Suscríbase

Reciba en su correo nuestras noticias y entérese de lo último de los famosos.

El lado sucio y oscuro de los Affleck

El lado sucio y oscuro de los Affleck

REVISTA JET-SET

Con tres premios Óscar entre los dos, Ben y Casey Affleck se coronan como la familia del momento en Hollywood, donde sus escándalos de abuso sexual, infidelidad y fuertes adicciones son tratados con un inusual disimulo.
Por: Revista Jet-set.22/3/2017 00:00:00

En la gala de los premios Óscar, el lío del anuncio errado de la Mejor película, eclipsó el gran momento de los hermanos Affleck, luego de que Casey ganara el galardón a Mejor actor, por su papel en Manchester junto al mar.

Ben, presente en el Dolby Theatre, lloró de la emoción y de orgullo, ya que aquel era el tercer Óscar para la familia. Hace 20 años, él recibió el trofeo a Mejor guión original, por Good Will Hunting, en compañía de Matt Damon, su amigo de la infancia. Luego, en 2012, obtuvo el premio a Mejor película, por Argo. Así, los Affleck están en sus 40 y ya disfrutan de ese aura de genialidad que concede la famosa estatuilla dorada, aunque sus carreras han tenido varios altibajos, de los cuales siempre han resurgido con cintas ganadoras de la distinción más codiciada de la industria. Para muchos, Hollywood tiene una suerte de debilidad con los hermanos, guapos y muy ambiciosos, lo cual incluso cobija sus graves deslices en su vida privada.

Lea también: Ben Affleck supera el alcoholismo

A Tom Leonard, cronista del Daily Mail de Londres, le llama la atención cómo las acusaciones de abuso sexual que pesan sobre Casey Affleck no desataran un mayor alboroto. Ello pudo costarle el premio, pero una tenaz campaña de entrevistas y relaciones públicas, planeada por el propio Ben, parece que obró en su favor.

El lío, de todos modos, lo persiguió hasta en el momento de recibir el trofeo, pues Brie Larson, encargada de entregárselo, no lo aplaudió y guardó la mínima cortesía con él en el escenario. Una actitud comprensible, si se tiene en cuenta que el año pasado ella también fue premiada con un Óscar por su rol como una víctima de vejámenes sexuales, lo cual la volvió muy sensible al problema.

Brie Larson y Casey Affleck en la entrega 89 de los premios Óscar. Foto: AFP.

El escándalo que Hollywood agazapó bajo su glamurosa alfombra roja, comenzó hace siete años en el rodaje de I’m Still Here, que Casey coprotagonizó con Joaquin Phoenix, cuya hermana Summer es su esposa y madre de sus dos hijos. Un hogar estable parecía haber ayudado a Casey a dejar el trago y la promiscuidad sexual, pero los testimonios de la directora de fotografía del filme, Magdalena Gorka, y la productora, Amanda White, sugirieron algo muy distinto.

La primera, era la única mujer en las jornadas del rodaje y denunció ante la Corte Superior de Los Ángeles que Casey apoyó las insinuaciones y comentarios sexuales con que el equipo la bombardeó casi todos los días. Refirió que en la realización de unas escenas en Nueva York, Casey hospedó a algunos colaboradores en su apartamento, entre ellos a Gorka, a quien le cedió su cama mientras que él dormiría en el sofá de la sala.

Lea también: Jane Fonda confiesa que fue víctima de abuso sexual

Pero en la noche, cuenta la fotógrafa, se despertó con Affleck entre las sábanas con ella, casi desnudo y apestando a alcohol. Él rodeaba con su brazo el cuerpo de Magdalena, quien se sintió asqueada por no saber en qué partes la había tocado mientras reposaba, explican los documentos de la demanda, en la cual ella exigió una reparación de 2,2 millones de dólares.

La fotógrafa se retiró del filme pero regresó bajo la promesa de que en las tomas siempre estaría la productora Amanda White. Una noche, sin embargo, las dos no pudieron entrar al hospedaje que compartían con Affleck y Phoenix, porque ellos estaban encerrados teniendo sexo con unas mujeres.

Casey es muy amigo y cuñado del actor Joaquin Phoenix, con quien cometió los supuestos abusos sexuales de que lo señalan Gorka y White. Foto: AFP.

White asegura que Affleck le ordenó a un asistente que le mostrara sus genitales y la agredió verbal y físicamente por no acostarse con él. También dijo frases hirientes sobre su edad, llamó vacas a las mujeres y se ufanó de sus hazañas sexuales. Por todo eso le exigió una compensación de 2 millones de dólares.

Affleck y sus abogados niegan la historia y creen que se trata de un intento de extorsión. En últimas, el actor llegó a un acuerdo extrajudicial con sus acusadoras, de índole confidencial, pero se da por cierto que les pagó una fuerte suma de dinero.

Lea también: El "romance" de Ben Affleck y Matt Damon

Casey no niega sus problemas con la bebida, lo mismo que Ben, quien también ha tenido mala prensa por eso. En los años noventa, Gwyneth Paltrow lo dejó, tras brillar como una de las parejas hot de Hollywood, y después declaró que el tipo de mujer de él era “una stripper cualquiera, o una mujer de esas que sirven cerveza en biquini”. Enseguida, Ben volvió a conformar el dúo sensación con Jennifer López, quien rompió el compromiso matrimonial luego de que una stripper, precisamente, revelara que ella y otras tres colegas habían protagonizado una orgía con Affleck.

Su  noviazgo con Jennifer López fue el más mediático de comienzos del siglo. La actriz lo echó porque una stripper reveló que ella y otras dos mujeres gozaron de una orgía con Ben. Foto: Look Press Agency.

El actor se casó con la actriz Jennifer Garner, madre de sus tres hijos. A ella solía perdérsele una semana para dedicarse a la farra y el juego, al que se dice también que es adicto. De igual modo, la engañó con las actrices Emily Ratajkowski y Blake Lively. Pero fue su affaire con la niñera de sus hijos, Christine Ouzounian, lo que provocó la separación en 2015, aunque no paran de circular rumores sobre la reconciliación.

Ben le fue infiel a Garner con varias famosas, pero lo que desató su ruptura fue su affaire con Christine Ouzounian (de rayas azules), la niñera de sus hijos. Foto: The Grosby Group.

LO MÁS VISTO