotelera Mustique, los mismos que han hecho célebre el hotel Casa Don Sancho en la ciudad amurallada. Hace un poco más de un año, durante todas las temporadas, Casa de Indias ha sido arrendada en dos modalidades: con cinco, o diez habitaciones. Cada rincón, los dos patios, las tres salas, el comedor y la terraza son obras de arte decoradas por Lina. “Casa de Indias es una nueva experiencia en alquileres de lujo porque sin ser hotel, cuenta con servicio especializado. El resultado es una experiencia mágica y única”, dice la orgullosa decoradora, quien se ha encargado de difundir la belleza de Cartagena con sus amigos extranjeros, quienes ahora son sus huéspedes frecuentes.

LO MÁS VISTO