Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

Felipe Cárdenas promueve el poder rosa

Felipe Cárdenas promueve el poder rosa

REVISTA JET-SET

Los homosexuales y lesbianas del país mueven unos 16.000 millones de dólares al año, casi todos en los segmentos de salud y turismo, una cifra nada despreciable incluso para los inversionistas heterosexuales. La Cámara de Comerciantes LGBT, que preside Felipe Cárdenas, reconoce el poder rosa y busca la inclusión de su comunidad a través de la apertura de empresas.
El presidente de la Cámara de Comerciantes LGBT en Colombia, Felipe Cárdenas, nació en Manizales, donde desafió a su familia de tradición caficultora y empresarial, cuando salió del clóset. Desde hace tres años dirige este organismo que busca que su comunidad sea respetada y tenga fortaleza comercial.
Por: 5/11/2015 00:00:00
La Organización de las Naciones Unidas estima que en Colombia existen cinco millones de gays, lesbianas y transgéneros, lo que equivale a una cifra más grande que el número de habitantes de Cali, Medellín y sus áreas metropolitanas juntas. Por supuesto la comunidad rosa, que desde los años 90 fue agrupada bajo la sigla de LGBT, ofrece múltiples oportunidades de negocios que resultan atractivas incluso para los inversionistas más conservadores del país. 
Hacia este nicho de mercado se dirigió el radio de acción de la Cámara de Comerciantes LGBT de Colombia, que fue constituida hace tres años bajo la presidencia del joven administrador Felipe Cárdenas. “Nosotros promovemos, capacitamos y entregamos certificaciones para que la comunidad se autoincluya de manera dinámica en la sociedad a través de los negocios. Sugerimos dónde y cómo invertir para que nuestros afiliados se puedan empoderar a nivel económico”, dijo.
En 2014, este organismo, que trabaja con unos 150 establecimientos en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cartagena y Bucaramanga, midió por primera vez el poder de compra de homosexuales y lesbianas, y encontró que mueven una caja registradora de 16.000 millones de dólares cada año. En este orden de ideas, el 3,5 por ciento del producto interno bruto es un logro de las llamadas minorías sexuales. 
El poder de compra los vuelve un segmento atractivo para sectores que agrupan la salud, belleza y cuidados personales. El 35 por ciento de los gastos del LGBT dinamiza los negocios como los gimnasios, spa, centros de cirujanos estéticos, empresas de medicina prepagada y de nutrición. Según el DANE, un heterosexual puede gastar hasta 18 pesos por cada 100, mientras que un gay tiene una capacidad de compra de 55 pesos. “La imagen y el bienestar tienen mucho valor para nosotros”, explicó Cárdenas, abiertamente homosexual. Hace cuatro años se casó con el politólogo Andrés Vásquez.
Después del segmento de cuidados personales viene el turismo gay, que tomó fuerza en los últimos años, con una oferta de destinos, museos, galerías, cruceros y zonas de rumba en todo el mundo. En Colombia, ciudades como Bogotá, Medellín y Cartagena fungen de potencias locales de lugares “rosa” donde se queda casi el 35 por ciento del gasto anual. Parte de los viajeros también se distribuyen en Santander debido a los atractivos arquitectónicos de Barichara y las actividades ecológicas en Chicamocha y San Gil. De hecho, la Cámara de Comerciantes LGBT certifica continuamente a algunos hoteles boutique de estas urbes en la categoría gay friendly, como se conoce a los sitios que son amigos de la diversidad sexual. 
Recientemente lo hicieron con la cadena hotelera Marriott, donde las parejas del mismo sexo pueden solicitar una habitación con cama doble sin riesgo de sentir el rechazo de los empleados. “Un lugar amigable es el que garantiza un trato igualitario al consumidor LGBT”, explicó el manizaleño Felipe Cárdenas. 
Hace algunas semanas también les otorgaron el sello gay friendly a las papelerías y librerías Panamericana de Chapinero y de la calle 72, en Bogotá. Gracias a esta apertura, los estantes se llenaron de contenidos que son atractivos para homosexuales y lesbianas como las tarjetas para el Día del Amor y la Amistad con ilustraciones de parejas del mismo sexo. Cárdenas y su equipo capacitaron a los cajeros, asesores de ventas, personal de aseo y vigilancia con el fin de dirigir los protocolos del servicio al cliente hacia la tolerancia y el respeto. 
En la solidez del bolsillo gay juegan factores como la constitución de parejas sin hijos, que en el país ascienden a unas 500.000. Con esta cifra se podrían llenar algunas ciudades del tamaño de Armenia y Pereira, en el Eje Cafetero. “No hay niños, entonces el gasto es diferente al de una familia de heterosexuales. Son hogares donde no compran pañales, ni enfrentan la complejidad de invertir en niñeras o en colegios. Si se van de vacaciones no hay que adquirir pasajes para cuatro o cinco personas”, aseguró Cárdenas. Otros sectores de la economía colombiana como los servicios profesionales, la banca y del entretenimiento, en función de la rumba y la moda, están agradecidos con la comunidad del LGBT debido a sus generosos consumos.
De hecho, la Cámara de Comerciantes fomentó la confección de ropa interior, vestidos de baño y calzado entre empresas muy pequeñas que facturaban entre cinco y ocho millones de pesos mensuales y las subió en el barco de las exportaciones hacia México, España y Estados Unidos. El revolcón de la internacionalización disparó los ingresos hasta unos 120 millones de pesos. 
Los gays y lesbianas de Colombia también promueven su talento y creatividad en la modalidad de diseños de páginas web y aplicaciones para todas las plataformas digitales de estos países. “Somos el grupo social más conectado en el mundo. Nueve de cada diez personas del LGBT tienen teléfonos inteligentes con plan de datos. La cifra es significativa porque el espacio digital le da anonimato a los que no les gusta mostrar su identidad sexual. Las app permiten interacción y socialización, en su mayoría entre hombres”, puntualizó el dirigente gremial. 
Hace unos días, organizó en Bogotá la segunda versión de la Cumbre Anual de Negocios para la comunidad LGBT que contó con sus homónimos del resto de América. En este evento, la transgénero Ophelia Pastrana, perteneciente a una de las familias políticas más influyentes del país, relató su experiencia como consultora digital en el extranjero; y Tony Tenicela, ejecutivo de IBM en Estados Unidos habló de la afinidad de esta marca con las minorías sexuales. También vino John Tanzella, el presidente mundial de la organización que regula el turismo gay en el mundo. Su importancia radica en que lo comparan con Ban Ki-moon de las Naciones Unidas. Por supuesto, a Colombia la promueven como un destino amigable que poco a poco ha abierto espacios a los gays en la política y el mundo empresarial. Sin embargo, Cárdenas dijo que aún falta más tolerancia.

LO MÁS VISTO