Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Fernando Botero presenta el libro de su vida y obra

Fernando Botero presenta el libro de su vida y obra

REVISTA JET-SET

El maestro colombiano presentó en Nueva York su más reciente libro Fernando Botero, una recopilación de cerca de 200 fotos de las obras que hacen parte de su vida artística. Esta vez la publicación tiene, además, una edición de lujo especial para coleccionistas que cuesta 1.700 dólares, es de papel de algodón y pesa cinco kilos.
"Nunca he encontrado en la vida algo que me llene tanto o me dé tanta paz como la pintura" Con esta frase comienza el más reciente libro del maestro colombiano.
Por: Revista Jet-set.8/2/2017 00:00:00

“Fernando Botero es un hombre de hábitos constantes”, asegura la autora del más reciente libro del maestro, Cristina Carrillo de Albornoz. La curadora de arte y amiga del maestro lo conoce bien, han trabajado juntos en varios proyectos por más de 15 años y todavía se sorprende con la disciplina, constancia y pasión que siente el artista paisa por la pintura.

“Definitivamente él es tan genial porque está enamorado del arte y ha encontrado la felicidad allí”, afirma. Justamente la admiración que siente por su trabajo la motivó a publicar este libro, 160 páginas que contienen una delicada selección de cerca de 200 fotografías de sus obras más representativas y otras inéditas, que nunca han sido exhibidas en ninguna sala de museo o galería en el mundo. El volumen, que pesa cinco kilos, es una colorida retrospectiva de más de 65 años de trabajo pictórico con un componente obsesivo por el circo, la violencia en el país y la tauromaquia, considerada por la crítica como el tema que más le apasiona al artista.Foto: Revista Jet-set.

Carrillo de Albornoz dedicó dos años a trabajar en este libro, que se presentó al público en octubre pasado en Nueva York y ha sido un éxito entre los amantes del arte y coleccionistas, a quienes sorprendieron con una edición de lujo especial de la que imprimieron solo 100 ejemplares en papel de algodón y con una portada hecha a mano que en el mercado se vende a un precio de 1.700 dólares. Assouline, la editorial neoyorquina elegida por la española y por Botero, también sacó a la venta una edición más económica, 845 dólares por unidad, que se consigue en varios países de América Latina como Perú, México y Colombia.

Los libros de Botero no se pueden dejar de vender en su tierra natal, de donde se fue a los 19 años para estudiar en Europa, pero a la que vuelve cada año durante un mes entero para visitar a sus nietos, sus amigos queridos y a disfrutar de las temporadas taurinas que tanto le gustan y nunca se pierde.Mona Lisa (1978). Botero reinterpretó la obra de Leonardo Da Vinci 474 años después de que la pintara el artista italiano. Foto: Cortesía Editorial Assouline.

Quienes lo conocen y han investigado su trabajo resaltan que las memorias de su infancia en Medellín, la ciudad donde nació, están presentes en cada pintura que realiza. “Es sorprendente el amor que Fernando siente por su país. Definitivamente el sentido de su obra está basado en los recuerdos de esa época. Cuando él pinta una calle, es una calle colombiana; cuando pinta una casa, los techos tienen esas tejas típicas colombianas; si pone a Luis XIV, lo pone con un fondo en Colombia, eso lo hace el más colombiano de los pintores colombianos”, asegura Cristina, a quien se le nota el cariño por el artista en cada palabra.

Lea también: Lucas Posada, el bicho raro de la familia Vargas

Botero logró universalizar aquellas costumbres, paisajes y personajes que, a fin de cuentas, son sus raíces. Precisamente esa característica de su obra, dice la autora, conmueve al público y por eso fue tan valioso seleccionar juiciosamente las pinturas, dibujos y esculturas que conforman este libro, que más que una colección lujosa de fotos, es un museo que el lector recorre con solo pasar la página.Obispo (1989). De su serie de pinturas religiosas, el maestro asegura que “el arte debe apuntar a trascender la vida y elevarla espiritualmente”. Foto: Foto: Cortesía Editorial Assouline.

“El legado de este artista es muy importante para la historia, por eso me pareció relevante publicar algo que visualmente fuera impactante, como sus obras, que reinventan el volumen propio del renacentismo. Es maravilloso cómo él lo convierte en algo moderno, característico de siglo XX”.

Esas figuras gordas que lo hicieron famoso y por las que hoy lo reconocen en cualquier rincón del mundo, son fruto de un largo camino de investigación propia del colombiano, quien en Italia se dio cuenta de que el volumen, que le gustaba de forma innata, era importante en la pintura. Las convicciones fuertes que defendió en los años sesenta, una época en que todo era más abstracto, lo han convertido en uno de los artistas contemporáneos más importantes del último siglo.

Lea también: Daniela Mejía y sus jaguares de cartera

El maestro Botero tiene 84 años y hasta el momento no ha pensado en colgar los pinceles. Su pasión por el arte es tan fuerte como la de los matadores por los animales de lidia, y así lo reconoce Cristina: “Lo he visto trabajar por más de década y media y he entendido que a su edad lo que le da la vitalidad que refleja es hacer lo que más le gusta en la vida”.

Diariamente, el maestro se levanta a las nueve de la mañana y pinta o dibuja hasta las nueve de la noche, con un pequeño descanso para almorzar. En un aparte del libro cuenta que disfruta estar solo en su estudio y que, además de las pinturas y los pinceles, la única herramienta de trabajo que tiene son sus dos manos.Mujer fumando (2012). Inédita. Óleo sobre lienzo. De esta serie el maestro asegura que “cada una de mis pinturas es una declaración de mis convicciones sobre el arte”. Foto: Foto: Foto: Cortesía Editorial Assouline.

LO MÁS VISTO