Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Flora Martínez resucita a Frida Kahlo

Flora Martínez resucita a Frida Kahlo

REVISTA JET-SET

A Frida la han interpretado reconocidas actrices como Salma Hayek y Ofelia Medina, ahora el reto es para la colombiana Flora Martínez, quien la revivirá en las tablas en septiembre en un monólogo que mostrará sus percepciones sobre el amor, la sexualidad, el arte y el dolor físico.
Los que han visto a la actriz caracterizada de la artista mexicana han quedado sorprendidos con su parecido. “Si uno ve una foto de Frida se da cuenta que ella no está tratando de agradar a nadie, de ahí me agarré para representarla”.
Por: Revista Jet-set10/8/2016 00:00:00

Cuando le propusieron hacer este papel, Flora estaba en el reality Bailando con las estrellas, leyó el libreto y empezó a ‘meterle mano’ bajo su óptica femenina”. “De Frida se han hecho muy pocos monólogos y han sido escritos por hombres mexicanos y machistas. En uno de esos decía que las mujeres habíamos nacido para tener hijos y yo pensaba que una mujer imposibilitada para ser mamá, no pudo haber dicho eso”, dice la reflexiva actriz mientras aprieta sus carnosos labios.

Después de leer casi todas las biografías que se han escrito sobre esta heroína moderna y de ver un sinfín de películas, lo que más le llamó la atención fue la visión tan bonita que tenía de la muerte. “Nosotros aquí vivimos como si no nos fuéramos a morir nunca, y por eso nos agarran fuera de base. Yo he tenido la muerte muy cercana desde muy chiquita, se han ido personas que he querido mucho como Jaime Garzón”.

Flora descubrió ese vínculo tan profundo que la artista tenía con la muerte cuando se puso a pintar el primer autorretrato que hizo Frida y se dio cuenta de que el fondo era todo negro, lúgubre. En el ejercicio de meterse en la piel de Kahlo, la actriz empezó a dibujar sus cuadros. Está en clases con Carlos Jacanamijoy y verlo en el silencio de su estudio le ha servido para entender mejor a su personaje. “La obra de Frida habla por sí misma, ella era una mujer que lastimaba con sus cuadros y yo pretendo hacer lo mismo con mi monólogo. Ella enfrentaba su dolor con sentido del humor. En una de las películas que hicieron de ella me impresionó verla tirada en una cama, alcoholizada, con la columna rota; y luego levantarse, peinarse y ponerse sus trajes autóctonos como toda una guerrera”.

La artista tenía una particular manera de expresar su gusto por la moda y la belleza. “En su adolescencia se vestía de hombre, yo también. Cuando empecé a estudiar teatro con Edgardo Román, me vestía con pantalón bota campana fosforescente, un body verde y me pintaba la boca de rojo como diciendo aquí estoy yo”.

Flora cuenta que la primera obra de teatro que vio fue precisamente Las dos Fridas y que esa fue la razón por la que quiso ser actriz. “Quedé atrapada con el conflicto psicológico que tenían estas dos mujeres”. Le gustó tanto que cuando pisó tierras mexicanas lo primero que hizo fue visitar la Casa Azul, la bella residencia de Kahlo. “Ella tenía en la cocina unos jarroncitos que decían Diego y Frida, eran como las obras de arte que le hacía a su esposo, el muralista mexicano Diego Rivera, con quien se casó dos veces”. Soy Frida, soy libre, mostrará la turbulenta relación que tenían los dos ídolos del arte mexicano que cuando peleaban se arrojaban cosas, para luego volver a amarse apasionadamente. “Ella se aguantó muchas cosas por amor pero no creo que lo haya hecho por estúpida. He pensado mucho en esa frase que él decía: ‘Yo no te puedo ser fiel pero te voy a ser leal toda la vida’, y lo cumplió porque estuvo a su lado hasta el último momento”.

Durante el desarrollo del monólogo se proyectarán varios videos y habrá música en vivo dirigida por el reconocido mariachi Ricardo Torres. Flora cantará varias rancheras.

Flora tan libertaria como Frida

Pero no es el único proyecto que tiene emocionada a Flora, quien en un mes lanzará un disco con covers de Rolling Stones, Bob Dylan, entre otros, en género de jazz y lounge. Lo grabó bajo la supervisión de su esposo, el productor musical uruguayo José Reinoso. “Él es mi mayor crítico, me da más palo del que me doy yo, que eso ya es mucho decir. Me ha tocado decirle bueno hasta ahí. Es muy artista, me conoce mejor que nadie en el mundo y sabe cuándo me autoengaño y me creo más fuerte de lo que realmente soy. Es como la voz de mi conciencia”.

En este momento para Flora la música es lo más importante, supera la actuación. “Me alejé un tiempo de las pantallas porque no les encontraba sentido a las historias, no me gustaban los personajes que me ofrecían que eran de drogadicta o prostituta, todos querían a Rosario Tijeras”, el papel que le dejó el estereotipo de mujer atrevida y sensual. “Después de eso todos me pedían que me desnudara, y a mí no es que me moleste el desnudo, sino lo que hacen después que es subir las fotos a internet. Uno piensa de verdad voy a entregar todo este trabajo para que después terminen haciendo un video porno conmigo. En la última película que hice con el director barcelonés Vicente Aranda estaba embarazada y tenía unas escenas en las que metía droga y venía un tipo y me ultrajaba, imagínate yo con esa sensibilidad que tenía. Simplemente dije no quiero jugar más a esto, qué depresión. Aparte cuando eres mamá te cambia la cabeza, hay que dar ejemplo, no quiero que mi hija Sofía, de 6 años, abra una revista o entre a las redes sociales y aparezca la mamá en bola”.

A la actriz se le iluminan los ojos cuando empieza a hablar de la sensibilidad artística de Sofía. “Ella es mi maestra número uno en la vida, es una niña muy inteligente, canta, toca el piano, su papá dice que tiene muy buen oído”. Su esposo tiene dos hijos a los que ella adora. Viven en Uruguay en una casa en el campo, alejados de toda esa exposición mediática. “Yo me he pasado toda la vida en el exilio, escondiéndome, y vuelvo cuando siento que tengo algo importante que decir, como ahora”.

LO MÁS VISTO