Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Felipe y Letizia de España vientos de cambio

Felipe y Letizia de España vientos de cambio

Revista Jet-set

No han pasado dos meses desde su ascenso al trono y ya los nuevos reyes han empezado a implementar drásticas medidas e innovaciones que buscan devolverle su prestigio a la maltrecha Corona española.
Los reyes saludan al pueblo en Santiago de Compostela, adonde acudieron con motivo del primer aniversario del accidente de un tren que dejó 210 víctimas el año pasado. La reina fue criticada por reciclar para la ocasión el vestido que lució en la boda de William de Inglaterra. Foto: AFP.
Por: Edición 28814/8/2014 00:00:00
“Cuarenta días que cambiaron la monarquía”, es la frase con que varios periodistas han coincidido en llamar las primeras semanas de Felipe VI en el trono de España. Lo dicen porque desde su proclamación, el pasado 19 de junio, el nuevo rey ha cumplido con las funciones ceremoniales que le exige la tradición, pero también se ha dedicado a concretar su lema de “una monarquía renovada para un tiempo nuevo”, como lo expresó en su discurso inaugural.

Periodistas bien empapados de la vida de la realeza, como Paloma Barrientos, directora del portal Vanitatis, aseguran que el cambio se ha notado, por ejemplo, en el campo de las comunicaciones y relaciones con la prensa. “La transparencia de antes, que no era tal, ahora parece que es real”, expresó Barrientos al comentar cómo el contacto entre la Casa del Rey y los reporteros que la cubren parece más fluido. La nueva actitud de los Borbón, así mismo, apunta a un trato más directo con los súbditos. Ello marcó una innovación, dado que el rey Juan Carlos, el abdicado monarca, padre de Felipe, no era muy dado a ello, pese a que tenía fama de ser un hombre “sencillote” y simpático, de modo que hasta se dice que parece más un señor de pueblo que un rey. Ahora, en efecto, se ha visto cómo Felipe y su consorte, Letizia, se mezclan y conversan con la gente en sus comparecencias en actos públicos, al estilo de sus pares de Inglaterra u Holanda.

Las encuestas internas que realiza la monarquía para medir su favorabilidad entre los súbditos, informa la prensa de Madrid, han revelado sustanciales mejorías, en especial desde que la Casa del Rey dio a conocer el nuevo Código de Conducta de la familia real, la medida más importante que ha tomado Felipe en menos de dos meses de reinado. Se trata de un blindaje para evitar los desafueros que llevaron al debilitamiento de Juan Carlos y que lo obligaron a renunciar. Así, en una clara alusión al vergonzoso caso Nóos, por el cual su hermana la infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarin están rindiendo cuentas ante la justicia, Felipe prohibió que los miembros de la familia real trabajen para empresas o tengan negocios privados, como lo hacían ellos. En adelante, solo podrán dedicarse a actos institucionales, como representantes de la Corona. Esta regla solo cobija a los reyes, sus hijas Leonor y Sofía, y a don Juan Carlos y su consorte Sofía, según quedó conformada la familia real tras el reciente relevo.

Su majestad, de quien ahora muchos anotan que valió la pena darle la oportunidad de reinar, dispuso además que las cuentas de su casa se sometan a una auditoría externa y que su despacho cuente con asesoría jurídica permanente, para evitar los vacíos que a ese respecto se presentaron en tiempos de su padre.

Los lujos que se dio Juan Carlos, como el yate Fortuna, obsequio de un grupo de empresarios, y los dos autos Ferrari que le regaló el jeque de Dubái, fueron también motivo de críticas, debido a que su mantenimiento corría por cuenta de los dineros públicos. Por eso, Felipe anunció un régimen jurídico sobre los presentes a él y sus parientes para finales de este año.

Diarios locales como El País han informado también que el rey sigue recibiendo el sueldo que devengaba como príncipe de Asturias, algo más de 146.000 euros, la mitad del de su padre, con 49 por ciento de retención. La reina Letizia, por su parte, gana 102 mil euros, con retención del 47 por ciento. Como nuevo Jefe del Estado y de la Casa del Rey, se espera que Felipe reajuste o modifique estas cifras para el año 2015.
LO MÁS VISTO