Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Flavia Dos Santos lleva la historia del sexo al teatro

Flavia Dos Santos lleva la historia del sexo al teatro

REVISTA JET-SET

Esta atrevida y sensual brasileña debutará en las tablas con la obra Historia ilustrada del sexo, que se estrenará el próximo 17 de septiembre. Hará el papel de Eva, una mujer que se las sabe todas en materia de sexualidad, desde la época del Kamasutra hasta el florecimiento de las relaciones virtuales. Así habló con Jet-set.
teatroFlavia Dos Santos se estrenará como actriz en la obra teatral La historia ilustrada del sexo. Después de la primera temporada lanzará al mercado una marca de productos estimulantes para las relaciones sexuales.
Por: 27/8/2015 00:00:00
Flavia Dos Santos se dirigía a la emisión del programa Agenda en tacones, de BluRadio, cuando recibió una llamada del director de dramatizados Dago García. A la sexóloga la habían escogido para protagonizar la obra de teatro Historia ilustrada del sexo, junto al actor Fernando Solórzano. Ante la propuesta, la brasileña recordó el consejo del oncólogo que le está tratando el cáncer de seno: contra la enfermedad se lucha con nuevos proyectos. 
“Yo estaba muy triste, pero le dije que sí a Dago. Nunca he actuado en mi vida, sin embargo quería una motivación para recuperar el entusiasmo”, expresó Flavia. En esta producción hará el papel de Eva con la excusa de narrar los cambios de la sexualidad desde el Antiguo Testamento hasta la llegada de internet. 
Su conversación con Jet-set giró alrededor de este tema y de la vocería que ha tomado en los medios para que la gente empiece a liberarse de las taras históricas, incluso aquellas de más de dos mil años.
¿Qué importancia tiene el sexo en la historia? –Es el motor. Se puede entender cada época a partir de la sexualidad.
En nuestros días, nos creemos muy liberados, pero todavía hay mojigatería –Eso viene del medioevo que fue una época oscura, de censura, pero la gente se la ingeniaba para la búsqueda del placer. En las cortes, muchos trataban de escapar de ese control de la Iglesia. Entre las mujeres estuvo de moda el sexo anal, para no quedar embarazadas. No todo el mundo fue capaz de liberarse y la humanidad vivió diez siglos de oscurantismo. En nuestros días, hay mujeres que creen que no se merecen el placer porque existe una carga histórica que las detiene y les genera culpa. Nos han inculcado que podemos tener sexo solo con amor, en una relación estable o en el matrimonio.
¿Qué le dejó el Renacimiento a la sexualidad? –Las mujeres recuperamos el estatus sexual. Nos pusieron arriba en las relaciones sexuales, antes eran solo los hombres. 
¿Cómo nos marcó la era industrial? –Llegaron los consoladores.
¿Qué transformaciones vivió el mundo con la pastilla anticonceptiva? –Desde los años 50 ha contribuido a la búsqueda del placer sin preocuparse por el embarazo. Incluso le da libertad a la mujer de tener sexo fuera de la casa. 
La gran revolución sexual llega en las décadas del 60 y 70. ¿Le hubiera gustado vivir esa época? –Simone de Beauvoir, los hippies, los Beatles y la marihuana sirvieron para la desinhibición sexual. No me hubiera gustado vivir en esa época porque el extremo al que llegó la búsqueda de las libertades dejó algunas pérdidas. Las mujeres se quejan porque se acabaron los caballeros o porque trabajan demasiado. 
¿Cuál de esas mujeres libertarias de la historia le hubiera gustado ser? –Una bien arrecha: Simone de Beauvoir o Elizabeth Taylor con sus diez maridos. Cualquiera, pero lejos de una época o país donde no tuviera voz. Me hubiera aburrido.
¿Qué personajes han sido inspiradores para tener una sexualidad libre? –María Magdalena, Cleopatra, Casanova, el marqués de Sade, Freud y Simone de Beauvoir. En nuestros días hay mujeres mediáticas que han representado el erotismo y la libertad del cuerpo como Marilyn Monroe y Madonna. Bill Clinton, con su Monica Lewinsky, y Puttin, sin camisa, también han motivado a la gente a buscar un sexo más libre.
¿Le hubiera gustado ser hombre? –Soy una mujer en un cuerpo equivocado. Mi pensamiento es muy masculino y lo bueno es que los hombres me gustan mucho. Mi marido me toma el pelo y me dice que si yo fuera hombre habría sido gay.
¿Qué impacto ha tenido la pastilla viagra en el sexo moderno? –Nos dio la oportunidad de vivir la sexualidad hasta el día de la muerte y nos liberó de la condena de no tener sexo en la edad mayor. Esto incidió en que la gente hoy se cuida más y tiene una alimentación sana para verse bien. Si tengo sexo por siempre, ¿por qué no tener una vida saludable y ejercitada para estar atractivo?
Llegan los años 80. ¿Qué pasa cuando la humanidad se topa con el sida? –Hace que uno vuelva al sexo caserito porque da mucho susto. El sida ha sido una gran maldad, un absurdo, un castigo duro para la humanidad. Muchas personas han muerto por la búsqueda del placer. Antes se morían en la guerra. Ahora la gente se cuida más, está atenta al uso del condón, pero eso no quiere decir que seamos más fieles. 
Cada época de Occidente tiene su rasgo. ¿Existe un hilo conductor? –La Iglesia siempre ha buscado el control y es porque nació en una Roma desenfrenada. La gente venía de orgías, de dormitorios en dormitorios y de abortos en la calle. El mundo necesitaba un tipo de orientación. La Iglesia impuso reglas, pero se le fue la mano con tantas prohibiciones. 
¿Qué pasa en el sexo en el siglo XXI? –La posmodernidad llega con el sexo virtual y el cambio de sexo. Ahí tenemos al padrastro de las Kardashian. 
¿Usted ha tenido sexo virtual? –Intenté hacerlo con mi pareja, pero fue un desastre para ambos. No somos muy buenos en el manejo del computador. Las palabras en la red calientan, pero no entiendo ese placer. A diferencia de las generaciones modernas, yo necesito el contacto físico, el roce de la piel. Sentir el calor y la temperatura excita.
¿Todavía le debemos mucho al Kamasutra? –Fíjate que en la obra de teatro le tenemos una canción a este manual de poses. Nosotros cantamos: “El Kamasutra es una chimba, no solo es para hacer bebés”. Pero está un poco dimensionado: el reguetón y la champeta tienen más poses. Estos bailes son liberadores sexuales.
Usted es liberada. ¿Será que encarna a la mujer carioca, a la garota de un país que es laico? –Mi país es más católico que Colombia. Nos dicen laicos pero tenemos uno de los índices de bautismo más altos en el mundo. Por eso los papas van cada rato a Brasil. 
Entonces, ¿dónde forja su espíritu libre? –Viví en Italia mucho tiempo, donde me gradué de sexóloga. Donde está el Vaticano se practica el aborto legalmente, por ejemplo. Desde hace tiempo hacen políticas públicas de control natal.
¿Cuál es el lugar más difícil para tener sexo? –En el avión. Me da miedo volar. Cuando me monto en uno estoy borracha o llorando.
¿El tamaño sí importa? –El tamaño de la mente y el cerebro.
Una fantasía por cumplir… –Tener sexo sobre un piano, al estilo de Michelle Pfeiffer en la cinta Los fabulosos Baker Boys.

LO MÁS VISTO