Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El circo de Botero

El circo de Botero

Revista Jet-set

El maestro Fernando Botero recopiló, en un libro, más de un centenar de pinturas y dibujos que surgieron cuando vio el circo de un pueblo en el Pacífico mexicano. A propósito de este lanzamiento, que se realizó en el consulado colombiano de Nueva York, el artista colgó allí algunas de las obras inspiradas en payasos, malabaristas y domadores de fieras.
Botero presentó en Nueva York el libro Circus: Paintings and Works on Paper que fue prologado por el periodista Curtis Bill Pepper. Foto: AFP.
Por: Edición 27023/10/2013 00:00:00
El nuevo libro de Fernando Botero, Circus: Paintings and Works on Paper, aún sin título en español, recopila las 134 pinturas y 57 dibujos de la serie El Circo, que surgió justo después de que el artista colombiano recreó la barbarie de la cárcel iraquí Abu Ghraib. Debido a aquellas obras lúgubres de los soldados sometidos y torturados, Botero dijo que quedó exhausto, una situación que lo motivó a buscar un estado anímico más alegre y optimista.

Por un tiempo pensó en retomar sus bodegones voluminosos y coloridos, pero durante un viaje a la costa mexicana del Pacífico, encontró el chispazo que le permitió el reencuentro con el mundo de los payasos, malabaristas, domadores de leones, magos y bailarinas que no veía desde su niñez en Medellín. La compañía circense era humilde y tenía una carpa raída por el tiempo y abandono, pero aún así le volvió a inyectar vida y color a los lienzos blancos que Botero tenía en su casa de Pietrasanta, Italia: “aquel circo fue como una gran revelación. Era igual a los que veía en mi tierra cuando estaba chiquito. Era pobre y lleno de animales famélicos. Todos tenían la ropa colgada en las carrozas que usaban. Me encontré una gran poesía allí, hablé con los artistas y vi un montón de posibilidades para mi pintura”.

El artista plástico trabajó dos años en la recreación de este espectáculo que le ofreció una paleta de colores como el rojo, amarillo, naranja y azul. “Más allá del colorido, me interesó su movimiento y la filosofía de los cirqueros que son nómadas. Tenía una deuda con todos ellos porque este tema ha sido de gran interés para muchos artistas”. El universo circense también fue ennoblecido por genios del arte como Renoir, Picasso, Lautrec, Miró y Chagall.

El periodo de Abu Ghraib en el universo boteriano, con cuadros sombríos en los que hubo ausencia de colores, quedó atrás. En la serie El Circo, el maestro colombiano capturó rostros optimistas y sin expresiones dolorosas que en el prólogo del libro Circus: Paintings and Works on Paper se definen como un reencuentro con la esperanza y la nostalgia. En este caso, el pintor no realiza crítica social, sino que plantea imágenes que sugieren que el show de la vida debe seguir.

Las pinturas y dibujos del mundo circense de Fernando Botero estuvieron colgados en la galería Thomas Gibson Fine Art, de Londres, y en el Instituto Valenciano de Arte Moderno, en España. A propósito del lanzamiento del nuevo libro, los cuadros de contorsionistas, zanqueros, bufones y payasos llegaron a la galería Mauricio Suárez Copete, del consulado colombiano en la ciudad de Nueva York. Hacía 20 años que Botero no se presentaba en este espacio cultural de nuestro país que está ubicado en el centro de Manhattan.

La publicación Circus: Paintings and Works on Paper fue prologada por el periodista y crítico de arte Curtis Bill Pepper, uno de los sabuesos de la extinta revista Newsweek. Hace poco, el autor escribió un texto en versión novelada acerca de los amores y obsesiones artísticas de Leonardo Da Vinci. Las obras del circo de Botero se expondrán en otros países. La función apenas comienza.
LO MÁS VISTO