Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El baby boom colombiano

El baby boom colombiano

REVISTA JET-SET

Tal parece que la cigüeña ha estado trabajando horas extras últimamente, sobre todo en los círculos políticos donde se espera, con alegría y entusiasmo, la llegada de varios bebés.
Juan Ricardo Ortega, quien trabaja en el Banco Interamericano de Desarrollo, cuida a los niños por la mañana mientras que Paola sale al aire en Blu Radio.
Por: 10/3/2016 00:00:00

Paola Ochoa y Juan Ricardo Ortega

Se creció la familia

Cuando la periodista Paola Ochoa y su esposo, el exdirector de la DIAN, Juan Ricardo Ortega, se enteraron de la noticia de que serían papás se pusieron muy nerviosos porque hace cuatro años habían tenido a los mellizos, María del Mar y Lorenzo, y de repetirse la historia ajustarían 6 hijos. Él tiene uno de su anterior matrimonio y tres con Paola. Sin embargo, hace unas semanas respiraron tranquilos cuando el ginecólogo les confirmó que solo era uno. “Dos habría sido aterrador, son lindos pero demandan mucho trabajo”, dice ella.

Paola tiene cinco meses de embarazo y el niño nacerá en Washington, donde la pareja vive hace un año y medio. Aunque al principio les dio muy duro tener que abandonar Colombia por amenazas, hoy se sienten más adaptados. Llevan una vida tranquila donde la prioridad es pasar más tiempo con la familia. Compraron una amplia casa, al lado del parque Rock Creek, de seis habitaciones, sótano, jardín y una huerta en la que siembran tomates y berenjenas. En invierno, los fines de semana, van a esquiar. Y en verano montan en bicicleta, hacen caminatas por los parques naturales y visitan museos.

La noticia del nuevo bebé cambió sus planes: tenían previsto pasar las vacaciones de mitad de año en Colombia pero el virus del Zika los hizo desistir de la idea. “Eso me tiene muy angustiada, por ahora no quiero salir a ninguna parte”, dice Paola, quien ha tenido un embarazo relativamente tranquilo. Le han dado antojos de comer mazorca salada, no dulce como la vende en Estados Unidos, y uchuvas. “Me dan ganas de comida colombiana que no puedo conseguir aquí”, dice. A pesar de su estado, no se queda quieta ni un minuto, está haciendo una maestría en gerencia de redes sociales en la Universidad de Georgetown. “Mi sueño era trabajar en la campaña de Hillary Clinton, a quien admiro profundamente. Intenté mucho pero no pude porque no era ciudadana de este país”.

La exdirectora de la revista Dinero disfruta de su labor de ama de casa aunque no se desprende del todo del periodismo: publica una columna en El Tiempo, un lunes cada quince días, el cual ya cuenta con muchos seguidores. “Para mi escribir es una terapia, como si hiciera yoga o meditación por dos horas”. Asegura que hacerlo desde otro país le permite mirar las noticias con una perspectiva distinta, sin tantos apasionamientos. Además, es la corresponsal de Blu Radio en Washington. Se levanta a las cuatro de la mañana y está al aire hasta las 10:30. Durante ese tiempo Juan Ricardo se encarga de los niños: los baña, les da el desayuno y los lleva al colegio. Después él se va a trabajar al BID –Banco Interamericano de Desarrollo– y ella lo releva en las tareas del hogar: recoge a sus hijos en el colegio y pasa la tarde con ellos.

“Todos los días me preguntan cuándo va a nacer su hermanito. Me dicen que le pongamos un nombre de superhéroe: el hombre araña o Flash Gordon”, cuenta Paola, quien todavía no sabe cómo bautizará a su bebé.

Laura García

Líder de asuntos públicos en Pacifc Rubiales

Una tarde en la que se sentía indispuesta Laura García Caballero pasó por un laboratorio clínico y, sin estar muy segura, decidió hacerse la prueba de embarazo. Ya en su casa recibió la llamada que le anunciaba el resultado positivo. “Salí corriendo a la sala en donde estaba mi esposo. Fue muy chistoso porque como no tenía el examen en mi mano, él no lo podía creer”, dice. Al darse cuenta de que no era una broma, David Luna, ministro de las TIC y futuro padre, celebró sorprendido. Desde entonces han pasado cinco meses. Los dos habían pensado buscar su primer hijo después del Carnaval de Barranquilla, ya que la hermana de Laura fue la reina de las fiestas curramberas y esperaban gozárselas a su lado. Además, no querían exponerse al temido virus del Zika. “Pero finalmente la llegada de un hijo no la decide nadie, tampoco su sexo”. Al principio del embarazo ella pensaba que era un niño, pero quien viene en camino es Julieta. Esta noticia tiene muy ilusionada a Laura, quien espera construir una relación con su hija igual a la que tiene con su mamá. “Soy una mujer clásica y voy a inculcarle los valores que aprendí en mi casa”. Entre las tradiciones que quiere conservar está el color rosado. Aún no tienen listo el cuarto de su bebé, pero ya le han comprado mucha ropa. “Voy a muñequear”, dice. Julieta Luna García nacerá a mitad de año en la Clínica del Country de Bogotá, será cachaca como su padre... Pero Laura ya tiene planes de enseñarle su acento costeño.

María José Valenzuela

Asesora de asuntos políticos de la presidencia

Otro hogar al que visitará la cigüeña dentro de poco es el de María José Valenzuela y su esposo, Rodrigo Lara, director del partido Cambio Radical. Su primogénita, María Antonia, nacerá a finales de junio en Bogotá. La pareja, que lleva un año y medio de casada, quería un hijo pero nunca se imaginó que iba a ser tan pronto.

Al representante a la Cámara se le cumplió el sueño de que fuera una niña, ya que él solo tuvo hermanos hombres. Siente que la relación de un papá con una hija es más estrecha y está dispuesto a consentirla al máximo. María José dice que desde que supieron que iban a ser papás ve a su esposo más tranquilo, con mejor genio y que pasa más tiempo en la casa. Ahora disfrutan con todos los preparativos para recibir a su pequeña: en diciembre viajaron a Miami a comprar el ajuar. “Rodrigo está feliz, tanto que se aguantó diez días de shopping sin chistar, él escogió el coche”.

La abogada externadista, quien trabaja en la Presidencia de la República en la Dirección de Asuntos Políticos, es muy previsiva y ya tiene todo listo. En una de las habitaciones de su apartamento hay varias cajas de plástico llenas con ropa de bebé desde los cero meses hasta un año, además de un completo kit de teteros, chupos y juguetes. “No quiero que nada me haga falta”. Rodrigo tiene 40 años y María José 30, según ellos esa es una buena edad para convertirse en papás porque ya tienen claro lo qué quieren en la vida.

Daniela Pinedo

Modelo y actriz

En 2015 la vida de la modelo Daniela Pinedo dio un giro radical: renunció a la presentación de farándula de Noticias Caracol, se fue a vivir a México con su esposo Francisco Cardona y quedó en embarazo de su primer hijo. Al cierre de esta edición ya había empezado la cuenta regresiva para dar a luz a su pequeño Franco, quien nacerá en el D.F. El parto estaba previsto para el 8 de marzo y ella quiere que sea natural, aunque prefiere no pensar mucho en ese momento porque le tiene pavor a los dolores. En general, Daniela ha tenido un embarazo muy tranquilo, sin mareos ni náuseas. “Lo único es que me he vuelto bipolar, ahora lloro hasta con los créditos de las películas. Francisco se burla de mi sensibilidad pero yo no puedo hacer nada”, bromea. Él le tiene paciencia y trata de cumplirle los antojos. “Me han dado ganas de comer cosas picantes, me encanta la gastronomía mexicana”, dice.

El hermano del actor Manolo Cardona ya tiene dos hijas de su anterior matrimonio con la actriz Ana María Trujillo y por eso está feliz de que sea un niño para jugar fútbol con él. “A Francisco le toca volver a ser papá desde cero porque Catalina y Julieta ya están grandes. Yo le digo: ‘¿será que a ti ya se te olvido cambiar pañales?’. Él es super relajado, yo soy más psicorrígida y perfeccionista. No sé cómo voy a hacer con Franco, de pronto cuando lo vea me desarma y hasta ahí llegué”.

Margarita Amín

Especialista en Bikram Yoga

Victoria llegó el 16 de febrero para completar la familia Gaviria Amín. Desde que Simón Gaviria Muñoz, director del Departamento Nacional de Planeación, y Margarita Amín Díaz se casaron en noviembre de 2010 acordaron tener varios hijos. La noticia de la llegada de su tercera niña fue el cumplimiento de su deseo. Cada una de ellas es diferente: Sofía de 4 años, cuyo nombre significa sabiduría, es muy parecida a su abuelo, el expresidente César Gaviria. Filipa, quien fue llamada así porque quiere decir ‘amiga de los caballos’, tiene las mismas facciones de su madre. “Y el nombre de Victoria no hay que explicarlo, cada bebé ha llegado a nuestras vidas acompañada de buenas noticias”, dice Margarita. La nueva hermanita fue muy anhelada, cada día Sofía y Filipa preguntaban cuándo iba a venir a su casa, mientras le consentían la barriga a su mamá con crema en las noches. A las pocas horas de su nacimiento en la Fundación Santa Fe de Bogotá, la pequeña sorprendió a sus hermanas con regalos de la película Frozen, ellas, felices con la novedad de tenerla cerca, quieren besarla y cargarla en todo momento. Con tan pocos días de nacida Victoria duerme en el cuarto de sus padres. “Es muy tranquila y siempre parece que estuviera sonriendo. Por ahora no sabemos a quién se parece, pero lo que es evidente es que tiene la paciencia de su papá”, concluye Margarita, quien describe a Simón como un padre amoroso que se sabe comunicar muy bien con sus hijas.

LO MÁS VISTO